Artrosis acromioclavicular: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión clínica: Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
mayo 2020

La artrosis consiste en el desgaste de las articulaciones, lo que causa síntomas como hinchazón, dolor y rigidez en las articulaciones y dificultad para realizar ciertos movimientos. Se denomina artrosis acromioclavicular al desgaste de la articulación que se encuentra entre la clavícula y una parte de la escápula llamada acromion. 

Este desgaste en la articulación es más frecuente en atletas, fisicoculturistas y trabajadores que usan mucho los brazos, pudiendo causar dolor y dificultad en los movimientos. Generalmente, el tratamiento consiste en la realización de sesiones de fisioterapia, toma de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios y, en casos más graves, puede ser necesario recurrir a la cirugía. 

Posibles causas

Normalmente, la artrosis acromioclavicular es causada por un proceso inflamatorio que puede ocurrir debido a una sobrecarga de la articulación, la cual va ocasionando el desgaste de la misma, causando dolor al ejecutar ciertos movimientos. 

Este problema es más común en personas que levantan pesos, atletas que practican deportes en los que es necesario ejecutar varios movimientos con los brazos, como natación o tenis, por ejemplo, y en personas que trabajan esforzando los brazos diariamente. 

Cuáles son los signos y síntomas

En la mayor parte de los casos, las personas que sufren de artrosis acromioclavicular sienten dolores a la palpación de esta articulación o dolor en la parte superior del hombro al rotar o levantar el brazo durante las actividades regulares diarias. 

El diagnóstico de la enfermedad consiste en la realización de un examen físico, radiografías y resonancia magnética, las cuales permiten evaluar de una forma más precisa el desgaste de la articulación y observar lesiones que puedan haber ocurrido en consecuencia de la artrosis. 

Tratamiento de la artrosis acromioclavicular

La artrosis acromioclavicular no tiene cura, pero posee un tratamiento que puede mejorar mucho los síntomas; este puede ser realizado mediante fisioterapia y medicamentos analgésicos y antiinflamatorios hasta que mejoren los síntomas. Además, los ejercicios que causan desgaste de la articulación deben ser reducidos y sustituidos por ejercicios que fortalezcan la región del hombro.

Si la fisioterapia y los nuevos ejercicios no son suficiente para mejorar la situación, puede ser necesario infiltrar corticoides en la articulación con la finalidad de reducir la inflamación.

En casos más graves, puede ser necesario recurrir a una cirugía llamada artroscopia de hombro. Después de la cirugía, se debe inmovilizar el miembro durante alrededor de 2 a 3 semanas y, luego de este período, se aconseja realizar fisioterapia de rehabilitación. Conozca cómo es realizada esta cirugía y cuáles son los riesgos asociados

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em mayo de 2020. Revisión clínica por Marcelle Pinheiro - Fisioterapeuta, em mayo de 2020.
Revisión clínica:
Marcelle Pinheiro
Fisioterapeuta
Formada por la UNESA con registro profesional en CREFITO- 2 nº. 170751 - F.