10 Síntomas de deficiencia de vitamina D

La falta de vitamina D puede confirmarse con un análisis de sangre sencillo o incluso con la saliva. Las situaciones que favorecen la falta de vitamina D son la falta de exposición solar saludable y adecuada, mayor pigmentación de la piel, edad superior a 50 años, poca ingesta de alimentos ricos en vitamina D y vivir en lugares fríos donde la piel rara vez se expone al sol.

Inicialmente, la carencia de esta vitamina no presenta ningún síntoma característico, pero con el tiempo pueden surgir signos como:

  1. Retraso del crecimiento en los niños;
  2. Arqueamiento de las piernas en el niño;
  3. Alargamiento de las extremidades de los huesos de las piernas y brazos;
  4. Retraso en el nacimiento de los dientes del bebé y caries desde muy temprano;
  5. Osteomalacia u osteoporosis en adultos y raquitismo en los niños;
  6. Debilidad en los huesos, que los hace más fáciles de que se fracturen, especialmente los huesos de la columna, cadera y piernas;
  7. Dolor en los músculos;
  8. Sensación de fatiga, debilidad y malestar;
  9. Dolor en los huesos;
  10. Espasmos musculares.

Las personas de piel clara necesitan alrededor de 20 minutos de exposición solar al día, mientras que las personas de piel más oscura necesitan al menos 1 hora de exposición solar directa, sin protector solar en las primeras horas de la mañana o al final de la tarde donde el sol no es tan fuerte.

10 Síntomas de deficiencia de vitamina D

Cómo se diagnostica el déficit de vitamina D

El médico puede sospechar que la persona tiene deficiencia de vitamina D cuando observa que no se expone al sol de forma adecuada, usa siempre protector solar y no consume alimentos ricos en vitamina D. En ancianos, se puede sospechar de la carencia de vitamina D en caso de osteopenia u osteoporosis.

El diagnóstico se realiza a través de un examen de sangre llamado 25 hidroxi D, y los valores de referencia son:

  • Deficiencia grave: menor de 20 ng / ml;
  • Deficiencia leve: entre 21 y 29 ng / ml;
  • Valor adecuado: a partir de 30 ng / ml.

Este examen puede ser pedido por el médico general o pediatra, que pueden evaluar si hay o no necesidad de ingerir un suplemento de vitamina D. Conozca más detalles sobre examen.

Cuándo se debe tomar suplemento de vitamina D

El médico o el nutricionista podrá recomendar la ingesta de vitamina D2 y D3 cuando la persona vive en un lugar donde hay poca exposición solar y donde los alimentos ricos en vitamina D no son muy accesibles a la población en general. Además de esto, también puede indicarse la suplementación en embarazadas y a que los bebés recién nacidos hasta 1 año de edad, siempre en caso de que se confirme el déficit de esta vitamina.

La suplementación en caso de déficit debe realizarse durante 1 o 2 meses, y después de este período el médico podrá solicitar un nuevo examen de sangre para evaluar si es necesario continuar tomando el suplemento por más tiempo, porque la ingesta excesiva de vitamina D es peligrosa, debido a que puede aumentar mucho los niveles de calcio en la sangre, lo que también favorece la ruptura de los huesos.

Principales causas

Además del bajo consumo de alimentos que contienen vitamina D, de la falta de exposición solar adecuada, debido al uso excesivo de protector solar y tener la piel morena, mulata o negra, la deficiencia de vitamina D también puede estar relacionada a algunas situaciones como:

  • Insuficiencia renal crónica;
  • Lupus;
  • Enfermedad celiaca;
  • Enfermedad de Crohn;
  • Síndrome de intestino corto;
  • Fibrosis quística;
  • Insuficiencia cardíaca;
  • Piedras en la vesícula.

Por lo que en presencia de estas enfermedades, se debe hacer seguimiento médico para verificar los niveles de vitamina D en el organismo, a través de un examen de sangre específico y, si es necesario, tomar suplementos de vitamina D.

Fuentes de vitamina D

La vitamina D puede obtenerse de la alimentación, al consumir salmón, ostras, huevo, sardina, o por medio de la producción interna del cuerpo, que depende de los rayos solares en la piel para activarse.

Personas con deficiencia de vitamina D tienen mayores posibilidades de desarrollar enfermedades como diabetes y obesidad, por lo que deben aumentar el tiempo de exposición solar o tomar suplementos de vitamina D de acuerdo a la orientación médica.

Vea más ejemplos de alimentos ricos en vitamina D en el siguiente video:

Principales consecuencias

La falta de vitamina D aumenta las posibilidades de padecer enfermedades graves que afecten los huesos, como raquitismo y osteoporosis, pero también puede aumentar el riesgo de desarrollar otras enfermedades como:

  • Diabetes;
  • Obesidad;
  • Hipertensión arterial;
  • Artritis reumatoide;
  • Esclerosis múltiple.

La exposición solar es importante para prevenir deficiencias de vitamina D porque solo alrededor de 20% de las necesidades diarias de esta vitamina se obtienen por la alimentación. Adultos y niños con piel clara equieren de cerca de 20 minutos diarios de exposición al sol para producir esta vitamina, mientras que personas con piel oscura requieren de 1 hora de exposición solar.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: