Osteomalacia: qué es, causas, síntomas y tratamiento

La osteomalacia es una enfermedad ósea del adulto, caracterizada por los huesos frágiles y quebradizos, que generalmente es causada por una deficiencia de vitamina D. Esta vitamina es necesaria para la absorción de calcio por el hueso, pero cuando falta en el organismo se genera la desmineralización ósea.

La osteomalacia puede ser asintomática o causar síntomas como dolores en los huesos o pequeñas fracturas. 

Siempre que exista sospecha de osteomalacia es muy importante consultar a un médico general o un reumatólogo, para confirmar el diagnóstico y realizar el tratamiento adecuado, lo que puede incluir un plan de alimentación específico, indicación de medicamentos y la recomendación de la exposición solar.  

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas 

La osteomalacia es muchas veces asintomática y por eso se descubre recién cuando ocurre alguna fractura. Sin embargo, existen algunos casos en donde la persona puede sentir un ligero dolor en los huesos, especialmente en la región de la cadera, lo cual puede dificultar el movimiento. 

En raras ocasiones, esta enfermedad también puede ocasionar deformidades esqueléticas, principalmente si se trata muy tarde.

Posibles causas 

La causa más común de la osteomalacia es la deficiencia de vitamina D, que puede estar relacionada con cualquiera de los procesos de absorción, metabolismo o funcionamiento, pudiendo ocurrir en las siguientes situaciones:

  • Baja ingestión de alimentos con vitamina D;
  • Baja exposición solar;
  • Cirugía en el estómago o intestino, principalmente en la cirugía bariátrica;
  • Medicamentos para convulsiones, como la fenitoína o el fenobarbital;
  • Malabsorción intestinal;
  • Insuficiencia renal;
  • Enfermedad del hígado.

Además de esto, algunos tipos de cáncer también pueden alterar los niveles de vitamina D en el organismo.

Cómo se diagnostica 

Para diagnosticar la osteomalacia, el médico puede solicitar exámenes de sangre y de orina para evaluar los niveles de vitamina D, fósforo, calcio, fosfatasa alcalina y la hormona paratiroidea, que generalmente se encuentran alterados en esta enfermedad.

Cómo se realiza el tratamiento 

El objetivo del tratamiento es corregir la causa que está originando la osteomalacia.

Cuando la causa es por deficiencia de vitamina D, el tratamiento es realizado a través suplementación con calcio, fósforo y vitamina D, además de la recomendación de consumir alimentos ricos en estos nutrientes. Sepa más sobre los alimentos ricos en calcio y ricos en vitamina D.

Además de esto, también se puede indicar 15 minutos diarios de exposición solar, principalmente durante la mañana y evitando el protector solar.

En el caso de que la osteomalacia sea causada por síndrome de malabsorción intestinal, insuficiencia renal o problemas del hígado, se debe primero tratar la enfermedad.

 Asimismo, puede ser necesario la realización de una cirugía para corregir las deformidades óseas. 

Vea el siguiente video sobre los alimentos ricos en vitamina D: