Ondas de choque: para qué sirve, cómo funciona y contraindicaciones

Revisión clínica: Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
enero 2022

La terapia de ondas de choque es una forma de tratamiento no invasiva que utiliza un dispositivo que envía ondas de sonido por el cuerpo, con el fin de aliviar ciertos tipos de inflamación y estimular el crecimiento y la reparación de varios tipos de lesiones, especialmente a nivel muscular u óseo, siendo importante que sea indicado por el fisioterapeuta.

Este tipo de tratamiento emite ondas en determinada frecuencia que son capaces de promover la activación del metabolismo tisular, pudiendo utilizarse en el tratamiento de celulitis, tendinitis, fascitis plantar, espolón calcáneo, bursitis o epicondilitis en el codo, por ejemplo.

Aunque genere buenos resultados en el alivio de los síntomas, la terapia de ondas de choque no siempre cura el problema, principalmente en casos donde se involucran alteraciones en el hueso, como el espolón, pudiendo ser necesaria una cirugía. 

Para qué sirve

 La terapia de ondas de choque puede utilizarse en el tratamiento de diversos tipos de lesiones, como se mencionó anteriormente, debido a que son capaces de:

  • Reducir la inflamación en la zona: que permite evaluar la hinchazón y el dolor local;
  • Estimular la formación de nuevos vasos sanguíneos: facilita la reparación de la lesión, ya que aumenta la cantidad de sangre y oxígeno en la región;
  • Aumentar la producción de colágeno: que es importante para mantener la reparación de los músculos, huesos y tendones.

Además, este método también reduce la cantidad de sustancia P en la zona, que es un elemento que está presente en grandes concentraciones en caso de dolor crónico.

Cómo funciona

La terapia de ondas de choque es prácticamente indolora, sin embargo, el técnico puede utilizar una pomada anestésica para adormecer la región que será tratada, con la finalidad de aliviar cualquier incomodidad causada por el dispositivo. 

Durante el procedimiento, la persona debe permanecer en una posición cómoda que permita que el profesional logre llegar bien a la región que será tratada. Posteriormente, el técnico aplica un gel en el lugar para facilitar el deslizamiento del aparato en la zona del tratamiento.

En la mayoría de los casos son necesarias de 3 a 10 sesiones de 5 a 20 minutos para acabar por completo con el dolor y reparar la lesión. Inmediatamente después del tratamiento, la persona puede volver a casa sin necesidad de cuidados especiales. 

Contraindicaciones

El tratamiento de fisioterapia con ondas de choque es considerado bastante seguro. Sin embargo, es importante que esta terapia sea realizada por un profesional capacitado, ya que de esta forma es posible garantizar que el equipo esté calibrado y se aplique la frecuencia de corriente adecuada al tipo de tratamiento.

También se recomienda que la terapia por ondas de choque no se realice en zonas como, tórax, ojos o cerebro. Además, también se deben evitar el vientre en embarazadas o por sobre lugares con diagnóstico de cáncer, debido a que puede estimular el crecimiento del tumor.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em enero de 2022. Revisión clínica por Marcelle Pinheiro - Fisioterapeuta, em enero de 2022.
Revisión clínica:
Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
Formada por la UNESA con registro profesional en CREFITO- 2 nº. 170751 - F.