Aceite esencial de lavanda: para qué sirve, beneficios y usos

El aceite esencial de lavanda es extraído de la planta medicina Lavandula angustifolia, y posee propiedades calmantes, antiinflamatorias y cicatrizantes, siendo por esta razón indicado para contribuir en el tratamiento de la ansiedad, el insomnio y la psoriasis. 

Este aceite esencial puede ser empleado para aromaterapia o masajes o aplicado sobre la piel, y no debe ser ingerido debido al riesgo de efectos secundarios. 

El aceite esencial de lavanda puede ser encontrado en tiendas de productos naturales, pero también puede ser elaborado en casa. Además del aceite, las flores de lavanda pueden ser utilizadas para preparar té, el cual también posee diversos beneficios. Vea cómo preparar el té de lavanda y para qué sirve

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve y beneficios

Los principales beneficios del aceite esencial de lavanda incluyen:

1. Reducir la ansiedad

El aceite esencial de lavanda es rico en monoterpenos, como el linaool y el acetato de linalilo, con propiedades sedantes y calmantes que pueden ayudar a reducir la ansiedad, complementando el tratamiento recomendado por el médico. 

Esto porque, al ser inhalado, el aceite esencial de lavanda posiblemente estimula el cerebro a producir neurotransmisores, como la serotonina, promoviendo un efecto calmante y relajante. 

Asimismo, el aceite esencial de lavanda puede ser indicado para ayudar a reducir la ansiedad antes de cirugías o procedimientos odontológicos, por ejemplo. 

2. Reducir el estrés

Debido a sus propiedades calmantes, sedantes y relajantes, el aceite esencial de lavanda puede ser usado para ayudar a reducir el estrés.

3. Combatir la depresión

El aceite esencial de lavanda también puede ayudar en el tratamiento de la depresión, debido a sus propiedades ansiolíticas y antidepresivas. 

Este aceite no sustituye el tratamiento médico con medicamentos, pero puede ser utilizado para complementar el tratamiento de la ansiedad, ayudando a relajar, calmar y mejorar la calidad del sueño.

4. Mejorar la calidad del sueño

El aceite esencial de lavanda ayuda a reducir la agitación y a mejorar la relajación del cuerpo, además de calmar, lo que favorece el combate del insomnio y la mejoría de la calidad y la duración del sueño. 

Asimismo, la aromaterapia con aceite esencial de lavanda parece aumentar los niveles de melatonina en el cuerpo, que es la hormona responsable por regular el ciclo circadiano, estimulando el sueño al final del día. 

5. Estimular la cicatrización de aftas

El aceite esencial de lavanda posee propiedades cicatrizantes, antiinflamatorias y analgésicas que ayudan a reducir el dolor, la inflamación, la irritación y el tamaño de los aftas.

6. Reducir el dolor de la migraña

El aceite esencial de lavanda puede ayudar a disminuir el dolor de cabeza y la severidad de la migraña, debido a sus propiedades analgésicas, y puede favorecer el alivio de la sensibilidad a la luz, náuseas y vómitos causados por la migraña. 

Además, el aceite esencial de lavanda también posiblemente prevenga la diseminación del dolor de cabeza de la migraña hacia otras partes del cerebro, pudiendo ser empleada para la migraña aguda. No obstante, no debe ser utilizada para el tratamiento a largo plazo de la migraña, pues puede aumentar el riesgo de recurrencia de la misma. 

7. Ayudar en la cicatrización de la piel

El aceite esencial de lavanda posee propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias, por lo que, cuando es aplicado sobre la piel, puede ayudar a reducir la inflamación y a acelerar el proceso de cicatrización, contribuyendo en el tratamiento de heridas de la piel, picadas de insectos, quemaduras, psoriasis o eccema, por ejemplo. 

Usos del aceite de lavanda

El aceite esencial de lavanda puede ser empleado para aromaterapia, masajes o para la aplicación directa sobre la piel. 

1. Aromaterapia con aceite de lavanda

La aromaterapia con aceite esencial de lavanda puede ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad, estrés, depresión o insomnio, pues tiene propiedades calmantes y sedantes. 

Para hacer la aromaterapia con la lavanda, se debe inhalar profundamente el aroma del aceite esencial directamente del frasco, reteniendo el aire en los pulmones durante alrededor de 2 a 3 segundos antes de exhalarlo. Repetir la inhalación de 3 a 7 veces, varias veces al día. 

Otra forma de hacer la aromaterapia con el aceite esencial de lavanda es colocar 3 o 4 gotas del aceite esencial en un poco de agua, en el interior de un difusor eléctrico o en un difusor de ambiente. Vea otras formas de hacer aromaterapia

2. Masaje con el aceite de lavanda

El aceite esencial de lavanda también puede ser empleado en masajes relajantes debido a su aroma agradable y a sus propiedades relajantes y calmantes. Vea otros beneficios del masaje con aceites esenciales

Para hacer el masaje, se deben utilizar 10 gotas del aceite esencial de lavanda mezcladas con 100 ml de un aceite vegetal, como aceite de coco o de almendras dulces, por ejemplo. Luego, aplicar sobre la piel, masajeando suavemente con la punta de los dedos, durante alrededor de 10 minutos. 

3. Aplicación del aceite en la piel

La aplicación del aceite esencial de lavanda sobre la piel puede ser realizada para ayudar a mejorar la cicatrización de la misma. 

Para aplicarlo sobre la piel, se debe mezclar de 1 o 3 gotas del aceite esencial de lavanda en 2 cucharaditas de un aceite portador, como aceite de coco, de ricino o de almendras dulces, por ejemplo, y aplicar en el área de la piel afectada. 

Antes de usar el aceite esencial de lavanda sobre la piel, se debe hacer una prueba de alergia, preparando una mezcla de 1 gota de aceite esencial de lavanda en 1 cucharadita del aceite portador y aplicándola sobre el dorso de la mano o en el pliegue del codo. 

Luego, se debe aguardar 24 horas, y si durante este período la piel se enrojece o se irrita, no se recomienda el uso del aceite esencial de lavanda. 

Cómo preparar el aceite de lavanda en casa

Además de ser encontrado en tiendas de productos naturales, también es posible preparar el aceite esencial de lavanda en casa de la siguiente forma: 

Ingredientes

  • Un puñado de flores frescas o secas de lavanda;
  • 1 taza de aceite vegetal o aceite de oliva.

Modo de preparación

Colocar las flores de lavanda en un frasco de vidrio que tenga tapa y esté limpio y seco. Adicionar el aceite vegetal o el aceite de oliva, mezclar bien y tapar el frasco. Dejar reposar por 3 días en un sitio con sol directo. 

Luego de este período, colar el aceite usando un colador fino o un filtro de café. Después, guardar el aceite esencial de lavanda en un frasco de vidrio oscuro y con tapa. Este aceite debe ser empleado solo sobre la piel y no debe ser consumido. 

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes son irritación en la piel o reacción alérgica cuando es aplicado sobre la piel. 

Asimismo, el uso tópico frecuente del aceite esencial de lavanda en niños puede causar ginecomastia prepuberal, que es el crecimiento de las mamas en la prepubertad. 

Este aceite también puede causar somnolencia excesiva, náuseas, vómitos y dolor de cabeza. 

El aceite esencial de lavanda, cuando es ingerido, puede causar efectos tóxicos, como dificultad para respirar, confusión mental, diarrea, dolor de estómago, visión borrosa y sensación de ardor o de dolor en la garganta. Por esta razón, este aceite no debe ser consumido por vía oral. 

Contraindicaciones

El aceite esencial de lavanda no debe ser empleado en el 1.er trimestre de la gestación, pues no existen estudios suficientes que comprueben su seguridad en esta fase. Sin embargo, en el 2.º y 3.er trimestre, o en la lactancia, puede ser utilizado, siempre bajo la orientación del médico. 

En el caso de niños, el uso de aceite esencial de lavanda en la aromaterapia parece ser seguro; no obstante, debe ser empleado solo bajo indicaciones del pediatra. Sin embargo, el aceite no debe ser utilizado para masajes o aplicación en la piel, pues puede causar ginecomastia, especialmente en niños. 

El aceite esencial de lavanda tampoco debe ser empleado en personas alérgicas a la lavanda. 

Además, el aceite esencial de lavanda tampoco debe ser consumido por vía oral ni aplicado puro sobre la piel.