Uratos amorfos: qué son, cómo identificarlos y cuándo surgen

Los uratos amorfos son un tipo de cristal que puede surgir debido al pH ácido de la orina o por el enfriamiento de la muestra, pudiendo observarse en un examen de orina junto con otros cristales, como los de ácido úrico y oxalato de calcio. 

Los cristales de uratos amorfos no causan síntomas, siendo confirmados únicamente por medio de un análisis de orina. No obstante, cuando existe gran cantidad de urato en el organismo, es posible visualizar un cambio de color en la orina que pasa a ser rosado, recomendándose acudir al médico general o urólogo para una evaluación clínica.

El tratamiento para los uratos amorfos se realiza de acuerdo a la causa que los produjo, por lo que el médico podría indicar cambio en los hábitos de vida, como evitar alimentos con gran cantidad de proteínas o ricos en calcio, por ejemplo o tratamiento específico en caso de alteraciones en el hígado o riñones. 

Imagem ilustrativa número 1

Cómo identificarlos

La presencia de uratos amorfos en la orina no causa síntomas, siendo identificado mediante un examen de orina general donde se evalúan los sedimentos urinarios, en el cual se recolecta una muestra del segundo chorro de orina del día y se entrega al laboratorio para su posterior análisis. 

Por medio de este examen se verifica el pH de la orina que, en este caso, es ácido; además de identificar mediante un microscopio la presencia de uratos amorfos y de cristales, como el cristal de ácido úrico y, en ciertas ocasiones, de oxalato de calcio. Asimismo, son determinadas otras características de la orina, como presencia, ausencia y cantidad de células epiteliales, microorganismos, leucocitos y hematíes. Entienda cómo es realizado el examen de orina

El urato amorfo es identificado en la orina como una especie de granulado que varía de amarillo a negro y que es visualizado en la orina mediante un microscopio. Cuando existe gran cantidad de urato amorfo, es posible que exista una alteración macroscópica, es decir, es posible que sea identificado el exceso de urato amorfo en la orina por medio del cambio de coloración de la misma a rosado. 

Cuándo surgen los uratos amorfos

Los uratos amorfos surgen cuando:

  • pH de la orina es igual o inferior a 5.5;
  • Dieta alta en proteínas;
  • Baja ingesta de agua;
  • Gota;
  • Inflamación crónica del riñón;
  • Piedras en los riñones;
  • Cálculo biliar;
  • Enfermedades hepáticas;
  • Enfermedades renales graves;
  • Dieta rica en vitamina C;
  • Dieta rica en calcio. 

Los uratos amorfos también pueden aparecer como consecuencia del enfriamiento de la muestra, esto porque las temperaturas más bajas favorecen a la cristalización de ciertos componentes de la orina, formando así el urato. Por esta razón, se recomienda que la orina sea analizada hasta 2 horas después de su colecta y no sea refrigerada para evitar interferencia en el resultado. 

¿Los uratos amorfos son peligrosos?

Los uratos amorfos en sí no son peligrosos, pero ante su presencia, es necesario que el médico investigue cuál es la posible causa y se indique el tratamiento adecuado.

Cómo se realiza el tratamiento

No existe tratamiento para los uratos amorfos, pero sí para su causa. Por esta razón, es importante que el resultado del examen de orina sea analizado junto con los síntomas que pueda estar presentando la persona y con el resultado de otros exámenes que puedan haber sido solicitados por el urólogo o médico general para que sea iniciado el tratamiento más adecuado. 

En el caso de ser debido a problemas alimentarios, se recomienda cambio en los hábitos, evitando alimentos con gran cantidad de proteínas o ricos en calcio. Por otra parte, en caso de problemas en el hígado o en los riñones, además de adaptar la alimentación, puede recomendarse por el médico el uso de medicamentos de acuerdo con las causas del urato amorfo. 

Cuando sólo es identificado el urato amorfo sin que existan otras alteraciones en los sedimentos urinarios, es posible que sea debido a variaciones de temperatura o tiempo extenso entre la colecta y el análisis, siendo recomendado, en estos casos, la repetición del examen para confirmar el resultado.