Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo tratar la Larva Migrans cutánea para acabar con la comezón

El tratamiento para la larva migrans generalmente es hecho a través de la utilización de pomadas o medicamentos antiparasitários como por ejemplo Tiabendazol, Albendazol o Ivermectina, durante 7 a 10 días aproximadamente. Además de esto, durante el tratamiento se recomienda tener otros cuidados como colocar hielo en la región afectada diariamente. 

La larva migrans es causado por larvas que entran en la piel a través de heridas y cortes, causando síntomas como picazón, enrojecimiento, hinchazón y una lesión en forma de mapa, sobreviviendo en el cuerpo alrededor de 5 a 6 semanas, por esto así no se realice tratamiento, las larvas terminan por morirse. Por lo que muchas veces el médico prescribe el tratamiento para aliviar y controlar los síntomas y prevenir el surgimiento de infecciones. 

Cómo tratar la Larva Migrans cutánea para acabar con la comezón

Señales de que mejora o empeora

Los signos de que la enfermedad está mejorando se manifiestan a través de la disminución de la intensidad de los síntomas, ocurriendo una disminución de la comezón, del enrojecimiento y de la hinchazón en la piel. Además de que la sensación de movimiento por debajo de la piel, que generalmente está presente, también disminuye, debido a la muerte de las larvas, así como la lesión en la piel en forma de mapa comienza a aclararse.

Por otro lado, en algunos casos, pueden aparecer signos de empeoramiento, donde la picazón y enrojecimiento empeoran y la lesión aumenta, siendo en estos casos importante consultar al médico para que pueda indicar el mejor tratamiento para la situación.

Además de esto, en casos más graves pueden surgir infecciones, que generalmente se tratan con la aplicación de un antibiótico tópico, que combate y elimina la infección.

Cómo se contrae

La larva migrans cutánea se contrae por la migración subcutánea de diferentes especies de parásitos que están presentes en las heces de animales domésticos, como perro o gato, los cuales entran al organismo a través de cortes o heridas en la piel, y se contrae:

  • Al caminar descalzo en la grama, arena de la playa o en la tierra;
  • Los niños al andar descalzos o jugar con la arena de los parques infantiles;
  • Al acostarse en la arena de la playa sin toalla.

La principal medida que se debe adoptar para evitar adquirir estos parásitos es evitar el contacto con la arena o tierra, siendo, por eso, muy importante utilizar protecciones como zapatillas, zapatos o toallas. Además de esto, las regiones que generalmente son más afectadas son los pies, manos, piernas, brazos, antebrazos o nalgas.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...