Uñero: qué es, síntomas y cómo sacarlo

Actualizado en noviembre 2023

El uñero es una inflamación que se desarrolla alrededor de las uñas de las manos o de los pies y está causada por la proliferación de microorganismos presentes de forma natural en la piel, principalmente bacterias del género Staphylococcus y Streptococcus.

Por lo general, el uñero o paroniquia, suele surgir como consecuencia de arrancarse la cutícula con los dientes o pinzas, favoreciendo la proliferación de microorganismos naturalmente presentes en la región o la entrada de otros agentes infecciosos, ocasionando síntomas como enrojecimiento alrededor de la uña, hinchazón, presencia de pus y dolor.

Para quitar el uñero, el dermatólogo puede indicar el uso de pomadas antiinflamatorias y cicatrizantes para aliviar los síntomas y combatir la infección.

Contenido sensible
Esta imagen puede tener contenido que es incómodo para algunas personas.
Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los síntomas del uñero son: 

  • Enrojecimiento alrededor de la uña;
  • Dolor en la región;
  • Hinchazón;
  • Aumento de la temperatura local;
  • Presencia de pus.

En los casos donde el uñero no se trate, la uña podría comenzar a sufrir alteraciones tanto en el color como en la forma, pudiendo presentar ondas, quebrarse con facilidad e incluso desprenderse.

Qué puede causar un uñero

Existen bacterias del género Staphylococcus y Streptococcus, que se encuentran naturalmente en la piel, las cuales pueden entrar a través de una herida, corte o la presencia de padrastros o cueros en la piel alrededor de la uña y ocasionar la infección, siendo esta la causa más común.

Otras causas de un uñero pueden ser la presencia de uñas encarnadas en los pies o la irritación en la piel con productos químicos o por estar mucho tiempo en contacto con el agua.

Otra causa de paroniquia, menos común, es por el virus del herpes, denominándose panadizo herpético, el cual ocurre cuando la persona posee el virus del herpes oral activo y este se transmite a la uña cuando el individuo se muerde o se retira la piel con los dientes, por lo que este tipo de paroniquia está más relacionada con las uñas de las manos. 

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de este problema es realizado por el dermatólogo, a través de la observación de los síntomas que la persona presenta, sin la necesidad de llevar a cabo exámenes específicos.

No obstante, en caso de que el uñero sea recurrente, el médico puede recomendar la extracción del pus para que sea realizado el examen microbiológico, con la finalidad de identificar el microorganismo responsable e indicar la realización de un tratamiento más específico. 

Cómo sacar el uñero en casa

El uñero no debe ser exprimido o manipulado, pues esto podría empeorar la infección, siendo posible colocarse una compresa caliente o mantener la uña afectada en agua caliente durante 15 minutos varias veces al día, para ayudar a disminuir la inflamación y el malestar. A seguir debe secarse bien las manos. Remojar la uña o usar la compresa caliente ayuda a que el pus drene debajo de la piel, siendo esta una excelente alternativa para los casos más leves.

Cómo se realiza el tratamiento

En los casos donde el uñero sea recurrente o no se alivie con la compresa o la inmersión en agua caliente, el tratamiento debe ser indicado por el dermatólogo, el cual por lo general indica el uso de antibióticos tópicos, con o sin corticosteroides, como mupirocina (Bactroban), gentamicina, bacitracina/neomicina/polimixina B (Nebapol, Polixín, Neosporin) o betametasona, por ejemplo, para combatir el agente infeccioso y disminuir la inflamación.

En los casos más graves, el médico podría indicar la ingesta de antibióticos por vía oral, como amoxicilina con ácido clavulánico (Augmentin) o clindamicina, por ejemplo, así como la realización de una pequeña incisión quirúrgica para drenar el uñero.

Es importante que durante el tratamiento se mantenga la región debidamente limpia y que la persona evite morderse las uñas o retirarse la cutícula, para así evitar empeorar la infección o que surja una nueva.

Además, también es aconsejable secarse bien las manos luego de mojarlas y usar guantes siempre que se vaya a lavar la vajilla o la ropa. En el caso de la paroniquia en los pies, se recomienda no usar zapatos cerrados durante el tratamiento. 

Generalmente, el uñero dura de 3 a 10 días y el tratamiento debe mantenerse por el tiempo indicado por el médico para evitar una reinfección.