Quiste hemorrágico: qué es, síntomas y tratamiento

Revisión médica: Drª. Sheila Sedicias
Ginecóloga
noviembre 2021

El quiste hemorrágico, conocido también como folículo hemorrágico, es una masa que se forma cuando se presenta la ruptura de un pequeño vaso sanguíneo en un quiste folicular, de cuerpo lúteo o de un endometrioma y, por lo general, es una situación cuyos signos y síntomas son variables de una mujer a otra, pudiendo ser asintomático o causar mucho dolor de vientre o en el abdomen. 

El quiste suele aparecer y desaparecer naturalmente a lo largo de los ciclos menstruales y, generalmente, no necesitan de tratamiento, excepto en los casos más graves en los que puede ser necesario la realización de una cirugía. 

Conozca más sobre los tipos de quistes en los ovarios.

Principales signos y síntomas

Los síntomas del quiste hemorrágico de ovario puede ser: 

  • Dolor abdominal tipo cólico del lado izquierdo o derecho del vientre, dependiendo de cuál sea el ovario afectado; 
  • Dolor durante el contacto íntimo;
  • Retraso de la menstruación;
  • Náuseas y vómitos;
  • Pérdida de peso sin causa aparente;
  • Signos de anemia como debilidad, palidez, cansancio o mareos;
  • Sensibilidad en los senos.

Estos síntomas surgen cuando el quiste se agranda, debido a la acumulación de sangre en su interior, causando presión en las paredes del ovario y, por lo general, suelen ser más evidentes durante la menstruación. Algunos tipos de quiste pueden producir hormonas como la progesterona y, en estos casos, además de los síntomas puede haber más dificultad para que la mujer quede embarazada. 

Qué complicaciones pueden surgir

El quiste hemorrágico en algunas situaciones puede causar complicaciones, pudiendo ocurrir su ruptura o una torsión ovárica, que es cuando el ovario se gira y provoca un corte en el flujo sanguíneo, impidiendo la circulación sanguínea. Ambas situaciones provocan dolor intenso en la región abdominal y representan una emergencia ginecológica, que por lo general, requiere intervención quirúrgica. 

Cómo se realiza el diagnóstico

La presencia de un quiste hemorrágico se diagnostica con la realización de una ecografía transvaginal o pélvica, que muestra su localización, la presencia de sangrado y el tamaño que posee, que aunque sea raro, puede alcanzar hasta los 50 cm de diámetro.

El médico también podrá solicitar la realización de exámenes de sangre, los cuales ayudarán a identificar si el quiste está produciendo alguna hormona y, además de esto, también podrá solicitar ultrasonidos semestrales o anuales para acompañar la evolución del quiste. 

Vea cómo se realiza una ecografía transvaginal

Cómo se realiza el tratamiento

Generalmente, el tratamiento del quiste hemorrágico consiste en el uso de analgésicos como Dipirona, bajo orientación del médico, ya que los quistes tienden a desaparecer naturalmente con el paso de 2 o 3 ciclos menstruales.

Para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, puede colocarse una bolsa con agua caliente o una compresa caliente en la región pélvica para estimular la circulación sanguínea.

El médico también podrá indicar la ingesta de anticonceptivos orales, ya que disminuyen la producción de las hormonas que estimulan el crecimiento del quiste. 

La cirugía por laparoscopia puede estar indicada por el médico en los casos a continuación: si el quiste mida más de 5 centímetros de diámetro, no desaparezca espontáneamente o posea características malignas; si hay dolor abdominal severo y persistente; o si surgen complicaciones como una ruptura de ovario o torsión ovárica.

¿El quiste hemorrágico puede convertirse en cáncer?

El quiste hemorrágico suele ser benigno, sin embargo, hay casos de cáncer en los ovarios que pueden manifestarse con la presencia de varios quistes. Por lo que los quistes en los ovarios que tienen mayor riesgo de ser cáncer, normalmente tienen las características que se mencionan a continuación:

  • Presencia de marcadores tumorales elevados en la sangre como el CA-125;
  • Quiste con componentes sólidos en su interior;
  • Quiste con más de 5 cm;
  • Presencia de varios quistes juntos;
  • Extravasación de líquido fuera del quiste;
  • Presencia de bordes irregulares y septos.

El tratamiento para el cáncer en el ovario consiste en la extracción del ovario comprometido, a través de una cirugía realizado por el ginecólogo o por un cirujano general.

Conozca más sobre el cáncer de ovario.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em noviembre de 2021. Revisión médica por Drª. Sheila Sedicias - Ginecóloga, em junio de 2018.

Bibliografía

  • ABBAS Ahmed; AMIM Mariam et al. Hemorrhagic ovarian cysts: Clinical and sonographic correlation with the management options. Middle East Fertility Society Journal. 21. 1; 41-45, 2016
Revisión médica:
Drª. Sheila Sedicias
Ginecóloga
Mastóloga y ginecóloga formada por la Universidad Federal de Pernambuco en 2008, bajo el registro profesional en el colegio de médicos CRM PE 17459.