Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Cirugía para la incontinencia urinaria: cómo se realiza y recuperación

La cirugía para la incontinencia urinaria femenina, también llamada cirugía de Sling, por lo general se realiza mediante la colocación de una cinta quirúrgica, llamada TVT “Tension Free Vaginal Tape” o TOV “Tape and Trans Obturador Tape”, debajo de la uretra para apoyarla, aumentando la capacidad para contener la orina. El tipo de cirugía es establecido por el médico, tomando en cuenta los síntomas, edad y antecedentes familiares de cada mujer. 

La cirugía se realiza bajo anestesia local o epidural y la tasa de éxito es de un 80%, indicándose en casos de incontinencia urinaria por esfuerzo que no hayan tenido un resultado favorable después de más de 6 meses de tratamiento mediante la realización de ejercicios de Kegel y fisioterapia. 

La incontinencia urinaria masculina puede ser tratada mediante inyección de sustancias en la región del esfínter o la colocación de un esfínter artificial para ayudar a cerrar la uretra, evitando así el paso involuntario de la orina. En casos más inusuales, la incontinencia urinaria masculina también puede ser tratada mediante cirugía de Sling. 

Cirugía para la incontinencia urinaria: cómo se realiza y recuperación

Cómo es la recuperación de la cirugía

La recuperación de la cirugía para la incontinencia urinaria es relativamente rápida e indolora y, en la mayoría de los casos, el individuo es dado de alta al cabo de 1 o 2 días. Es importante mantener algunos cuidados en casa, debiendo: 

  • Evitar realizar esfuerzos durante 15 días, como cargar peso, hacer actividad física, sentadillas o levantarse bruscamente;
  • Ingerir alimentos ricos en fibras para evitar el estreñimiento;
  • Evitar toser o estornudar durante el primer mes;
  • Lavar la región genital con agua y jabón neutro, siempre después de orinar o evacuar;
  • Usar ropa interior de algodón para evitar infecciones;
  • No usar tampones;
  • No tener relaciones íntimas por un mínimo de 40 días
  • No tomar baño en el mar, piscinas o bañeras para evitar el contacto con agua contaminada. 

Estos cuidados post operatorios se deben seguir de forma rigurosa para prevenir el riesgo de complicaciones, sin embargo, dependiendo del tipo de cirugía, el médico puede dar otras indicaciones las cuales debe ser seguidas de forma exacta. 

Después de 2 semanas de la cirugía, se pueden iniciar unos ejercicios que ayudan a fortalecer los músculos alrededor de la vejiga y a acelerar la recuperación, garantizando mejores resultados. Estos ejercicios reciben el nombre de ejercicios de Kegel; y el médico debe indicar cuándo es el momento para iniciarlos, dependiendo del grado de cicatrización. Conozca cómo realizar correctamente los ejercicios de Kegel.

Posibles riesgos de la cirugía

Aunque sea una cirugía relativamente segura, podrían surgir ciertas complicaciones como: 

  •  Dificultad para orinar o vaciar completamente la vejiga;
  • Aumento de las ganas de orinar;
  • Infecciones urinarias recurrentes;
  • Dolor durante las relaciones íntimas. 

De esta forma, antes de optar por la cirugía, es importante intentar otras opciones de tratamiento para la incontinencia urinaria, siendo de suma importancia la consulta con un urólogo.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema:

Ajuda
Carregando
...