Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es el trastorno de pánico, síntomas y tratamiento

El trastorno de pánico es un trastorno psicológico en el que ocurren crisis repentinas y frecuentes de miedo extremo y pánico, que producen síntomas como sudoración fría y palpitaciones cardíacas. 

Estas crisis hacen que el individuo no tenga una vida normal, puesto que tiene miedo de que esas crisis se repitan y por lo tanto evitan situaciones que las desencadenen. Por ejemplo, si la crisis ocurrió en un elevador, es común que la persona no quiera volver a utilizar un elevador ya sea en casa o en el trabajo.

Qué es el trastorno de pánico, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

La duración de una crisis en el trastorno de pánico depende de la gravedad, pero normalmente dura cerca de 10 minutos y puede ocurrir en cualquier momento, incluso al dormir. Si cree que puede estar sufriendo o que sufrió una crisis de pánico, selecciones sus síntomas: 

  1. 1. Aumento del latido cardíaco o palpitaciones
  2. 2. Sensación de falta de aire
  3. 3. Sensación de debilidad o desmayo
  4. 4. Hormigueo en las manos
  5. 5. Sensación de terror o peligro inminente
  6. 6. Sensación de calor y sudores fríos
  7. 7. Dolor en el pecho, con sensación opresión
Imagem que indica que o site está carregando

Es importante recordar que algunos síntomas pueden tardar horas en desaparecer, y que los pacientes con este trastorno tienen una sensación de pérdida de control de sí mismos durante el ataque, pasando a vivir con miedo de tener nuevas crisis. También suelen evitar frecuentar lugares en los que ya tuvieron un ataque de pánico. Este trastorno es diagnosticado por un psiquiatra o un psicólogo mediante la evaluación de los síntomas presentados.

Qué puede causar una crisis de pánico

El trastorno de pánico no tiene una causa definida, pero parece ser una afección hereditaria, que afecta principalmente a las mujeres y que suele presentarse al final de la adolescencia e inicio de la vida adulta. Además, es común que algunas personas tengan la experiencia de un ataque de pánico en la vida, pero no vuelvan a presentarlo nunca más, por lo que no desarrollan el trastorno.

Cómo se realiza el tratamiento

Generalmente, el síndrome de pánico es tratado con terapia de comportamiento y psicoterapia, las cuales son realizadas por el psicólogo y van a ayudar no sólo al control de los síntomas, sino también a reducir el número de crisis progresivamente. La psicoterapia permitirá que la persona aprenda diferentes técnicas sobre cómo pensar y reaccionar en situaciones de peligro, ayudando así a reducir la ansiedad y el miedo, previniendo así un nuevo ataque de pánico.

Asimismo, el médico puede también recomendar el tratamiento con medicamentos que ayuden a calmar y a controlar las crisis, como antidepresivos y, en algunos casos, benzodiazepinas, que sólo deben ser tomados bajo indicación médica. 

Existen también algunos remedios naturales o tés de valeriana, maracuyá o hipérico (hierba de San Juan), los cuales pueden ser usados para complementar de forma natural el tratamiento para el síndrome de pánico. 

Es importante recordar que la cura de este trastorno depende de su gravedad y el apego al tratamiento por parte del paciente. Hay personas que logran curarse totalmente o controlar con mayor facilidad los síntomas de esta afección. Vea con más detalle qué hacer durante una crisis de pánico.

Alimentación para controlar el estrés y la ansiedad

El tratamiento para el síndrome de pánico también puede ser complementado a través de la alimentación, puesto que beber un jugo de naranja y maracuyá con levadura de cerveza al día, ayuda a calmar y a equilibrar el sistema inmunológico, mejorando la respuesta del organismo al estrés y ansiedad.

Además, una alimentación rica en alimentos antioxidantes, como tomate, fresa, repollo, brócoli, azaí y granada, por ejemplo, ayuda a reducir los efectos negativos que el exceso de estrés, nerviosismo y ansiedad puede tener sobre el organismo. 

Trastorno de pánico en el embarazo

Debido a las alteraciones hormonales y a las preocupaciones con el bebé, es común que la ansiedad aumente durante el embarazo, lo que puede favorecer el surgimiento de ataques de pánico, principalmente en mujeres que ya tuvieron estas crisis anteriormente.

Cuando esta afección no es tratada puede causar complicaciones durante la gestación como:

  • Aumento del riesgo de preeclampsia;
  • Parto prematuro;
  • Aumento en la posibilidad de cesárea;
  • Bajo peso al nacimiento;
  • Disminución de los movimientos fetales.

El tratamiento de este trastorno durante el embarazo debe estar basado principalmente en la psicoterapia, puesto que el uso de medicamentos puede afectar el desarrollo del feto. Sin embargo, en algunos casos, el uso de medicamentos es realmente necesario, pero deben ser tomados en dosis bajas y prescritos por un médico. También es importante que la mujer siga el tratamiento después del nacimiento de su hijo, ya que durante esta fase las posibilidades de tener un ataque de pánico aumentan.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje