Anorexia: qué es, síntomas y tratamiento

La anorexia nerviosa es un trastorno alimentario y psicológico que se caracteriza por un miedo intenso a ganar peso, además de una distorsión de la imagen corporal, que lleva a conductas como evitar comer o a la realización de ejercicio excesivo o provocación del vómito.

La mayoría de las veces, la anorexia es difícil de identificar, no solo por quien padece el trastorno, porque tiene una percepción equivocada de su cuerpo, sino también por los familiares y amigos, que solo comienzan a sospechar de anorexia cuando la persona comienza a mostrar signos físicos de extrema delgadez.

Asimismo, conocer cuáles son los signos para reconocer a una persona con anorexia es un paso importante para identificar este trastorno en las primeras etapas de desarrollo y contribuir a la búsqueda de apoyo, que por lo general se debe iniciar con un psicólogo.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas de anorexia

Los síntomas de la anorexia son:

  • Delgadez extrema;
  • Pérdida o debilidad muscular;
  • Fragilidad del cabello y de las uñas;
  • Piel seca y amarillenta;
  • Crecimiento de vellos muy finos por todo el cuerpo (lanugo);
  • Problemas menstruales;
  • Estreñimiento;
  • Cansancio y lentitud.

Asimismo, las personas con anorexia nerviosa pueden presentar otras condiciones como anemia leve, baja temperatura corporal y baja presión sanguínea, e incluso pueden desarrollar otros problemas como infertilidad, trastornos en los huesos, como osteopenia y osteoporosis, daño cerebral y afecciones cardíacas.

Por otra parte, los individuos que sufren de anorexia generalmente tienen una personalidad más introvertida, son más ansiosos y tienen tendencia a comportamientos obsesivos; además, también suelen tener una dieta muy restrictiva y practicar ejercicio de forma intensa y excesiva, tienen miedo a ganar peso, buscan la delgadez de forma exagerada, presentan problemas para mantener un peso normal o saludable, poseen una imagen corporal distorsionada y niegan la gravedad de su bajo peso.

Test online de síntomas

Para ayudar a identificar un caso de anorexia nerviosa, verifique los signos y síntomas que se mencionan a continuación:

  1. 1. Verse al espejo y sentirse gordo, incluso encontrándose dentro del peso o por debajo del ideal
  2. 2. No comer por miedo a engordar
  3. 3. Preferir no estar acompañado a la hora de la comida
  4. 4. Contar las calorías antes de comer
  5. 5. Rechazar comidas y negar que se tiene hambre
  6. 6. Adelgazar muy rápido
  7. 7. Miedo intenso a ganar peso
  8. 8. Realizar ejercicio físico intenso
  9. 9. Ingerir, sin prescripción, medicamentos para adelgazar, diuréticos o laxantes
  10. 10. Provocarse vómito después de las comidas

Este test es una herramienta que sirve únicamente como medio de referencia. Por lo tanto, no pretende dar un diagnóstico y no reemplaza la consulta con un médico general.

Posibles causas

La anorexia aún no tiene una causa definida, pero generalmente es más común en mujeres y surge durante la adolescencia, cuando las personas comienzan a sentir presión por la nueva forma de su cuerpo. Estudios han demostrado la relación de causas genéticas e incluso alteraciones en la función del cerebro dentro de los orígenes de este trastorno. Este trastorno afecta principalmente a mujeres y puede estar relacionado con los siguientes factores como la presión de la familia y de amigos para bajar de peso, ansiedad y depresión.

Las personas que han sufrido algún tipo de abuso o que reciben retribuciones por parte de la sociedad en relación con el cuerpo, como modelos, tienen una mayor probabilidad de desarrollar anorexia.

Otro trastorno alimentario común es la bulimia, la cual puede ser confundida con la anorexia; sin embargo, en este la persona se encuentra en su peso normal, o incluso por encima de este y tiene períodos en los que hay un consumo excesivo de alimentos, también llamados "atracones", por lo que realiza conductas para evitar ganar peso, como vomitar o el uso de laxantes. Conozca cuáles son las diferencias entre anorexia y bulimia.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la anorexia nerviosa incluye, por lo general, la realización de terapia psicológica para mejorar el comportamiento en relación con la alimentación y la aceptación del cuerpo; y de ser necesario, también puede requerir la administración de medicamentos contra la ansiedad y la depresión, indicados por el psiquiatra.

Asimismo, se debe acudir a un nutricionista para que recomiende suplementos alimenticios que ayuden a suplir la falta de nutrientes en el organismo e indique una dieta específica para que la persona pueda tener una alimentación adecuada y así evitar enfermedades.

Durante el tratamiento, es muy importante que la familia esté presente para apoyar y entender los problemas que la persona enfrenta en la anorexia. El tratamiento de esta enfermedad puede ser largo y puede durar meses o años, y es común tener recaídas donde la preocupación extrema por el peso vuelva a presentarse.

Consecuencias de la anorexia

Normalmente, las consecuencias de la anorexia para la salud son el resultado directo de la pérdida de peso y la malnutrición, situaciones que acaban afectando al organismo en general, causando los siguientes problemas:

  • Cardiovasculares, como bradicardia, hipotensión, prolapso de la válvula mitral y arritmia;
  • Dermatológicos, como piel seca, alopecia, crecimiento de lanugo y prurito;
  • Gastrointestinales, como estreñimiento, hepatitis, disfagia, retraso del vaciamiento gástrico y pancreatitis;
  • Endocrinos y metabólicos, como amenorrea, infertilidad, osteoporosis, hipoglucemia y diabetes insípida;
  • Neurológicos, como atrofia cerebral.

Es importante el acompañamiento psicoterapéutico debido a que el suicidio es uno de las consecuencias más graves de quienes padecen este trastorno, asimismo, la evaluación con otros médicos es importante para evitar problemas en otros órganos como el lagoftalmos, que es cuando no se logra cerrar por completo los párpados