Vacuna antirrábica humana: cuándo colocar, dosis y efectos secundarios

Revisión clínica: Mafalda Abreu
Farmacéutica
enero 2020
  1. Para qué sirve
  2. Cuándo colocarla
  3. Efectos secundarios
  4. Contraindicaciones

La vacuna antirrábica humana está indicada para la prevención de la rabias en niños y adultos, pudiendo ser administrada antes y después de la exposición al virus, que es transmitido por la mordida de perros u otros animales infectados.

La rabia es una enfermedad que afecta el sistema nervioso central, originando la inflamación del cerebro y generalmente conduce a la muerte si la enfermedad no es debidamente tratada. Esta enfermedad se puede curar si la persona busca ayuda médica tan pronto como es mordida, para limpiar y desinfectar a profundidad la herida, recibir la vacuna y en caso de ser necesario se indicará inmunoglobulina antirrábica.

Para qué sirve

La vacuna antirrábica sirve para prevenir la rabia en humanos antes o después de la exposición al virus, transmitido por mordeduras o arañazos de animales infectados. La rabia provoca la inflamación del cerebro que generalmente, lleva la persona a la muerte. Vea cómo identificar la rabia humana.

La vacuna actúa estimulando al organismo a producir anticuerpos para su propia protección contra la enfermedad, pudiendo ser indicada en la prevención de la rabia antes de la exposición, para personas expuestas a un riesgo frecuente de contaminación como veterinarios y personas que trabajan en laboratorios con el virus, por ejemplo,

Cuándo se debe colocar la vacuna

Esta vacuna puede ser tomada antes o después de la exposición al virus:

Vacunación de prevención:

Esta vacunación está indicada en la prevención de la rabia antes de la exposición al virus y debe ser administrada a personas que tienen alto riesgo de contaminación o que están en riesgo permanente, como: 

  • Personas que trabajan en laboratorios de diagnóstico, investigación y producción del virus de la rabia;
  • Veterinarios y asistentes;
  • Tratadores de animales;
  • Cazadores y trabajadores forestales;
  • Agricultores;
  • Profesionales que preparan animales para exposición;
  • Profesionales que estudian cavidades naturales, como cavernas, por ejemplo.

Además de eso, personas que viajan para zonas de alto riesgo, también debe administrarse esta vacuna. 

Vacunación después de la exposición al virus:

La vacunación post exposición debe administrarse inmediatamente, mientras exista un menor riesgo de contaminación por el virus de la rabia, bajo supervisión médica en un centro de tratamiento antirrábico especializado. Además de eso, es importante hacer el tratamiento local de desinfección de la herida y la administración de inmunoglobulina, si está indicado.

 Cuántas dosis tomar

La vacuna es administrada por un profesional de la salud por via intramuscular y el esquema de vacunación debe ser adaptado de acuerdo al estado inmune antirrábico de la persona. 

En el caso de exposición previa, el esquema de vacunación consiste en 3 dosis de la vacuna, la 2 dosis debe ser administrada 7 días después de la primera aplicación y la última dosis 3 semanas después. Además, es necesario aplicar un refuerzo cada 6 meses para personas que manipulan el virus vivo de la rabia, y cada 12 meses para personas expuestas a un riesgo continuo. Para personas no expuestas al riesgo, el refuerzo es realizado 12 meses después de la primera dosis y luego cada 3 años.

En el tratamiento posterior a la exposición, la posología depende de la inmunización de la persona, para las personas que están totalmente inmunizada, la posología es la siguiente:

  • Vacunación con menos de 1 año: administrar 1 inyección después de la mordida;
  • Vacunación con más de 1 año y menos de 3 años: administrar 3 inyecciones, 1 inmediatamente después de la mordida, otra al 3º día y al 7º día;
  • Vacunación con más de 3 años o incompleta: administrar 5 dosis de la vacuna, 1 inmediatamente después de la mordida, y las siguientes al 3º, 7º,14º y 30º días.

En personas no inmunizadas, deben ser administradas 5 dosis de la vacuna, una en el día de la mordida y las siguientes al 3º, 7º,14º y 30º días. Además de esto, si la lesión es grave, se debe administrar inmunoglobulina antirrábica junto a la primera dosis de la vacuna.

Posibles efectos secundarios

Aunque es raro, pueden ocurrir efectos secundarios como dolor en el sitio de aplicación, fiebre, malestar, dolor en los músculos y articulaciones, inflamación de los ganglios linfáticos, enrojecimiento, comezón, hematoma, cansancio, síntomas parecidos a los de la gripe, dolor de cabeza, mareos, somnolencia, escalofríos, dolor abdominal, náuseas.

Con menos frecuencia pueden ocurrir reacciones alérgicas graves, inflamación aguda del cerebro, convulsiones, pérdida auditiva repentina, diarrea, urticaria, falta de aire y vómitos.

Contraindicaciones

En los casos en que se pretenda hacer una vacunación previa a la exposición, no es aconsejable aplicarla en mujeres embarazadas, ni en personas que presenten fiebre o enfermedades agudas, debiendo ser pospuesta la vacunación. Además, no debe ser usada en personas alérgica conocida a cualquiera de los componentes de vacuna.

En los casos en que ya se ha producido la exposición al virus, no existe ninguna contraindicación, ya que la evolución de la infección por el virus de la rabia, si no se trata, generalmente conduce a la muerte.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em enero de 2020. Revisión clínica por Mafalda Abreu - Farmacéutica, em octubre de 2019.
Revisión clínica:
Mafalda Abreu
Farmacéutica
Formada por la Facultad de Farmacia de la Universidad de Porto en el año 2013 y miembro nº19685 del Colegio de Farmacéuticos de Portugal.