Derrame pericárdico: qué es, causas, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Drª. Ana Luiza Lima
Cardióloga
febrero 2021

El derrame pericárdico corresponde a la acumulación de sangre o líquidos en la membrana que envuelve al corazón, denominada pericardio, dando como resultado un taponamiento cardíaco, lo que interfiere directamente en el flujo de sangre hacia los órganos y los tejidos; por esta razón, es considerada una situación grave que debe ser tratada lo antes posible. 

En la mayor parte de los casos, esta situación es consecuencia de la inflamación del pericardio, afección conocida como pericarditis, la cual puede ser causada por infecciones bacterianas o virales, enfermedades autoinmunes o alteraciones cardiovasculares. Es importante que la causa de la pericarditis y, por ende, del derrame pericárdico sea identificada para así poder iniciar el tratamiento. 

El derrame pericárdico tiene cura cuando el diagnóstico es realizado tan pronto como surjan los síntomas, y el tratamiento es iniciado inmediatamente después de acuerdo con las orientaciones del cardiólogo; siendo posible, de esta forma, evitar complicaciones fatales para el corazón. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los síntomas del derrame pericárdico varían de acuerdo con la velocidad de acumulación de líquido y la cantidad acumulada en el espacio pericárdico, lo que influye directamente en la gravedad de la enfermedad. Los síntomas del derrame están relacionados con la alteración en el suministro de sangre y oxígeno al cuerpo, los cuales incluyen:

  • Dificultad para respirar;
  • Empeoramiento del cansancio cuando la persona se encuentra acostada;
  • Dolor en el pecho, generalmente detrás del esternón o en el lado izquierdo del pecho;
  • Tos
  • Fiebre baja;
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

El diagnóstico del derrame pericárdico es realizado por el cardiólogo a partir de la evaluación de los signos y los síntomas presentados por la persona, el análisis de los antecedentes de salud y la realización de exámenes, como auscultación cardíaca, radiografía de tórax y ecocardiograma. 

Qué puede causar un derrame pericárdico

Normalmente, el derrame pericárdico es consecuencia de una inflamación del pericardio conocida como pericarditis, y esto puede ocurrir debido a infecciones por bacterias, virus u hongos; enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide o lupus; hipotiroidismo; uso de medicamentos para controlar la presión alta, o debido a la acumulación de urea en la sangre como consecuencia de insuficiencia renal. 

Además, la pericarditis puede ocurrir debido a cáncer en el corazón, metástasis de cáncer de pulmón, mama o leucemia, o debido a lesiones o traumas en el corazón. De esta forma, estas situaciones pueden provocar la inflamación del tejido que reviste el corazón y favorecer la acumulación de líquidos en esta región, dando origen al derrame pericárdico. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la pericarditis es indicado por el cardiólogo de acuerdo con la causa del derrame, la cantidad de líquido acumulado y la consecuencia que este puede tener sobre el funcionamiento del corazón.

De esta forma, en caso de que el derrame pericárdico sea de grado leve, en el que hay bajo riesgo de compromiso de la función cardíaca, el tratamiento consiste en el uso de medicamentos como aspirina; antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno, o corticoides, como la prednisolona, la cual disminuye la inflamación y los síntomas de la enfermedad. 

No obstante, si hay riesgo de problemas cardíacos, puede ser necesaria la extracción de este líquido a través de diversos procedimientos:

  • Pericardiocentesis: procedimiento que consiste en insertar una aguja y un catéter en el espacio pericárdico para drenar el líquido acumulado;
  • Cirugía: utilizada para drenar el líquido y reparar lesiones en el pericardio que podrían causar derrames;
  • Pericardiectomía: consiste en la remoción, mediante cirugía, de una parte o de todo el pericardio, utilizado principalmente en el tratamiento de derrames pericárdicos recurrentes. 

De esta forma, es importante que el diagnóstico y el tratamiento sean realizados lo más rápido posible para evitar el surgimiento de complicaciones. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Psicólogo y Médico General, em febrero de 2021. Revisión médica por Drª. Ana Luiza Lima - Cardióloga, em mayo de 2020.

Bibliografía

  • DOMINGUES, Vital S. Tamponamento Cardíaco da Etiologia ao Tratamento. Cuidados Intermédios em Perspectiva. Vol 1. 29-35, 2012
Revisión médica:
Drª. Ana Luiza Lima
Cardióloga
Cardióloga formada por la Universidad Federal de Pernambuco en el año 2008 con registro profesional en el colegio de médicos nº CRM/PE – 16886.