Faringitis bacteriana: síntomas y tratamiento

Actualizado en febrero 2024

La faringitis bacteriana es una infección de la faringe causada por bacterias del género Streptococcus, principalmente Streptococcus pyogenes, que son fácilmente transmisibles.

Este tipo de infección, conocida también como faringitis estreptocócica, ocasiona el surgimiento de síntomas como dolor intenso de garganta, placas blancas en la parte posterior de la boca, dificultad para tragar, disminución del apetito y fiebre.

Es importante que la faringitis estreptocócica se identifique y trate rápidamente, no solo por el hecho de que los síntomas son bastantes incómodos, sino también por la posibilidad de que surjan complicaciones, como una glomerulonefritis o fiebre reumática, por ejemplo, lo que significa que la bacteria logró multiplicarse y llegar a otros órganos, tornando la infección más difícil de controlar.

Lea también: Glomerulonefritis: qué es, síntomas y tratamiento tuasaude.com/es/glomerulonefritis
Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas de la faringitis bacterianas son: 

  • Dolor de garganta intenso, que aparece rápidamente;
  • Garganta enrojecida con presencia de pus, que se observa por medio de aparición de placas blancas en la parte posterior de la garganta;
  • Dificultad y dolor para tragar;
  • Amígdalas enrojecidas e hinchadas;
  • Fiebre entre 38,5 y 39,5 ºC;
  • Dolor de cabeza;
  • Náuseas y vómitos;
  • Dolor en el vientre y en el resto del cuerpo;
  • Pérdida de apetito;
  • Erupción cutánea;
  • Ganglios hinchados y sensibles en el cuello.

Normalmente, las personas con faringitis estreptocócica no presentan tos ni secreción nasal, lo que ayuda a distinguir los síntomas de la faringitis viral. Vea cuáles son los síntomas de la faringitis viral. 

Cómo se transmite la faringitis bacteriana

La faringitis bacteriana se contagia fácilmente a través de gotículas de saliva. Por tal razón, es posible transmitir la infección en las siguientes situaciones:

  • Respirar gotículas infectadas, especialmente después de que una persona enferma tosa o estornude;
  • Beber del mismo vaso o comer del mismo plato de la persona enferma;
  • Tocar superficies infectadas y después tocarse el rostro.

Los síntomas suelen aparecer de forma súbita e intensa, alrededor de los 2 a 5 días después del contacto con el microorganismo infeccioso, y pueden desaparecer al final de 1 semana, cuando la infección es tratada correctamente.

Cómo se diagnostica

La faringitis bacteriana es diagnosticada por el médico a través de la evaluación de los síntomas que la persona presenta y una exploración física de la garganta. 

Además, el médico también podrá recomendar una prueba rápida de detección de antígenos o un cultivo de garganta, conocido como exudado faríngeo, para confirmar la faringitis por estreptococo del grupo A. Vea cómo se realiza el exudado faríngeo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la faringitis bacteriana debe ser indicado por el médico general o infectólogo, el cual implica:

1. Uso de antibióticos

Los antibióticos que suelen ser indicados, por ser más efectivos, son la penicilina o amoxicilina. Estos deben ingerirse por el período de tiempo indicado por el médico, incluso si los síntomas de la faringitis desaparecen, siendo importante para evitar resistencia bacteriana a futuro.

En los casos más graves, donde el médico identifica otros focos de infección, puede ser recomendado el tratamiento con antibiótico por vía intravenosa.

2. Uso de analgésicos, antiinflamatorios y antipiréticos

Los medicamentos antiinflamatorios, analgésicos y/o antipiréticos, como el ibuprofeno o paracetamol, por ejemplo, ayudan a reducir la inflamación de la garganta, aliviar el dolor y bajar la fiebre, por lo que pueden ser indicados por el médico para aliviar estos síntomas, 

3. Hacer una dieta blanda

Aunque la mayoría de las veces es difícil comer, debido a la pérdida de apetito y al dolor de garganta al tragar, es importante que la persona realice una dieta blanda, que incluya purés, carne desmenuzada, vegetales cocidos y frutas trituradas o en jugo, por ejemplo.

Además, se recomienda que los alimentos se ingieran a temperatura ambiente y no calientes, para evitar que empeoren el dolor de garganta. Vea qué comer para el dolor de garganta.

Vea en el siguiente video cómo fortalecer el sistema inmunitario para combatir la faringitis:

youtube image - ¿Cómo fortalecer el sistema inmunológico?