Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cuándo se indica y cómo es la recuperación de la Cirugía para extraer la Vesícula

La cirugía para extraer la vesícula biliar, tecnicamente llamada colecistectomía, está indicada en caso de que la vesícula esté inflamada, la presencia de piedras en la vesícula o en el caso de cáncer. Cuando ocurre de forma programada y sin complicaciones, suele ser una cirugía rápida, durando en promedio 45 minutos, necesitando de sólo 1 a 2 días días de reposo y con una recuperación para las actividades normales en 1 a 2 semanas.

La cirugía puede ser hecha de 2 formas: 

  • Cirugía convencional, conocida como cirugía abierta: hecha a través de un corte mayor en el abdomen para la extraer de la vesícula. Suele tener una recuperación un poco más larga, y deja una cicatriz más visible;
  • La cirugía por laparoscopia, conocida como cirugía láser: se realiza con 4 agujeros en el abdomen, por donde el médico pasa el material y una pequeña cámara para realizar la cirugía con menor manipulación y menos cortes, siendo una cirugía con una recuperación más rápida, menos dolorosa y con una cicatriz más pequeña.
Cirugía convencionalCirugía convencional
Cirugía por LaparoscopiaCirugía por Laparoscopia

 Ambas técnicas quirúrgicas son hechas bajo anestesia general, y generalmente necesita de apenas 1 a 2 de hospitalización. Sin embargo, en el caso de que el abdomen esté muy inflamado, como ocurre en algunas complicaciones por las piedras en la vesícula, como colangitis o en pancreatitis puede ser necesario un tiempo mayor para la recuperación. 

Si es necesario quedarse más de 3 días de reposo en la cama, el médico puede indicar la realización de fisioterapia aún en el hospital para garantizar el buen movimiento del cuerpo y para prevenir complicaciones respiratorias que pueden ocurrir después de cualquier cirugía.

Cuándo se indica y cómo es la recuperación de la Cirugía para extraer la Vesícula

Post-operatorio de la cirugía de vesicula

Después del pasado el efecto de la anestesia y de los analgésicos, el paciente puede sentir un dolor o incomodidad en la región del abdomen, que también puede irradiar hacia la región del hombro o del cuello. Mientras persista el dolor, el médico indicará el uso de analgésicos o antiinflamatorios como por ejemplo, Diclofenac, Dipirona, o Ketoprofeno.

       1. Cómo es la alimentación

En los primeros días, el paciente debe tener una dieta líquida o tipo puré y debe tener cuidado para no moverse excesivamente, garantizando así que la herida quirúrgica cicatrice bien. Luego la alimentación será normal, sin embargo se recomienda que se abaja en grasas, por lo que se recomienda que el paciente evite ingerir alimentos como embutidos, frituras, mayonesa, salsas, entre otros.

La cirugía para retirar la vesícula no tiene ninguna relación con la pérdida de peso. El paciente puede adelgazar, pero es debido a la dieta baja en grasas que debe hacer después de la cirugía. Con la extracción de la vesícula, la bilis que se produce en el hígado seguirá siendo producida, pero en vez de quedar almacenada en la vesícula, es excretada directamente al intestino para eliminar la grasa de los alimentos y no la grasa del cuerpo.

       2. Cuánto tiempo de reposo es necesario

Después de la cirugía para extraer la vesícula se indica reposo inicial, pero tan pronto como se pueda levantar, después de 1 a 2 días, es posible hacer pequeñas caminatas y actividades sin esfuerzo. En el caso de la cirugía laparoscópica el paciente podrá volver al trabajo, manejar y a realizar ejercicios suaves en 1 semana, en el caso de la cirugía convencional tendrá que esperar 2 semanas.

Es también importante que el paciente evite quedarse mucho tiempo sentado o acostado y, por eso, debe caminar varias veces al día. Sin embargo, cada caso es diferente por lo que es importante seguir las instrucciones del médico.

Riesgos de la cirugía de vesícula

Los riesgos de la cirugía de vesícula son mínimos sin embargo, los más graves son hemorragia o infección, las cuales pueden ocurrir en cualquier intervención quirúrgica.

De esta forma, el paciente debe dirigirse inmediatamente a la emergencia hospitalaria si presenta fiebre superior a 38ºC, si la herida operatória tiene pus, si la piel o los ojos se ponen amarillo, si tiene falta de aire, vómitos o dolor que no mejoran con los medicamentos indicados por el médico.

Más sobre este tema:
Carregando
...