Estreñimiento en niños: síntomas y tratamiento

Actualizado en junio 2022

El estreñimiento en los niños puede ocurrir por no acudir al baño cuando tiene ganas, por realizar una alimentación baja en fibras y por el bajo consumo de agua durante el día. Este tipo de hábitos hacen con que las heces tengan una consistencia más dura y seca, además de producir malestar abdominal como consecuencia.

El estreñimiento en los niños se caracteriza por menos de 3 evacuaciones por semana, o cuando el niño va al baño todos los días pero tiene heces duras y secas y síntomas asociados como dolor y/o distensión abdominal.

Para tratar el estreñimiento en niños es importante acudir al pediatra, de manera que indique el tratamiento más adecuado, el cual implica cambios en los hábitos alimentarios, debiendo incorporar en la dieta algunos alimentos ricos en fibras y aumentar el consumo de agua. En algunos casos, el médico también podrá recomendar el uso de medicamentos para el estreñimiento. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

El estreñimiento en niños puede observarse por medio de algunos signos y síntomas que pueden surgir a largo del tiempo, como:

  • Menos de 3 evacuaciones por semana;
  • Heces muy duras y secas;
  • Dolor abdominal;
  • Hinchazón abdominal;
  • Mal humor e irritabilidad;
  • Mayor sensibilidad en la barriga, pudiendo llegar a llorar cuando se palpa la región;
  • Disminución del apetito. 

Es importante llevar al niño con el pediatra cuando tenga más de 5 días sin defecar, presente sangre en las heces o en caso de que sienta dolores abdominales muy fuertes. Durante la consulta, el médico debe ser informado sobre los hábitos intestinales del niño y cómo es su alimentación para poder identificar las causas y, de esta forma, indicar el tratamiento más adecuado.

Qué puede causar estreñimiento

El estreñimiento en niños puede surgir en casos donde no se acuda al baño cuando se sienta la necesidad, se tenga una alimentación baja en fibras, lleva una vida sedentaria o no bebe suficiente agua a diario.

Además, los cambios en la dieta o los cambios de rutina también pueden contribuir a causar estreñimiento en el niño.

Cómo se realiza el tratamiento 

El tratamiento del estreñimiento en el niño debe ser orientado por el pediatra, el cual puede indicar:

1. Alimentación

Para ayudar a mejorar el funcionamiento del intestino del niño, es importante fomentar el cambio de algunos hábitos alimentarios, siendo recomendable ofrecerle:

  • Por lo menos 850 ml de agua al día, pues el agua ablanda las heces cuando llega al intestino;
  • Jugos de fruta sin azúcar a lo largo del día que sean hechos en casa, como jugo de naranja o papaya;
  • Alimentos ricos en fibras y agua que ayuden a aflojar el intestino, como cereales All Bran, maracuyá o almendras con cáscara, rábano, tomate, calabaza, ciruela, naranja o kiwi. 
  • 1 cucharada de semillas, como linaza, sésamo o semillas de calabaza en el yogur o prepararle papillas de avena con leche;
  • Evitar darle al niño alimentos que favorezcan al estreñimiento, como pan blanco, harinas o alimentos industrializados, puesto que son alimentos con poca cantidad de fibras y tienden a acumularse en el intestino. 

Generalmente, el niño debe acudir al baño inmediatamente cuando sienta la necesidad, puesto que aguantar sólo trae consecuencias negativas y el intestino se acostumbra a estar con esa cantidad de heces, ocasionando que cada vez sea necesario mayor cantidad de bolo fecal para que el cuerpo dé la señal de que es necesario evacuar. 

Vea en el video a continuación algunos consejos para mejorar la alimentación del niño, combatiendo así el estreñimiento:

2. Uso de laxantes

El uso de laxantes para el estreñimiento en niños, como lactulosa, sorbitol o los supositorios de glicerina, pueden estar indicados por el pediatra cuando los cambios en la dieta no han sido efectivos para mejorar el estreñimiento, ya que ayudan a ablandar las heces y aumentar las deposiciones, facilitando su eliminación y aliviando los síntomas del estreñimiento como cólicos, heces duras y secas.

Estos laxantes sólo deben utilizarse con indicación del pediatra tras evaluar la causa del estreñimiento en el niño, de manera que se pueda indicar el mejor laxante según la causa del estreñimiento y la edad del niño.

Vea algunos laxantes que pueden ser indicados en niños y bebés.

Vídeos relacionados