Dolor de huesos: 6 principales causas y qué hacer

El dolor de huesos se caracteriza por manifestarse cuando la persona está de pie y, en la mayoría de los casos, no es un síntoma grave, surgiendo especialmente en el rostro, durante una gripe, o después de caídas y accidentes debido a pequeñas fracturas que pueden cicatrizar sin necesidad de tratamiento específico.

Sin embargo, cuando el dolor de huesos dura más de 3 días o empeora a lo largo de tiempo, o cuando se acompaña de otros síntomas como pérdida de peso, deformidades o cansancio excesivo, por ejemplo, es importante consultar al ortopedista para que realice el diagnóstico de la causa del dolor de huesos y pueda iniciarse el tratamiento adecuado.

Dolor de huesos: 6 principales causas y qué hacer

Las principales causas de dolor en los huesos son:

1. Fracturas

La fractura es una de las principales causas de dolor de huesos y puede presentarse debido a accidentes de tránsito, caídas o durante la práctica de algún deporte, por ejemplo. Además del dolor en el hueso fracturado, también es común que surjan otros síntomas como hinchazón en la zona, hematomas y dificultad para mover el miembro afectado.

Qué hacer: en caso de que haya sospecha de fractura, lo más recomendado es que la persona consulte al ortopedista, ya que de esta forma es posible que se solicite un estudio de imagen para confirmar la fractura y la gravedad. En caso de pequeñas fracturas, puede recomendarse solamente reposo del miembro afectado, sin embargo, cuando la fractura es más grave puede ser necesaria la inmovilización del miembro para favorecer la cicatrización. Conozca qué hacer en caso de una fractura.

2. Gripe o resfriado

La gripe también puede causar dolor en los huesos, principalmente en los del rostro, lo que sucede debido a la acumulación de secreción en los senos nasales, pudiendo ser muy incómodo. Cuando no se eliminan esas secreciones es posible que también surjan otros síntomas además de dolor de huesos, como sensación de peso en la cabeza, dolor de oído y de cabeza.

Qué hacer: se aconseja hacer inhalaciones con suero fisiológico 2 a 3 veces al día y beber, por lo menos, 2 litros de agua para ayudar a liberar las secreciones. En caso de que los síntomas empeoren, es importante consultar al médico general para que se evalúe la necesidad de tomar algún medicamentos para aliviar los síntomas.

3. Osteoporosis

La osteoporosis también es una causa frecuente de dolor de huesos y se produce principalmente debido a la disminución de la cantidad de vitamina D y calcio en los huesos, lo que resulta en la disminución de la masa ósea, dejando a los huesos más débiles y aumentando también el riesgo de fracturas. 

La osteoporosis es más común en mujeres que se encuentran en la menopausia y en ancianos, sin embargo, algunos hábitos  y estilo de vida también pueden favorecer el desarrollo de la osteoporosis, como sedentarismo, alimentación poco saludable y consumo frecuente y excesivo de bebidas alcohólicas.

Qué hacer: cuando el dolor de huesos es causada por la osteoporosis, el médico normalmente indica la realización de algunos estudios como la densitometría osea para conocer la densidad de los huesos y si hay alguna pérdida de la masa ósea, y la medición de los niveles de vitamina D y calcio en la sangre.

Así, de acuerdo con los resultados de los estudios, es posible saber la gravedad de la osteoporosis e indicar el tratamiento más adecuado, que puede realizarse por medio del cambio de los hábitos de alimentación, práctica de actividad física de forma regular o la ingesta de suplementos de calcio, por ejemplo. Conozca más sobre la osteoporosis

4. Infección en los huesos

La infección en los huesos, también conocida como osteomielitis, puede acompañarse de dolor en cualquier hueso del cuerpo, fiebre por arriba de 38ºC y enrojecimiento de la zona afectada. 

Qué hacer: ante la presencia de cualquier signo o síntoma que sugiera infección en el hueso, es importante que la persona acuda al hospital para que se indique el tratamiento de forma inmediata y puede evitarse la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones, como artritis séptica y, en los casos más graves, amputación del miembro afectado.

En la mayoría de los casos, el tratamiento para la infección en el hueso se realiza con la persona internada en el hospital para que reciba los antibióticos todos los días y sea posible combatir la infección.

5. Metástasis óseas

Algunos tipos de cáncer, como el de mama, pulmón, tiroides, riñón o próstata, pueden diseminarse por el organismo, siendo este proceso conocido como metástasis, y alcanzar otros órganos, incluyendo los huesos, pudiendo causar dolor.

Además de dolor en los huesos, en caso de metástasis ósea, es común el surgimientos de otros síntomas como el adelgazamiento rápido, cansancio excesivo, debilidad y pérdida del apetito, por ejemplo. 

Qué hacer: en caso de que surjan síntomas que hagan sospechar de metástasis, es importante que la persona consulte al oncólogo para que se realicen exámenes y pueda verificarse la gravedad de la metástasis, así como iniciar el tratamiento más adecuado para evitar que las células cancerígenas se diseminen más. Conozca más sobre los síntomas de la metástasis y qué hacer.

6. Enfermedad de Paget 

La enfermedad de Paget, también conocida como osteítis deformante, es una enfermedad rara que lesiona principalmente la zona pélvica, fémur, tibia y clavícula, y se caracteriza por la destrucción del tejido óseo, el cual se forma de nuevo, sin embargo crece con deformidades. 

El nuevo huesos es más frágil y puede asociarse a algunos síntomas que pueden variar de acuerdo a la zona afectada, como dolor en el hueso, alteración de la curvatura de la columna, dolor en las articulaciones y mayor riesgo de fracturas.

Qué hacer: el tratamiento para la enfermedad de Paget puede variar de acuerdo a la gravedad de los síntomas y debe realizarse de acuerdo a la recomendación del ortopedista el cual puede indicar el uso de medicamentos para aliviar los síntomas, así como sesiones de fisioterapia.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: