Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Angiografía: qué es, para qué sirve y cómo es realizada

La angiografía, también conocida como angiograma o arteriografía, es una prueba de diagnóstico que permite visualizar mejor el interior de los vasos sanguíneos para evaluar la forma de los mismos y diagnosticar posibles enfermedades como aneurisma o arteriosclerosis, por ejemplo. 

De esta manera, esta prueba puede ser realizada en varias zonas del cuerpo, como cerebro, corazón o pulmón, por ejemplo, dependiendo de la enfermedad que se esté intentando diagnosticar. 

Para facilitar la observación completa de los vasos sanguíneos, es necesario utilizar un producto de contraste, el cual es inyectado mediante cateterismo, que es una técnica en la que se introduce un tubo fino en una arteria de la ingle o del cuello, con la finalidad de llegar hasta el sitio que se pretende evaluar. 

Angiografía: qué es, para qué sirve y cómo es realizada

Para qué sirve la angiografía

Dependiendo de la zona donde sea realizada, esta prueba ayuda en el diagnóstico de ciertas afecciones, tales como las siguientes:

Angiografía cerebral

  • Aneurisma cerebral;
  • Tumor en el cerebro;
  • Presencia de coágulos, que pueden provocar un ACV;
  • Estrechamiento de las arterias cerebrales;
  • Hemorragia cerebral.

Angiografía coronaria

  • Defectos cardíacos congénitos;
  • Alteraciones en las válvulas cardíacas;
  • Estrechamiento de las arterias del corazón;
  • Disminución de la circulación sanguínea en el corazón;
  • Presencia de coágulos, que pueden provocar un infarto.

Angiografía pulmonar

  • Malformaciones del pulmón;
  • Aneurisma de las arterias pulmonares;
  • Hipertensión pulmonar;
  • Embolia pulmonar;
  • Tumor en el pulmón.

Angiografía ocular

  • Retinopatía diabética;
  • Degeneración macular;
  • Tumores en los ojos;
  • Presencia de coágulos.

Por lo general, esta prueba es llevada a cabo únicamente cuando otros exámenes menos invasivos, como la resonancia magnética o la tomografía, no lograron identificar correctamente la afección. 

Cómo es realizada la prueba

Para realizar la angiografía, es aplicada anestesia en la zona donde va a ser introducido el catéter, que es un pequeño tubo que es conducido por el médico hasta el sitio donde se pretende evaluar los vasos sanguíneos, siendo normalmente en la ingle o en el cuello. 

Después de introducido el catéter hasta la zona que se prende analizar, el médico inyecta el contraste y toma varias radiografías con la máquina de rayos X. El líquido del contraste es reflejado por los rayos emitidos por la máquina, razón por la cual este aparece con un color distinto en las imágenes captadas, permitiendo observar todo el trayecto del vaso. 

Durante el angiograma, la persona permanece despierta; sin embargo, como el paciente debe evitar moverse, el médico podría aplicar un medicamento para sedar, por lo que es posible sentir un poco de sueño. 

Esta prueba dura alrededor de una hora, y es posible volver a casa justo después, pues no es necesario usar anestesia general. En ciertos casos, también puede requerirse la colocación de un punto de sutura y, posteriormente, la aplicación de un apósito en la zona donde fue introducido el catéter. 

Cómo prepararse para la prueba

Para realizar la angiografía, es importante permanecer en ayunas durante 8 horas para evitar vomitar, en especial si el médico va a utilizar un medicamento para sedar durante el procedimiento. 

Además, en algunos casos es necesario suspender el uso de ciertos medicamentos de 2 a 5 días antes del procedimiento, tales como anticoagulantes, como el Coumadin (warfarina), el Lovenox (enoxaparina) o la aspirina (ácido acetilsalicílico), o antidiabéticos, como el Glucofage (metformina), por ejemplo. Por esta razón, es muy importante informar al médico acerca de los medicamentos que se están tomando. 

Cuidados después de la prueba

En las 24 horas posteriores a la angiografía, se debe permanecer en reposo y no realizar actividad física, con la finalidad de evitar sangrados. Por otra parte, los medicamentos de uso habitual solo deben tomarse cuando el médico lo indique. 

Riesgos de la angiografía

El riesgo más común de esta prueba es que surja una reacción alérgica al contraste que es empleado; no obstante, el médico normalmente posee medicamentos preparados para inyectar en caso de que esto suceda. Asimismo, también puede ocurrir sangrado en la zona de inserción del catéter o problemas renales debido al contraste. 

Conozca más sobre los riesgos de las pruebas con uso de contraste

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje