Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Tipos de Esclerosis y sus principales síntomas

Esclerosis es un término utilizado para indicar el endurecimiento de tejidos, ya sea debido a cuestiones neurológicas, genéticas o inmunológicas, pudiendo llevar al compromiso del organismo y disminución de la calidad de vida de la persona.

Dependiendo de la causa, la esclerosis puede clasificarse en tuberosa, sistémica, lateral amniotrófica o múltiple, cada una con una presentación característica, síntomas y pronósticos diferentes.

Tipos de Esclerosis y sus principales síntomas

Tipos de esclerosis

1. Esclerosis Tuberosa

La esclerosis tuberosa es una enfermedad genética caracterizada por el surgimiento de tumores benignos en varias partes del cuerpo, como cerebro, riñones, piel y corazón, por ejemplo, causando síntomas relacionados con la zona de surgimiento del tumor, como por ejemplo, manchas en la piel, lesiones en la cara, arritmia, palpitaciones, epilepsia, hiperactividad, esquizofrenia y tos persistente.

Los síntomas pueden surgir en la infancia y el diagnóstico puede realizarse por medio de exámenes genéticos y de imagen, como tomografía craneal y resonancia magnética, dependiendo del lugar de desarrollo del tumor.

Este tipo de esclerosis no tiene cura, siendo realizado el tratamiento con el objetivo de aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida a través del uso de medicamentos como anticonvulsivos, realización de fisioterapia y sesiones de psicoterapia. Es importante también que la persona tenga acompañamiento periódico de un médico, como el cardiólogo, neurólogo o médico general, por ejemplo, dependiendo del caso.

2. Esclerosis Sistémica

La esclerosis sistémica, también conocida como esclerodermia, es una enfermedad autoinmune caracterizada por el endurecimiento de la piel, articulaciones, vasos sanguíneos y algunos órganos. Esta enfermedad es más común en mujeres entre 30 y 50 años y los síntomas más característicos son adormecimiento en los dedos de las manos y pies, dificultad para respirar y dolor intenso en las articulaciones.

Además, la piel permanece rígida y de un color oscuro, dificultando el cambio de las expresiones faciales, además de evidenciar las venas del cuerpo. Es común también que las personas con esclerodermia presenten las puntas de los dedos azuladas, característico del fenómeno de Raynaud.

El tratamiento de la esclerodermia se realiza con el objetivo de disminuir los síntomas, siendo normalmente recomendado por el médico el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Tipos de Esclerosis y sus principales síntomas

3. Esclerosis Lateral Amniotrófica

La Esclerosis Lateral Amniotrófica o ELA, es una enfermedad neurodegenerativa en la que hay una destrucción de las neuronas responsables del movimiento de los músculos voluntarios, llevando a la parálisis progresiva de los brazos, piernas o de la cara, por ejemplo.

Los síntomas de ELA son progresivos, es decir, a medida que las neuronas se van degradando, ocurre la disminución de la fuerza muscular, ya sea como dificultad para caminar, masticar, hablar, deglutir o mantener la postura. Como esta enfermedad afecta a las neuronas motoras, la persona aún posee preservados sus sentidos, es decir, es capaz de escuchar, sentir, ver, oler e identificar el sabor de los alimentos.

La ELA no tiene cura, siendo el tratamiento indicado con el objetivo de mejorar la calidad de vida. El tratamiento normalmente se hace por medio de sesiones de fisioterapia y el uso de medicamentos de acuerdo con al orientación del neurólogo, como Riluzol, el cual retarda la evolución de la enfermedad.

4. Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica, de origen desconocido, caracterizada por la pérdida de la vaina de mielina de las neuronas, llevando al surgimiento de síntomas de forma repentina o progresiva, como debilidad en las piernas y brazos, incontinencia urinaria o fecal, cansancio extremo, pérdida de la memoria y dificultad para concentrarse.

La esclerosis múltiple puede clasificarse en tres tipos de acuerdo con la manifestación de la enfermedad:

  • Esclerosis múltiple remitente recurrente: es la forma más común de la enfermedad, siendo más frecuente en personas con menos de 40 años de edad. Este tipo de esclerosis múltiple se presenta en brotes, en que los síntomas aparecen de repente y desaparecen en seguida. Los brotes se manifiestan en intervalos de meses o años y duran menos de 24 horas;
  • Esclerosis múltiple secundaria progresiva: es una consecuencia de esclerosis múltiple remitente recurrente, en que hay una acumulación de los síntomas ocurrido a lo largo del tiempo, siendo difícil la recuperación de los movimientos y llevando al aumento progresivo de las incapacidades;
  • Esclerosis múltiple primaria progresiva: en este tipo de esclerosis múltiple, los síntomas evolucionan de forma lenta y progresiva, sin que haya brotes. La esclerosis múltiple propiamente progresiva es más común en personas con más de 40 años y se considera como la forma más grave de la enfermedad.

La esclerosis múltiple no tiene cura, debiendo ser realizado el tratamiento por toda la vida y, además, es importante que la persona acepte la enfermedad y adapte su estilo de vida. El tratamiento normalmente se hace con el uso de medicamentos que dependen de los síntomas que la persona presenta, además de la realización de fisioterapia y terapia ocupacional.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje