12 causas de acné (y cómo tratar)

Actualizado en febrero 2024

El acné puede ser causado por factores genéticos, uso de productos grasosos en la piel, exposición excesiva al sol o trastornos hormonales que ocurren en la adolescencia, el embarazo o durante el síndrome premenstrual, por ejemplo. 

Estas condiciones pueden dar como resultado un aumento de la oleosidad de la piel y una acumulación de sebo y de células muertas, lo cual puede obstruir los folículos pilosos y ocasionar una inflamación y crecimiento de bacterias, como la Propionibacterium acnes, favoreciendo el desarrollo de acné, el cual suele surgir en el rostro, en la espalda y tórax.

Lea también: Granos en la espalda: por qué salen y cómo eliminartuasaude.com/es/granos-en-la-espalda

Para evitar el surgimiento de acné, es importante mantener la piel limpia y usar productos que controlen el exceso de oleosidad de la piel. Y para el tratamiento, se deben utilizar pomadas o comprimidos recetados por el dermatólogo, de acuerdo con la gravedad de los síntomas y el tipo de acné. Vea cuáles son los tipos de acné y qué hacer.

Imagem ilustrativa número 1

Por qué sale acné

Las causas del acné más comunes son:

1. Adolescencia

En el período de la adolescencia, principalmente entre los 12 y 18 años de edad, es más común que se formen espinillas, ya que en este período hay un aumento en la producción de hormonas androgénicas, como la testosterona.

Estas hormonas aumentan la oleosidad de la piel por estimular las glándulas sebáceas, formando una mayor cantidad de sebo, lo que da como resultado la obstrucción de los poros, inflamación y la proliferación de bacterias, como Propionibacterium acnes.

Cómo tratar: es necesario consultar a un dermatólogo para que evalúe la piel y prescriba el mejor tratamiento, que puede ser llevado a cabo con lociones, pomadas o cremas antibióticas, como peróxido de benzoílo, o retinoides, como la tretinoína, por ejemplo. Vea cuáles son las cremas para el acné.

2. No limpiar la piel correctamente

Al no limpiarse la piel correctamente, los poros pueden obstruirse porque se empieza a acumular la grasa en ellos, facilitando la formación de puntos negros y el desarrollo de espinillas. 

Cómo tratar: el rostro se debe lavar al menos 2 veces al día, al levantarse y, principalmente, antes dormir, para quitar el exceso de suciedad y de grasa en la piel. De preferencia, se deben utilizar productos específicos para el tipo de piel, indicados después de la evaluación del dermatólogo.

3. No quitarse el maquillaje

El maquillaje debe retirarse tan pronto como sea posible, ya que su acumulación en la piel también causa obstrucción de los poros y facilita la formación de puntos negros y espinillas, principalmente cuando se usan productos de baja calidad que son producidos a base de aceites.

Cómo tratar: para quien tiene tendencia al acné, se recomienda utilizar maquillajes específicos para pieles grasosas, a base de agua; sin embargo, lo ideal es tratar de dejar la piel lo más natural posible, además de siempre retirar todo el maquillaje con desmaquillante al llegar a casa.

4. Usar productos muy grasosos en la piel

El uso de protector solar o cremas hidratantes muy grasosas, no ideales para cada tipo de piel, favorece la formación de puntos negros y granos. 

Cómo tratar: se debe siempre intentar escoger productos específicos para el tipo de piel y dar prioridad a aquellos que dicen "no comedogénicos", ya que disminuyen la tendencia de obstruir los poros de la piel. 

5. Consumo de alimentos inflamatorios

Consumir alimentos inflamatorios para la piel, como leche, dulces, carbohidratos y frituras, puede aumentar el riesgo de tener acné debido a que estimulan la inflamación de la piel y el surgimiento de granos y espinillas.

Cómo tratar: evitar la alimentación rica en carbohidratos y grasas y dar preferencia a una dieta rica en frutas, verduras, hortalizas, omega-3 y agua, ya que tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Vea el siguiente video con la nutricionista Tatiana Zanin sobre los alimentos que inflaman la piel:

6. Síndrome de ovarios poliquísticos

El síndrome de los ovarios poliquísticos es la disfunción hormonal más común en mujeres, y está relacionada con el aumento de la hormona testosterona, la cual estimula la producción de grasa en la piel, haciéndola más propensa a desarrollar acné.

Cómo tratar: el tratamiento para este síndrome es llevado a cabo por el ginecólogo e implica el uso de pastillas anticonceptivas, espironolactona, clomifeno, letrozol o gonadotropinas, por ejemplo, de acuerdo con los síntomas presentados. Vea más opciones de tratamiento para el síndrome de ovarios poliquísticos

7. Efecto secundario de medicamentos

Ciertos medicamentos, como corticosteroides, anticonvulsivantes, anabolizantes, litio o antidepresivos, pueden causar como efecto secundario reacciones de inflamación de la piel, con formación de acné.

Cómo tratar: se debe consultar al médico tratante para evaluar la posibilidad de cambiar el medicamento o la dosis. De ninguna manera se debe interrumpir el tratamiento por cuenta propia.

Asimismo, es posible adoptar medidas para reducir el acné durante el uso del medicamento, cómo usar lociones de limpieza o cremas que disminuyen la formación del acné, como el ácido retinoico, por ejemplo.

8. Exposición solar excesiva

Exponerse al sol excesivamente puede hacer que se formen espinillas, ya que la radiación UV puede acelerar la inflamación y la producción de grasa en la piel, lo que facilita el surgimiento de acné.

Cómo tratar: evitar exponerse mucho tiempo al sol, dando preferencia a los horarios de menor incidencia de radiación UV, como antes de las 10 am o después de las 4 pm. Además, es importante aplicar siempre protector solar, mínimo FPS 30, adecuado al tipo de piel.

9. Predisposición genética

La predisposición genética es uno de los principales factores para la formación de acné, pues pueden alterar la cantidad de ácidos grasos en el sebo, dando como resultado la obstrucción de las glándulas sebáceas y el surgimiento de lesiones inflamatorias en la piel.

Cómo tratar: el tratamiento es realizado con productos tópicos prescritos por el dermatólogo, y en los casos más graves, como el acné de grado III o IV, puede que sea necesario el uso de medicamentos en comprimidos, como antibióticos o isotretinoína, por ejemplo. 

10. Síndrome premenstrual

Durante el síndrome premenstrual (SPM), que ocurre de 1 a 2 semanas antes de la menstruación, pueden surgir espinillas, pues cuando los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen, las glándulas sebáceas pueden producir mayor cantidad de grasa. 

Cómo tratar: es importante mantener la piel limpia, lavándola al menos 2 veces al día, en la mañana y en la noche, o utilizar productos tópicos recetados por el dermatólogo. Asimismo, en ciertos casos, el ginecólogo puede indicar el uso de pastillas anticonceptivas para el acné, como la drospirenona o el dienogest, por ejemplo. Conozca las principales pastillas anticonceptivas para el acné hormonal.

11. Embarazo

Durante la gestación ocurre un aumento de la producción de estrógeno y progesterona, situación que es normal en el embarazo y que favorece la producción de sebo y el aumento de la oleosidad de la piel, pudiendo dar como resultado el desarrollo de espinillas. 

Por lo general, el acné en el embarazo es más intenso en el primer trimestre y tiende a disminuir al final de la gestación.

Cómo tratar: se aconseja optar por lavar la piel con jabón neutro o suave 2 veces al día y aplicar una loción tónica sin alcohol y sin ácidos, siempre después de lavar y secar la cara. Se debe evitar el tratamiento en comprimidos, ácidos o procedimientos estéticos durante este período. Vea cómo tratar el acné en el embarazo.

12. Menopausia

Durante la menopausia, algunas mujeres pueden presentar acné debido a la reducción de los niveles de estrógeno en el cuerpo y al aumento de los niveles de testosterona, lo que puede dar como resultado una mayor oleosidad de la piel y el surgimiento de espinillas. 

Cómo tratar: es importante mantener el rostro siempre limpio, lavándolo 2 veces al día y utilizando un tónico. En ciertos casos, el dermatólogo puede indicar el uso de medicamentos tópicos que contengan antibióticos o retinoides. 

Asimismo, en caso de que sea necesario, el ginecólogo puede indicar una terapia de reemplazo hormonal

Cómo evitar el acné

Para evitar la aparición de espinillas o de acné, se debe tener en cuenta algunos cuidados, como por ejemplo:

  • Lavarse el rostro con jabón neutro o suave, por lo menos 2 veces al día;
  • Aplicar un tónico en la piel, luego de lavar el rostro, para limpiar y desobstruir los poros;
  • Utilizar un hidratante no grasoso, luego de aplicar el tónico de limpieza;
  • Evitar la exposición excesiva al sol;
  • Aplicar protector solar libre de aceites diariamente, con un mínimo de FPS 30, incluso en días nublados;
  • Exfoliarse la piel, 1 vez a la semana, para remover las células muertas de la piel;
  • Evitar el uso de maquillaje, hidratantes y de champús muy grasosos;
  • Evitar dulces, frituras y bebidas alcohólicas y gasificadas;
  • Beber al menos 8 vasos de agua al día, para mantener la piel hidratada. 

Asimismo, es importante tener una alimentación rica en omega-3, zinc y antioxidantes, como salmón, semillas de girasol, frutas y verduras, pues son ricos en antioxidantes que ayudan a reducir la inflamación de la piel.

Puede ver más información sobre los alimentos para evitar o prevenir las espinillas en el vídeo a continuación:

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento del acné es realizado por el dermatólogo y varía de acuerdo con la gravedad de los síntomas y el tipo de acné. 

Por lo general, el tratamiento implica cuidados diarios con la piel, pudiendo también ser recetado por el médico el uso de pomadas, cremas o lociones que contienen ácido salicílico, adapaleno o peróxido de benzoílo, que poseen acción antiinflamatoria y/o antibacteriana. 

En los casos más graves de acné, el médico puede indicar el uso de medicamentos en forma de comprimidos, como antibióticos o isotretinoína. Vea una serie de remedios caseros para tratar las espinillas

Vídeos relacionados