Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es el ultrasonido transvaginal y para qué sirve

El ultrasonido transvaginal, también conocido como ecografía transvaginal, es un examen de diagnóstico que utiliza un pequeño aparato que es introducido en la vagina y  que produce ondas de sonido que después son transformadas por la computadora en imágenes de los órganos internos como útero, trompas de falopio, ovários, cuello del útero y vagina.

A través de las imágenes producidas por este examen es posible diagnosticar diferentes problemas de la región pélvica como quistes, infecciones, embarazo ectópico, cáncer e inclusive se utiliza para confirmar un embarazo con pocas semanas. 

Este examen de ecografía tiene varias ventajas, ya que no es doloroso, no emite radiación y produce imágenes nítidas y detalladas, es casi siempre uno de los primeros exámenes recomendados por el ginecólogo cuando es necesario evaluar la causa de alguna alteración en el sistema reproductor de la mujer. 

Qué es el ultrasonido transvaginal y para qué sirve

¿Cuándo se hace?

En la mayoría de los casos, el ultrasonido transvaginal es utilizado para identificar causas para síntomas como dolor pélvico, infertilidad o sangrado anormal sin causa aparente. Sin embargo, también puede ser aconsejada cuando existe sospecha de la presencia de quistes o embarazo ectópico, así como para colocar un DIU. 

Durante el embarazo, este examen puede ser pedido para:

  • Identificar las primeras señales de un posible aborto;
  • Monitorizar los latidos cardíacos del bebé;
  • Examinar la placenta;
  • Identificar causas de sangrado vaginal. 

En algunas mujeres, la ecografía transvaginal también puede ser usado como una forma de confirmar un embarazo, especialmente en los casos de embarazo precoz cuando el feto no puede ser identificado por un ultrasonido abdominal porque está muy pequeño.

Cómo debe ser la preparación

Generalmente no es necesario cualquier tipo de preparación, siendo solo recomendado llevar ropa cómoda y que pueda ser retirada facilmente. En el caso de que la mujer tenga la menstruación o tenga sangrados fuera del período menstrual, se recomienda quitar el tampón absorbente, en caso de que se esté utilizando. 

En algunos exámenes el médico puede pedir para realizar el ultrasonido con la vejiga llena, de manera de alejar el intestino y facilitar la obtención de las imágenes y, por esto los técnicos del examen pueden ofrecer de 2 a 3 vasos de agua alrededor de 1 hora antes de hacerse el examen. En estos casos, se aconseja que no utilice el baño antes de hacer el examen. También puede ocurrir al contrario que manden a vaciar la vejiga antes de realizarlo, dependerá del motivo para el cual se hace el examen. 

Cómo se hace el examen 

El examen es hecho con la mujer acostada en una silla ginecológica con las piernas abiertas y ligeramente dobladas. Durante el examen, el médico insiere el aparato de ultrasonido, que está protegido con un condón y es lubricado para ser introducido en el canal vaginal y lo mantiene en el canal vaginal durante 10 a 15 minutos, pudiendo moverlo para obtener mejores imágenes. 

Durante esta parte del examen es posible que se sienta una ligera presión en la barriga o dentro de la vagina, pero no se debe sentir dolor. En caso de que esto ocurra, es importante informar al ginecólogo para que interrumpa el examen o adecúe la técnica utilizada.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...