Apendicitis: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en febrero 2023
  1. Síntomas
  2. Diagnóstico
  3. Causas
  4. Tratamiento

La apendicitis es una inflamación del apéndice, una pequeña porción del intestino grueso que se localiza en la parte inferior derecha del abdomen. El signo más típico de una apendicitis es el surgimiento de dolor fuerte y agudo que puede acompañarse de falta de apetito, náuseas, vómitos y fiebre.

Normalmente, la apendicitis se produce debido a la obstrucción del apéndice por restos de heces endurecidas. Sin embargo, la obstrucción también puede ser causada por parásitos y en casos más raros por tumores intestinales.

Para tratar este problema, el apéndice debe extraerse lo más rápido posible a través de una cirugía indicada por el médico para evitar complicaciones como ruptura del apéndice, que puede causar una infección generalizada. Por ello en caso de que haya sospecha de apendicitis es importante acudir al hospital inmediatamente para que se realicen exámenes y confirmar el diagnóstico.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de la apendicitis son:

  • Dolor en el abdomen;
  • Rigidez de la barriga;
  • Náuseas y vómitos;
  • Pérdida del apetito;
  • Fiebre;
  • Sensación de malestar;
  • Diarrea;
  • Ir al baño varias veces para orinar.

El dolor de apendicitis inicialmente puede surgir alrededor del ombligo y, algunas veces puede afectar todo el abdomen. Sin embargo, después de 12 a 48 horas, el dolor tiende a cambiar a la parte inferior y del lado derecho del abdomen, además de empeorar al oprimir la barriga o toser, por ejemplo. Conozca más sobre cómo es el dolor de la apendicitis.

Test online de síntomas

Si considera que puede tener apendicitis, seleccione los síntomas de la lista a continuación para saber cuáles son sus posibilidades:

  1. 1. Dolor de barriga generalizado
  2. 2. Dolor intenso en el lado inferior derecho del abdomen
  3. 3. Náuseas o vómitos
  4. 4. Pérdida del apetito
  5. 5. Fiebre baja persistente (entre 37,5º y 38º)
  6. 6. Malestar general
  7. 7. Estreñimiento o diarrea
  8. 8. Barriga hinchada o exceso de gases

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la apendicitis normalmente es realizado por el cirujano o médico general a través de un examen físico y la evaluación de los síntomas presente. Sin embargo, para confirmar el diagnóstico el médico también puede solicitar algunos exámenes, como ultrasonido o tomografía.

Una buena forma de tratar de identificar en casa si se trata de una apendicitis consiste en acostarse boca arriba y presionar con una mano sobre el lado inferior derecho en la barriga y después soltar rápidamente la presión. En caso de que el dolor sea más intenso, hay una gran posibilidad que sea apendicitis. Vea cómo saber si se trata de apendicitis.

Si se sospecha de apendicitis, se recomienda acudir el servicio de urgencias para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado.

Exámenes para identificar la apendicitis

Los principales exámenes indicados para apendicitis son:

  • Examen de sangre: permite evaluar la cantidad de células blancas en la sangre, que ayudan a confirmar la presencia de un proceso inflamatorio en el organismo;
  • Medición de PCR: es un examen realizado en la sangre, que puede estar alterado en caso de inflamación e infecciones;
  • Ultrasonido de abdomen: permite identificar el apéndice inflamado;
  • Tomografía computarizada: permite observar con más detalle la dilatación e inflamación del apéndice.

Además, algunas veces el médico también puede indicar otros exámenes, como el de orina, especialmente cuando los síntomas presentes no son característicos de apendicitis.

Posibles causas de apendicitis

En la mayoría de los casos, el apéndice es causado por una obstrucción en el apéndice, una pequeña porción del intestino grueso debido a restos de heces endurecidas. Cuando esto sucede, las bacterias que existen en el apéndice pueden multiplicarse, causando su inflamación.

Además, se cree que la obstrucción del apéndice también puede suceder debido a parásitos y, algunas veces a problemas más graves como tumores intestinales, por ejemplo. 

Cómo se realiza el tratamiento 

El tratamiento de la apendicitis normalmente se realiza con cirugía para remover el apéndice, conocida como apendicitis, y la persona puede requerir hospitalización después del tratamiento por 1 a 2 días para el evaluar el funcionamiento del intestino y prevenir complicaciones, como sangrados o infección. Conozca cómo se realiza la cirugía de apéndice y su recuperación.

Posibles complicaciones

Las principales complicaciones de la apendicitis son:

  • Perforación del apéndice: también llamada apendicitis supurativa, se produce cuando el apéndice se rompe, liberando bacterias en el abdomen. Algunos síntomas que pueden indicar la perforación del apéndice incluyen malestar general, aumento de la fiebre, hinchazón de la barriga y sensación de falta de aire;
  • Absceso abdominal: se produce debido al empeoramiento de la infección, causando la acumulación de pus alrededor del apéndice inflamado;
  • Formación de fístula: algunas veces, la apendicitis puede causar el surgimiento de una fístula, que es un pequeño canal que conecta al apéndice inflamado a la piel, especialmente cuando hay un absceso.

Las complicaciones de la apendicitis son más comunes cuando el tratamiento o se realiza a tiempo, pudiendo poner en riesgo la vida de la persona. Por eso, en caso de sospecha de apendicitis, es importante acudir al servicio de urgencias lo antes posible para una evaluación clínica.

¿En cuántos días evoluciona una apendicitis?

La apendicitis puede tardar más de 3 días para evolucionar con complicaciones, como perforación del apéndice y formación de abscesos. Sin embargo, el riesgo tiende a ser mayor cada día que pasa sin que se reciba tratamiento.

¿La apendicitis en el embarazo es peligrosa?

Es peligroso tener apendicitis durante el embarazo porque el apéndice puede romperse liberando bacterias dentro del abdomen, pudiendo causar infecciones graves para la madre y el bebé.

La apendicitis en el embarazo presenta los mismos síntomas y la cirugía también es la única opción de tratamiento, no siendo perjudicial para el desarrollo del bebé.

De esta forma, es muy importante que si la embarazada siente dolor intenso y continuo del lado derecho del abdomen, vaya inmediatamente al hospital para hacer el diagnóstico y que sea realizada la cirugía en caso le diagnostiquen apendicitis.