Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Quiste Hemorrágico- causas y cómo tratarlo

El quiste hemorrágico ocurre cuando algún quiste en el ovario presente la ruptura de un pequeño vaso y sangra hacia su interior. El quiste ovárico es una bolsa llena de líquido que puede surgir en el ovario de algunas mujeres, que es benigno, y es común en las mujeres en edad entre los 15 y 35 años, pudiendo ser de varios tipos como el quiste folicular, de cuerpo lúteo o un endometrioma, por ejemplo. Conozca sobre los tipos de quistes en los ovarios y los síntomas que causan.

El quiste hemorrágico no suele alterar la fertilidad, pero puede dificultar el embarazo si es un tipo de quiste que produce hormonas que alteran la ovulación, como ocurre en el caso de los ovarios poliquísticos, por ejemplo. El quiste suele aparecer y desaparecer naturalmente a lo largo de los ciclos menstruales y, generalmente, no necesitan de tratamiento, excepto en los casos más graves en los que puede ser necesario la realización de una cirugía. 

Quiste Hemorrágico- causas y cómo tratarlo

Síntomas de quiste hemorrágico

Los síntomas del quiste hemorrágico de ovario puede ser: 

  • Dolor del lado izquierdo del vientre, cuando el quiste hemorrágico se encuentra en el ovario izquierdo;
  • Dolor del lado derecho del vientre, cuando el quiste hemorrágico se encuentra en el ovario derecho;
  • Dolor de vientre tipo cólicos;
  • Dolor durante el contacto íntimo;
  • Retraso de la menstruación;
  • Náuseas y vómitos;
  • Pérdida de peso sin causa aparente;
  • Señales de anemia como debilidad, palidez, cansancio o mareos;
  • Sensibilidad en los senos.

Estos síntomas surgen cuando el quiste se agranda, debido a la acumulación de sangre en su interior, causando presión en las paredes del ovario, y son más evidentes durante la menstruación. Algunos tipos de quiste pueden producir hormonas como progesterona y, en estos casos, además de los síntomas puede haber mayor dificultad para que la mujer quede embarazada.

Además de esto, cuando un quiste hemorrágico se rompe, puede haber sensación de ardor o un fuerte dolor de vientre, siendo en estos casos recomendado una consulta urgente con un ginecólogo o acudir a la emergencia hospitalaria.

Cómo identificar

La presencia de un quiste hemorrágico se diagnostica con la realización de una ecografía transvaginal o pélvica, que muestra su localización, la presencia de sangrado y el tamaño que posee, que aunque sea raro, puede alcanzar hasta los 50 cm de diámetro.

El médico también podrá solicitar la realización de exámenes de sangre, los cuales ayudarán a identificar si el quiste está produciendo alguna hormona y, además de esto, también solicitará ultrasonidos semestrales o anuales para acompañar la evolución del quiste. 

Quiste Hemorrágico- causas y cómo tratarlo

Cómo se realiza el tratamiento

Generalmente, el tratamiento del quiste hemorrágico consiste en el uso de analgésicos como Dipirona, bajo orientación del médico, ya que los quistes tienden a desaparecer naturalmente con el paso de 2 o 3 ciclos menstruales.

Para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación, puede colocarse una bolsa con agua caliente o una compresa caliente en la región pélvica para estimular la circulación sanguínea. El médico podrá indicar la ingesta de anticonceptivos orales, ya que disminuyen la producción de las hormonas que estimulan el crecimiento del quiste. 

La cirugía por laparoscopia podrá ser necesaria en caso que el quiste hemorrágico se rompa y genere mucho sangrado, evitando así mayor inflamación a nivel abdominal. 

¿El quiste hemorrágico puede convertirse en cáncer?

El quiste hemorrágico suele ser benigno, sin embargo, hay casos de cáncer en los ovarios que pueden manifestarse como quistes. Por lo que los quistes en los ovarios que tienen mayor riesgo de ser cáncer, normalmente tienen las características que se mencionan a continuación:

  • Presencia de marcadores tumorales elevados en la sangre como el CA-125;
  • Quiste con componentes sólidos en su interior;
  • Quiste con más de 5 cm;
  • Presencia de varios quistes juntos;
  • Extravasación de líquido fuera del quiste;
  • Presencia de bordes irregulares y septos.

El tratamiento para el cáncer en el ovario consiste en la extracción del ovario comprometido, a través de una cirugía realizado por el ginecólogo o por un cirujano general. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar