Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Toxoplasmosis: qué es, principales síntomas, tipos y tratamiento

La toxoplasmosis es una enfermedad infecciosa causada por un protozoario llamado Toxoplasma gondii (T. gondii), que tiene como hospedero definitivo a los gatos y como intermediario, a las personas. La mayoría de las veces, la infección no produce síntomas, sin embargo en caso de que la persona tenga un sistema inmune comprometido, es posible que presente signos y síntomas de la infección y exista mayor riesgo de desarrollar formas más graves de la enfermedad.

Esta enfermedad es transmitida por la ingestión de alimentos contaminados por los quistes del parásito o por el contacto con las heces de gatos infectados. Además de esto, también puede ser transmitida de madre a hijo durante el embarazo, cuando la enfermedad no es diagnosticada y tratada correctamente.

A pesar de que no provoca síntomas, es importante que sea diagnosticada y tratada adecuadamente de acuerdo a las indicaciones del médico para evitar complicaciones como ceguera, convulsiones e inclusive hasta la muerte.

Toxoplasmosis: qué es, principales síntomas, tipos y tratamiento

Cómo se transmite

La transmisión de la toxoplasmosis puede ocurrir a través del consumo de alimentos crudos y mal higienizados que estén contaminados con heces de gato infectadas, la ingesta de agua contaminada o a través del consumo de carne cruda o mal cocida de animales infectados.

El contacto con gatos infectados no es suficiente para que se presente la transmisión del Toxoplasma gondii, para esto es necesario que la persona entre en contacto con heces de estos gatos para que se produzca la infección, esto porque el contagio puede ocurrir a través de la inhalación o ingestión del parásito. Por este motivo, durante la limpieza de la caja de arena del gato se deben tomar medidas de protección para evitar su transmisión. 

Debido al hecho de que pueden permanecer en estado infectante en el suelo por largos períodos de tiempo, algunos animales como el carnero, bueyes y puercos, por ejemplo, también pueden contagiarse por el parásito, el cual entra en las células del intestino de estos animales. De esta forma, al consumir carne mal cocida, la persona también puede infectarse por Toxoplasma gondii. Además del consumo de carne cruda, el consumo de carne mal cocida, la carne ahumada o embutidos no procesados de acuerdo a las condiciones de higiene adecuadas o agua contaminada, también pueden ser consideradas como formas de transmisión del parásito.

La transmisión de la toxoplasmosis también puede presentarse durante el embarazo a través del paso del parásito por la placenta. Sin embargo, la transmisión depende del estado inmunológico de la gestante y de la fase del embarazo: cuando la mujer se encuentra en el primer trimestre de gestación y tiene un sistema inmune comprometido, hay mayor posibilidad de transmisión de la enfermedad hacia el bebé, sin embargo las consecuencias son más leves.

Ciclo de vida de Toxoplasma gondii

En las personas el T. gondii posee dos estadios evolutivos, llamados taquizoitos y bradizoitos, que son la forma evolutiva en que se encuentra en la carne cruda de los animales. Las personas pueden adquirir la infección al entrar en contacto con quistes del parásito presente en las heces de gatos o por medio del consumo de carne cruda o mal cocida que contenga los bradizoitos.

Tanto los quiste como los bradizoitos liberan esporozoitos que penetran las células del intestino y sufren el proceso de diferenciación en taquizoito. Estos taquizoitos se reproducen y rompen las células, pudiendo diseminarse por el cuerpo e invadir otros tejidos, formando quistes que contengan varios taquizoitos. En las embarazadas, después de que se rompen las células, los taquizoitos pueden atravesar la placenta y llegar al bebé, dando como resultado la infección.

Principales síntomas

En la mayoría de los casos, la toxoplasmosis no causa síntomas, sin embargo, cuando las defensas se encuentran bajas es posible que surjan signos y síntomas semejantes a otras enfermedades infecciosas, como gripe o dengue, por ejemplo, siendo los principales:

  • Inflamación de los ganglios, principalmente en la región del cuello;
  • Fiebre;
  • Dolor muscular y en las articulaciones;
  • Cansancio;
  • Dolor de cabeza y de garganta;
  • Manchas rojas por el cuerpo;
  • Dificultad para ver.

Los síntomas surgen con mayor frecuencia en personas que tienen el sistema inmune más débil, como aquellas que están realizando quimioterapia, personas con trasplante de órganos, VIH positivos o en mujeres que contraen la infección durante el embarazo,

En los casos más graves, la toxoplasmosis puede perjudicar el funcionamiento de órganos como los pulmones, el corazón, el hígado y el cerebro, y normalmente los síntomas de la forma grave son cansancio fuerte, somnolencia, delirios y disminución de la fuerza y los movimientos del cuerpo.

Toxoplasmosis: qué es, principales síntomas, tipos y tratamiento

Tipos de toxoplasmosis

El parásito puede diseminarse a través del torrente sanguíneo y alcanzar uno o más órganos, dando origen a los tipos específicos de toxoplasmosis, estos son:

1. Toxoplasmosis ocular

La toxoplasmosis ocular es cuando la infección alcanza el ojo y afecta la retina, causando una inflamación que puede causar ceguera si no es tratada a tiempo. Esta enfermedad puede afectar los dos ojos, y los daños en la visión pueden ser diferentes para cada ojo, pudiendo haber disminución de la vista, enrojecimiento y dolor en el ojo.

Esta complicación es más común que suceda como consecuencia de la infección durante el embarazo, sin embargo, puede presentarse en personas con el sistema inmune comprometido a pesar de ser poco frecuente.

2. Toxoplasmosis congénita

La toxoplasmosis en el embarazo produce toxoplasmosis congénita, que es cuando el bebé, aún en el útero, se infecta por esta enfermedad. La toxoplasmosis en este periodo puede llevar a consecuencias graves, como malformaciones en el feto, bajo peso al nacer, parto prematuro, aborto o muerte del bebé al nacer.

Las consecuencias para el bebé varían según la edad gestacional que tenía cuando ocurrió la infección, habiendo mayor riesgo de complicaciones cuando la infección sucede cercano al fin del embarazo, existiendo un mayor riesgo de inflamación ocular, ictericia intensa, aumento del hígado, anemia, alteraciones cardíacas, convulsiones y alteraciones respiratorias. Además, puede haber alteraciones neurológicas, retraso mental, sordera, micro o macrocefalia, por ejemplo. Conozca más sobre los riesgos de esta enfermedad durante el embarazo.

3. Toxoplasmosis cerebrospinal o meningoencefálica

Este tipo de toxoplasmosis es más frecuente en personas diagnosticadas con SIDA y generalmente está relacionada con la reactivación de los quistes de T. gondii en personas con infección latente, es decir, que fueron diagnosticadas y tratadas, pero el parásito no fue eliminado del organismo, permitiendo que llegara al sistema nervioso.

Los principales síntomas de este tipo de toxoplasmosis son dolor de cabeza, fiebre, pérdida de la coordinación muscular, confusión mental, convulsiones y cansancio excesivo. Si no se diagnostica y se trata a tiempo la infección puede causar que la persona entre en un coma, e inclusive la muerte.

Toxoplasmosis: qué es, principales síntomas, tipos y tratamiento

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento de la toxoplasmosis solo se realiza cuando la persona tiene síntomas de la enfermedad, ya que los medicamentos indicados pueden ser tóxicos cuando se utilizan con frecuencia. Por lo tanto, el tratamiento solo se recomienda en casos sintomáticos y en mujeres embarazadas diagnosticadas con la enfermedad.

El tratamiento de la toxoplasmosis debe iniciarse tan pronto como se identifique la enfermedad y el diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre que identifica la existencia de anticuerpos IgG e IgM en el cuerpo que se producen para combatir el protozoario causante de la enfermedad.

Prevención de la toxoplasmosis

La prevención de la toxoplasmosis se puede realizar a través de cuidados como:

  • Consumir agua potable, filtrada o mineral;
  • Cocinar bien las carnes y evitar el consumo de carnes poco cocidas en los restaurantes;
  • Evitar el contacto con gatos desconocidos y lavarse bien las manos en caso de tener contacto con animales que no conoce;
  • Utilizar guantes al limpiar la caja de arena y al recoger las heces de los gatos.

Las personas que tienen animales domésticos deben llevarlos al veterinario anualmente para que les coloquen sus vacunas y los desparasiten y, si es necesario, le realicen exámenes que ayuden a identificar la presencia del Toxoplasma gondii, evitando la transmisión de esta enfermedad a los humanos.

Bibliografía >

  • WILSON, Jennie. Infection Control in Clinical Practice. 3 ed. Elsevier, 2019. 212.
  • MAHON, Connie R.; LEHMAN, Donald C. Textbook of Diagnostic Microbiology. 6 ed. St- Louis, Missouri: Elsevier, 2019. 649-652.
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Toxoplasmose: sintomas, tratamento e como prevenir. Disponible en: <http://www.saude.gov.br/saude-de-a-z/toxoplasmose>. Acceso en 24 Jul 2019
  • NEVES, David P. Parasitologia Humana. 12 ed. Editora Atheneu, 177-187.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Sólo podremos responderle si deja su email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje