Estreñimiento en niños: síntomas principales y cómo aliviarlo

El estreñimiento en niños puede ser consecuencia de que el niño no vaya al baño cuando tenga ganas o debido a una alimentación pobre en fibras y poco consumo de agua durante el día, haciendo que las heces tengan una consistencia más dura y seca, además de producir malestar abdominal en el niño.

Para tratar el estreñimiento en niños es importante darle alimentos que ayuden a mejorar el tránsito intestinal, siendo recomendado que el niño coma más alimentos ricos en fibras y consuma más agua durante el día.

Estreñimiento en niños: síntomas principales y cómo aliviarlo

Principales síntomas

El estreñimiento en niños puede observarse por medio de algunos signos y síntomas que pueden surgir a largo del tiempo, como:

  • Heces muy duras y secas;
  • Dolor abdominal;
  • Hinchazón abdominal;
  • Mal humor e irritabilidad;
  • Mayor sensibilidad en la barriga, pudiendo llegar a llorar cuando se palpa
  • Disminución del apetito. 

El estreñimiento en niños puede surgir en casos donde no se acuda al baño cuando se sienta la necesidad, se tenga una alimentación pobre en fibras, se lleve una vida sedentaria o no se beba agua diariamente.

Es importante llevar al niño con el pediatra cuando tenga más de 5 días sin defecar, presente sangre en las heces o en caso de que sienta dolores abdominales muy fuertes. Durante la consulta, el médico debe ser informado sobre los hábitos intestinales del niño y cómo es su alimentación para poder identificar las causas y, de esta forma, indicar el tratamiento más adecuado.

Alimentos que ayudan a aliviar el estreñimiento en niños

Para ayudar a tratar el estreñimiento infantil, se debe dar al niño:

  • Por lo menos 850 ml de agua al día, pues el agua ablanda las heces cuando llega al intestino;
  • Jugos de fruta sin azúcar a lo largo del día que sean hechos en casa, como jugo de naranja o papaya;
  • Alimentos ricos en fibras y agua que ayuden a aflojar el intestino, como cereales All Bran, maracuyá o almendras con cáscara, rábano, tomate, calabaza, ciruela, naranja o kiwi. 
  • 1 cucharada de semillas, como linaza, sésamo o semillas de calabaza en el yogur o prepararle gachas de avena;
  • Evitar darle al niño alimentos que favorezcan al estreñimiento, como pan blanco, harinas, banana o alimentos industrializados, puesto que son alimentos pobres en fibras y tienden a acumularse en el intestino. 

Generalmente, el niño debe acudir al baño inmediatamente cuando sienta la necesidad, puesto que aguantar sólo trae consecuencias negativas y el intestino se acostumbra a estar con esa cantidad de heces, ocasionando que cada vez sea necesario mayor cantidad de bolo fecal para que el cuerpo dé la señal de que es necesario evacuar. 

Asimismo, en algunos casos, el niño podría necesitar la aplicación de medicamentos laxantes, pero antes de utilizarlos es importante consultar al pediatra. 

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: