Infección vaginal: síntomas, causas y tratamiento

Actualizado en enero 2024

Las infecciones vaginales pueden ser causadas por bacterias, hongos, parásitos o virus, ocasionando síntomas como picazón intensa en la zona íntima, enrojecimiento, secreción blanquecina con olor fuerte, heridas y verrugas en la región genital, así como dolor abdominal, por ejemplo.

Estas infecciones pueden ocurrir debido a un desequilibrio en la inmunidad, lo que hace que los microorganismos presentes naturalmente en la región genital proliferen y causen infección, o se transmitan a través de relaciones sexuales sin protección.

Las infecciones vaginales pueden curarse y su tratamiento debe ser indicado por un ginecólogo, pues es necesario identificar qué organismo está causando la infección y cuál es el medicamento más indicado para eliminarla.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas para saber si tiene una infección vaginal son:

  • Dolor o ardor al orinar;
  • Dolor durante las relaciones sexuales;
  • Prurito en la región íntima;
  • Descarga con o sin mal olor;
  • Heridas, úlceras o verrugas en la región íntima;
  • Enrojecimiento de toda la zona afectada;
  • Dolor de vientre.

Estos síntomas pueden aparecer aislados o combinados, siendo común que una mujer presente al menos 2 de estos síntomas. Además, las alergias o ciertos cambios hormonales también pueden provocar los síntomas mencionados anteriormente, por este motivo es importante acudir al ginecólogo para que realice una evaluación y se identifique el problema. Vea otros síntomas de infecciones vaginales en mujeres.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de infección vaginal lo realiza el ginecólogo inicialmente evaluando los signos y síntomas que presenta la mujer junto con la realización de una exploración ginecológica.

Además, para identificar la causa de la infección vaginal, el médico puede solicitar pruebas más específicas, como análisis de secreción vaginal, pruebas de infecciones de transmisión sexual, análisis de orina y análisis de sangre, por ejemplo.

Principales causas

Las principales causas de infección vaginal son:

  • Candida sp., responsable por la candidiasis;
  • Gardnerella sp., responsable por la vaginosis bacteriana;
  • Trichomonas vaginalis, que causa la tricomoniasis;
  • Virus del herpes, que causa el herpes genital;
  • Virus del papiloma humano, responsable por el VPH;
  • Chlamydia trachomatis, que causa la clamidia;
  • Neisseria gonorrhoeae, que causa la gonorrea;
  • Treponema pallidum, responsable por la sífilis.

Es importante identificar la causa de la infección vaginal para poder iniciar el tratamiento más adecuado, combatiendo el agente infeccioso, previniendo la transmisión y aliviando los síntomas.

Cómo ocurre la transmisión

Algunos microorganismos están presentes de forma natural en la región genital sin causar signos ni síntomas, como es el caso de Candida sp. y Gardnerella sp.. Sin embargo, debido a cambios en la inmunidad, por ejemplo, pueden proliferar y provocar síntomas de infección.

Además, algunas infecciones vaginales pueden transmitirse a través de relaciones sexuales sin protección, como la tricomoniasis, la clamidia, la gonorrea y la sífilis, por ejemplo. Obtenga más información sobre las infecciones de transmisión sexual.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la infección vaginal se realiza con el fin de eliminar el microorganismo que está originando la infección, pudiendo realizarse con el uso de medicamentos y ser complementado con algunos remedios caseros.

1. Uso de medicamentos

El tratamiento para la infección vaginal normalmente se realiza con el uso de antifúngicos ,como clotrimazol o miconazol, en forma de pomada, comprimidos vaginales u óvulos que se deben aplicar hasta 3 días o en una sola aplicación para combatir los hongos.

Sin embargo, cuando la infección es provocada por otro tipo de microorganismos, como las bacterias, el médico puede prescribir el uso de antibióticos orales o de aplicación vaginal como por ejemplo clindamicina o metronidazol, para eliminar las bacterias y aliviar los síntomas.

En el caso de verrugas genitales causadas por el VPH, también está indicado un procedimiento de cauterización de las lesiones. Además de esto, se recomienda utilizar siempre preservativo durante el contacto íntimo, pues existe la posibilidad de contagiar el microorganismo a la pareja y luego volver a quedar infectada después del tratamiento.

2. Remedios caseros

Una excelente opción casera para complementar el tratamiento de las infecciones vaginales es el té de pimienta rosa (aroeira), en forma de baño de asiento, ya que ayuda a reequilibrar la flora vaginal y prevenir infecciones como la vaginosis bacteriana.

Durante el tratamiento de la infección genital, se aconseja mantener una adecuada hidratación a lo largo del día, así como evitar el consumo excesivo de alcohol, azúcar y alimentos grasos.

Adicionalmente, se sugiere fortalecer el sistema inmunológico y prevenir infecciones vaginales mediante la ingesta de alrededor de 1,5 litros de agua diarios, además de dar preferencia a una dieta rica en vegetales, verduras y frutas frescas.

Es fundamental tener en cuenta que, a pesar de los beneficios de los remedios caseros, no sustituyen la importancia de una evaluación médica y seguir las indicaciones del profesional de la salud.

Lea también: 6 Remedios caseros para la infección vaginaltuasaude.com/es/remedios-caseros-para-la-infeccion-vaginal

Cómo evitar infecciones vaginales

Algunos cuidados que ayudan a evitar el desarrollo de infecciones vaginales son:

  • Utilizar ropa interior de algodón y poco apretada;
  • Evitar usar pantalones muy apretados;
  • Evitar el uso excesivo de duchas íntimas;
  • Mantener la región íntima siempre limpia y seca.

Es importante recordar que la principal forma de evitar cualquier infección vaginal es con el uso de preservativos, tanto masculinos como femeninos.

Lea también: ¿Cómo poner o usar un condón correctamente?tuasaude.com/es/condon