Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Quistes en los ovarios: síntomas, tratamiento y otras dudas comunes

El quiste en el ovario, también conocido como quiste ovárico, es una bolsa llena de líquido que se forma dentro o alrededor del ovario, pudiendo provocar dolor en la región pélvica, retraso en la menstruación o dificultad para quedar embarazada.

Generalmente, el quiste en el ovario es benigno y desaparece al cabo de unos meses sin necesidad de tratamiento, ya que normalmente desaparecen espontáneamente. Sin embargo, cuando el quiste crece mucho, se rompe o cuando se tuerce en el ovario, puede provocar síntomas como dolor en el abdomen y menstruación irregular, que puede empeorar durante la ovulación, el contacto íntimo o debido a los movimientos intestinales.

Tener un quiste en el ovario, generalmente, no es grave porque es una situación común que ocurre en muchas mujeres entre los 15 y los 35 años de edad, pudiendo surgir varias veces a lo largo de la vida.

Quistes en los ovarios: síntomas, tratamiento y otras dudas comunes

¿Es posible quedar embarazada con quistes en los ovarios?

Los quistes en los ovarios no causan infertilidad, pero la mujer puede tener mayor dificultad para quedar embarazada debido a las alteraciones hormonales que causan el surgimiento del quiste. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, el quiste en los ovarios tiende a disminuir o a desaparecer, haciendo que la mujer regule sus hormonas, facilitando la fertilización.

Cuando la mujer tiene un quiste en el ovario y consigue quedar embarazada, debe realizar consultas regulares al gineco-obstetra, ya que tiene mayor riesgo de sufrir complicaciones como por ejemplo un embarazo ectópico o una torsión ovárica.

Tipos de quistes en los ovarios

Los principales tipos de quistes en el ovario incluyen: 

  • Quiste folicular: se forma cuando no hay ovulación o cuando el óvulo no sale del ovario durante el período fértil. En general, no presenta síntomas y no necesita tratamiento. Su tamaño puede variar de 2,5 cm a 10 cm y normalmente disminuye de tamaño al cabo de 4 a 8 semanas, y no es considerado como cáncer;
  • Quiste de cuerpo lúteo: puede surgir después de la liberación del óvulo y, normalmente, desaparece sin tratamiento. Su tamaño varía entre 3 y 4 cm, y puede romperse durante el contacto íntimo, pero no es necesario realizar algún tratamiento específico. Sin embargo, si hay dolor intenso, caída de la presión arterial y el ritmo cardíaco está acelerado, puede ser necesario extraerlo a través de una cirugía por laparoscopia;
  • Quiste de Luteína: Sucede raramente, siendo más común en las mujeres que toman medicamentos para quedar embarazadas;
  • Quiste hemorrágico: ocurre cuando hay sangrado en la pared del quiste hacia su interior, pudiendo causar dolor pélvico;
  • Quiste dermoide: también llamado teratoma quístico maduro, el cual puede ser encontrado en niños, y contiene cabellos, dientes o fragmentos óseos, siendo necesario realizar una cirugía por laparoscopia para su extracción;
  • Fibroma ovárico: es una neoplasia que es más común durante la menopausia. El tamaño del fibroma puede variar desde microquistes hasta pesar 23 kg, y deben ser retirados a través de una cirugía;
  • Endometrioma ovárico: surge en casos de endometriosis en los ovarios, y debe ser tratado con medicamentos o cirugía;
  • Quiste adenoma: quiste ovárico benigno, que debe ser extraído a través de laparoscopia.

Por estar llenos de líquido, estos quistes pueden conocerse también, en términos médicos, como quistes anecoicos, ya que son una cavidad llena de líquido que en las ecografías se ve negro utilizados en los exámenes de diagnóstico, sin embargo, el término anecoico no está relacionado con la gravedad.

El tipo de quiste en el ovario puede ser evaluado por el ginecólogo a través de exámenes como ecografía, laparoscopia o exámenes de sangre. El médico podrá recetar algunos medicamentos analgésicos como la Dipirona en caso de dolor y; los anticonceptivos orales para suprimir la ovulación, lo que normalmente disminuye los quistes foliculares, que son los más comunes.

Colocar compresas tibias sobre la región adolorida también puede aliviar la incomodidad, pero siempre que el dolor sea muy intenso se debe acudir al médico o a la emergencia hospitalaria para realizar una nueva ecografía a fin de observar si hubo crecimiento o ruptura del quiste, evaluando si hay o no necesidad de realizar una cirugía para su extracción.

Quistes en los ovarios: síntomas, tratamiento y otras dudas comunes

Síntomas de quistes en los ovarios

El quiste en el ovario normalmente es asintomático, sin embargo, cuando es muy grande con un tamaño mayor a 3 cm de diámetro, pueden surgir síntomas como:

  • Dolor en el ovario, del lado donde está el quiste;
  • Dolor durante la ovulación;
  • Dolor durante el contacto íntimo;
  • Retraso de la menstruación;
  • Aumento de la sensibilidad en los senos;
  • Sangrado vaginal fuera del período menstrual;
  • Aumento de peso, debido a los cambios hormonales;
  • Dificultad para quedar embarazada;
  • Náuseas y vómitos.

Los síntomas normalmente surgen cuando hay crecimiento de quiste, ruptura o torsión, resultando en un dolor intenso. Los síntomas también pueden variar de acuerdo con el tipo de quiste, siendo por lo tanto, necesario ir al ginecólogo para que sean realizados exámenes para diagnosticar la presencia, tamaño y gravedad del mismo.

Es importante que la mujer que fue diagnosticada con quiste de ovario, acuda al hospital siempre que presente dolor abdominal acompañado de fiebre, vómitos, desmayos, sangrados o aumento de la frecuencia respiratoria, ya que puede indicar que el quiste está aumentando de tamaño o que hubo rompimiento.

Cómo se diagnostica

El diagnóstico de un quiste ovárico puede realizarse a través de exámenes como la palpación en la región pélvica, ecografía transvaginal, tomografía computarizada y resonancia magnética. 

El ginecólogo también puede pedir una prueba de embarazo para medir los valores de la Beta HCG para excluir la posibilidad de embarazo ectópico, el cual presenta los mismos síntomas y ayuda a saber que tipo de quiste tiene. 

Después de identificar el quiste en el ovario el ginecólogo también podrá solicitar exámenes de sangre como el CA 125 cuyo valor máximo debe ser 35 mUL, este examen es un marcador tumoral para verificar si el quiste es maligno o no, siendo considerado un cáncer de ovario. 

Signos de alerta

Los signos de alerta que pueden indicar una posible torsión ovárica, habiendo la necesidad de realizar una cirugía urgente son:

  • Dolor intenso en uno de los lados del abdomen, que se alivia con la colocación de compresas calientes;
  • Generalmente surgen síntomas como náuseas y vómitos, que pueden ser confundidos con apendicitis u obstrucción intestinal.

En caso de que la mujer presente estos síntomas debe acudir a la emergencia hospitalaria lo antes posible.

Los quistes con mayor probabilidades de romperse o de que ocurra una posible torsión son los que miden más de 8 cm. Además de esto, la mujer que logra quedar embarazada teniendo un quiste tan grande tiene mayores posibilidades de que ocurra una torsión entre las 10 y 12 semanas de embarazo, porque el crecimiento del útero puede empujar el ovario, ocasionando la torsión.

¿Tener un quiste en el ovario es cáncer?

Los quistes en los ovarios normalmente no son cáncer, siendo apenas una lesión benigna que puede desaparecer por si sola, o ser extraída a través de una cirugía cuando es muy grande debido al riesgo de que se rompa o porque causa mucho dolor y malestar. El cáncer de ovario es más común en mujeres con más de 50 años, siendo muy raro por debajo de los 30 años.

Algunas características de los quistes que tienen más probabilidad de ser cáncer son los de gran tamaño, que contienen un septo espeso y un área sólida. En caso de que el médico sospeche de que sea maligno, podrá solicitar un examen de sangre llamado CA 125, debido a que si este valor se encuentra elevado significa que es posible que haya una lesión cancerígena, sin embargo las mujeres con un endometrioma ovárico puede tener CA 125 elevado, y no tratarse de cáncer. 

Tratamiento para los quistes en los ovarios

El tratamiento para el quiste de ovario no es necesario en todos los casos, sin embargo, cuando se precisa, este debe ser orientado por el ginecólogo, el cual evaluará el tamaño, las características del quiste, los síntomas y la edad de la mujer para que le prescriba el tratamiento orientado a su caso. Cuando el quiste no presenta características malignas y no provoca síntomas, normalmente no está indicado tratamiento, y la mujer tendrá que acudir al médico periódicamente para que se verifique la reducción del quiste.

Cuando hay surgimiento de síntomas, el tratamiento indicado por el médico puede hacerse por medio del uso de pastillas anticonceptivas con estrógeno y progesterona para regular los niveles hormonales o la remoción del quiste por medio de cirugía sin retirar el ovario, dependiendo del caso. En casos graves, cuando hay torsión o sospecha de malignidad, puede indicarse la retirada completa del ovario.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto::

Atenção! Só poderemos responder diretamente se deixar o seu email.
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje