Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

¿Qué tomar para quitar el dolor de garganta?

El dolor de garganta, científicamente llamada odinofagia, es un síntoma común caracterizado por la inflamación, irritación y dificultad para tragar o hablar, y que puede ser aliviado con el uso de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. 

El dolor de garganta puede ser pasajero estando asociado a una gripe o resfriado, pero también puede ser persistente, lo que ocurre especialmente en personas que sufren de amigdalitis.

Es importante que si además de la garganta enrojecida están presentes otros síntomas, como por ejemplo: aftas, hinchazón de la garganta, amígdalas muy grandes y puntitos de pus, se recomienda acudir al médico para que indique el tratamiento más adecuado, que puede incluir la ingesta de antibióticos, además de los analgésicos y antiinflamatorios.

¿Qué tomar para quitar el dolor de garganta?

Medicamentos 

Los medicamentos para el dolor de garganta solo deben ser tomados bajo prescripción médica, ya que la indicación puede variar de acuerdo a la causa. Además, algunos medicamentos pueden enmascarar los síntomas, lo que puede favorecer el progreso de la enfermedad responsable del dolor de garganta.

Los medicamentos normalmente indicados por el médico tienen como objetivo aliviar el dolor e inflamación, además de tratar la causa para solucionar el dolor eficazmente. De forma general, los principales medicamentos que pueden recomendarse en caso de dolor de garganta son:

1. Analgésicos

Medicamentos con acción analgésica, como paracetamol o dipirona, muchas veces son recetados por el médico para aliviar el dolor. Generalmente, el médico recomienda una administración cada 6 u 8 horas máximo, cuya dosis depende de la edad y peso de la persona.

2. Antiinflamatorios

Además de la acción analgésica, los antiinflamatorios también ayudan a reducir la hinchazón, que es una característica muy común en los dolores de garganta. Algunos ejemplos de estos medicamentos son el ibuprofeno, diclofenaco y la nimesulida, los cuales deben utilizarse solo bajo la prescripción medica y de preferencia, después de las comidas, con el objetivo de reducir los efectos colaterales a nivel gástrico. Generalmente, el ibuprofeno es el que más se receta y depende de la dosis puede tomarse cada 6, 8 o 12 horas.

3. Antisépticos y analgésicos locales

Existen diferentes tipos de pastillas que ayudan a aliviar el dolor, la irritación e inflamación de garganta, por tener en su composición anestésicos locales, antisépticos y/o antiinflamatorios, como Strepsils, por ejemplo. Estas pastillas pueden utilizarse solas o asociadas con un analgésico o antiinflamatorio de acción sistémica.

Remedios caseros

El uso de algunos remedios caseros también pueden ayudar a aliviar el dolor y el malestar de garganta. Algunos de ellos son: 

  • Hacer gárgaras de agua tibia con limón y una pizca de sal, colocando en un vaso agua tibia, el jugo de 1 limón y una pizca de sal, haciendo gárgaras durante 2 minutos, 2 veces al día;
  • Hacer gárgaras con té de cáscaras de granada, hirviendo 6 g de cáscaras de granada con 150 ml de agua;
  • Tomar jugo de acerola, diariamente, ya que es rico en vitamina C.
  • Aplicar 3 a 4 veces al día el spray de miel con propóleo que se puede comprar en la farmacia;
  • Tomar 1 cucharada de miel con 5 gotas de extracto de propóleo por día.

Vean en el video a continuación los mejores otras opciones de remedios caseros para la inflamación de garganta:

Tratamiento para el dolor de garganta en el embarazo

Los medicamentos en general no son aconsejados durante el embarazo y la lactancia materna, debido a que pueden provocar complicaciones en el embarazo y transmitirse para el bebé a través de la leche materna; debiendo consultar al médico antes de ingerir algún medicamento para el dolor de garganta. El medicamento más seguro para ingerir durante el embarazo para aliviar el dolor es el paracetamol, sin embargo, sólo debe tomarse si es recomendado por el médico. 

Además de esto, la embarazada puede optar por remedios caseros que son más seguros, como es el caso del té de jengibre con limón. Para preparar el té, basta colocar 1 cáscara de 4 cms de limón y 1cm de jengibre en 1 taza de agua hirviendo, dejando reposar la infusión durante 3 minutos. A continuación, se debe agregar 1 cucharadita de miel y beber hasta 3 tazas por día. Otra alternativa podría ser realizar gárgaras con agua, limón y sal. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje