Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Uveítis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La uveítis corresponde a la inflamación de la úvea, que es la parte del ojo formada por el iris, cuerpo ciliar y coroides, generando síntomas como ojos rojos, sensibilidad a la luz y visión borrosa, y puede producirse como consecuencia de enfermedades autoinmunes o infecciosas, como artritis reumatoide, sarcoidosis, sífilis, lepra y oncocercosis, por ejemplo. 

Este padecimiento puede clasificarse en anterior, posterior, intermedia y difusa o panuveítis, de acuerdo con la región del ojo afectada y debe ser tratada rápidamente, ya que puede causar algunas complicaciones como la formación de cataratas, glaucoma, pérdida progresiva de la vista y ceguera.

Uveítis: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas de la uveítis son semejantes a los de la conjuntivitis, sin embargo en caso de la uveítis no hay comezón ni irritación en los ojos, lo cual es bastante frecuente en la conjuntivitis, además de que también pueden diferenciarse por la causa. De forma general, los síntomas de la uveítis son:

  • Ojos enrojecidos;
  • Dolor en los ojos;
  • Mayor sensibilidad a la luz;
  • Visión borrosa;
  • Surgimiento de pequeños puntos que obstruyen la vista y cambian de lugar de acuerdo al movimiento de los ojos e intensidad de la luz local.

Cuando los síntomas de la uveítis duran algunas semanas o pocos meses y después desaparecen, se clasifica como aguda, sin embargo, cuando los síntomas se prolongan por varios meses o años y no desaparecen por completo, se clasifican como uveítis crónica. Conozca otras causas de ojos rojos.

Qué puede causar uveítis

La uveítis es uno de los síntomas de varias enfermedades sistémicas o autoinmunes, como por ejemplo artritis reumatoide, espondiloartritis, artritis reumatoide juvenil, sarcoidosis y enfermedad de Behcet, por ejemplo. Además, puede producirse debido a enfermedades infecciosas como toxoplasmosis, sífilis, SIDA, lepra y oncocercosis.

La uveítis también puede ser consecuencia de metástasis o tumores en los ojos, además de poder producirse debido a la presencia de cuerpos extraños en el ojo, laceraciones en la córnea, perforación ocular y quemaduras por calor o sustancias químicas. 

El diagnóstico de la enfermedad se realiza con base en la historia clínica del paciente, exámenes oftalmológicos y por otros exámenes clínicos y de sangre con el objetivo de identificar la enfermedad responsable de la uveítis. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la uveítis tiene como objetivo aliviar los síntomas y se realiza de acuerdo con la causa, pudiendo incluir el uso de colirios antiinflamatorios, comprimidos corticoides o antibióticos, por ejemplo. En casos más graves, puede recomendarse la realización de cirugía. 

La uveítis tiene cura, principalmente cuando se diagnostica en fases iniciales, pero también puede ser necesaria la realización de tratamiento en el hospital para que el paciente reciba la medicación directamente en la vena. Después del tratamiento, es necesario que la persona se realice exámenes de rutina cada 6 meses con el objetivo de tener un acompañamiento de la salud ocular.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema:

Ajuda
Carregando
...