Qué significa el color de los mocos (y qué hacer)

Actualizado en marzo 2024

El cambio de color de los mocos, que puede manifestarse en tonalidades blancas, verdes, amarillas, rojas o negras, puede indicar la presencia de algún proceso respiratorio, como una infección viral o bacteriana, irritación o alergia, entre otros ejemplos.

Lo normal es que los mocos sean transparentes y que se produzcan en poca cantidad, sin embargo, si estos se originan más de lo habitual pueden ser indicativo de una alergia. 

Es importante acudir al médico general o neumólogo cuando se experimentan cambios en el color de los mocos y estos se acompañan de otros síntomas, que no mejoran al cabo de unos días o empeoran.

Imagem ilustrativa número 1

Qué significa el color de los mocos

El color de los mocos puede significar algún proceso respiratorio, como se indica a continuación:

1. Mocos transparentes

Los mocos transparentes son una secreción nasal normal y saludable, pues el organismo lo produce para proteger las vías respiratorias y mantenerlas limpias, ya que su función es atrapar partículas extrañas, como polvo, polen y bacterias, que ingresan al sistema respiratorio. Además, el moco transparente también ayuda a humedecer y proteger las membranas mucosas de la nariz y la garganta

No obstante, el moco transparente puede surgir de forma más abundante, líquido o con mayor consistencia cuando la persona presenta una alergia, cuando hace frío o tiene una infección viral, como un resfriado o gripe.

2. Mocos amarillos

La presencia de moco amarillo puede ser causada por inflamaciones o infecciones respiratorias, como resfriados, gripes o sinusitis, por ejemplo. El cambio de tonalidad indica que el sistema inmunológico está combatiendo una infección. Vea cuáles son las causas de mocos amarillos. 

3. Mocos verdes

El moco verde se origina debido a la presencia de una infección viral o bacteriana en el organismo, como la gripe, sinusitis o un resfriado.

La existencia de esta mucosidad verde indica que el cuerpo está librando una intensa batalla contra la infección, la cual, si no es tratada, puede causar complicaciones respiratorias, como una neumonía o bronquitis, por ejemplo.

La coloración verde se debe a la presencia de enzimas y células blancas de la sangre que el cuerpo utiliza para combatir la infección. Esta coloración indica una respuesta inflamatoria más intensa que la observada con mocos de otros colores. Vea qué puede causar mocos verdes y qué hacer.

4. Mocos con sangre

Los mocos con sangre pueden ser alarmantes, pero generalmente no son motivo de preocupación grave, ya que pueden estar asociados al uso de descongestionantes nasales o surgir por una irritación o lesión nasal.

No obstante, también pueden ser causados por el uso de drogas inhaladas o algunas enfermedades, como la rinitis alérgica, gripe, resfriado o sinusitis, que provocan sequedad e irritación del tejido nasal. Vea qué significa los mocos con sangre.

4. Mocos blancos

Los mocos blancos, al igual que los amarillos y verdes, pueden ser un signo de inicio de una infección respiratoria, causada por una gripe o resfriado, también pueden indicar la presencia de congestión nasal por una alergia, al inhalar irritantes ambientales o por algún cambio climático.

5, Mocos marrones 

Los mocos marrones, que no son comunes, pueden ser causados por la exposición a aire contaminado o por una infección fúngica. Además, las personas fumadoras o fumadoras pasivas, también pueden presentar esta alteración en la coloración de los mocos.

6. Mocos negros

La presencia de mocos negros es inusual y, aunque es poco común, hay algunas posibles causas, como exposición al aire muy contaminado, personas fumadoras o fumadoras pasivas, infecciones fúngicas graves y personas que utilicen drogas ilegales de forma inhalada. 

Qué hacer

En primer lugar, es importante acudir al médico general o neumólogo para que realice una evaluación tanto de la mucosidad como de los síntomas asociados, de manera que diagnostique cuál es la causa e indique el tratamiento más adecuado.

Como recomendación general, si los mocos son abundantes, es posible realizarse un lavado nasal, con suero fisiológico o con solución salina, para ayudar a limpiar la nariz y aliviar la congestión nasal. Vea cómo destapar la nariz.

Lea también: ¿Cómo hacer solución salina casera? tuasaude.com/es/solucion-salina-para-tratar-la-sinusitis

En los casos donde hay infección bacteriana, el médico podrá recomendar el uso de antibióticos para ayudar a combatir la bacteria. Cuando se trata de una infección viral, lo más recomendado es mantenerse de reposo, beber abundantes líquidos y realizar una alimentación saludable para ayudar al organismo a recuperarse más rápido.

En caso de sangrado nasal, lo ideal es hacer una ligera compresión con los dedos pulgar e índice, inclinar ligeramente la cabeza hacia adelante y colocarse hielo para ayudar a cerrar los vasos sanguíneos que sangran. Si a pesar de aplicar estas técnicas el sangrado continúa, se recomienda acudir al médico para una evaluación. Vea qué hacer en caso de hemorragia nasal.