8 tipos de acné (y qué hacer)

Actualizado en febrero 2024

El acné se puede clasificar en diferentes tipos, como el acné vulgar, el acné comedogénico, el acné pápulo pustuloso o el conglobata, por ejemplo, que varía según sus características, causas asociadas, grado de inflamación y gravedad de los síntomas.

El acné se produce en la mayoría de los casos debido a cambios hormonales, que pueden ocurrir en la adolescencia o en el embarazo, por el estrés o como consecuencia de una dieta rica en grasas, lo que puede provocar una obstrucción en la apertura del folículo, favoreciendo la proliferación de bacterias y la aparición de puntos negros y granos o espinillas.

El tratamiento del acné siempre debe ser indicado por un dermatólogo, después de que realice una evaluación de la piel, verifique la gravedad de los síntomas y clasifique el tipo de acné, pudiendo recomendarse la aplicación de pomadas o el uso de antiinflamatorios, antibióticos o retinoides.

Principales tipos de acné

Los principales tipos de acné son:

1. Acné grado 1: no inflamatorio o comedogénico

Imagem ilustrativa número 1
Acné comedogénico

El acné grado 1, científicamente conocido como no inflamatorio o comedogénico, es el tipo más común y normalmente tiene inicio en la pubertad, siendo más frecuente a partir de los 15 años tanto en niños como en niñas.

Este tipo de acné corresponde a los pequeños puntos negros que aparecen principalmente en la frente, nariz y mejillas.

En el acné comedogénico no hay presencia de pus, ya que está relacionado con cambios hormonales que afectan directamente a las glándulas sebáceas, originando la obstrucción de los folículos pilosos.

Qué hacer: este tipo de acné se puede tratar y prevenir por medio de cremas o lociones de uso tópico que deben ser indicadas por el dermatólogo. Asimismo, puede ser recomendado por el médico el uso de jabones con azufre y ácido salicílico, por ejemplo.

2. Acné grado 2: pápulo pustuloso

Imagem ilustrativa número 2
Acné pápulo pustuloso

El acné grado 2, científicamente llamado pápulo pustuloso o moderado, es a lo que popularmente se le llama espinilla, y consiste en la presencia de elevaciones en la piel que contienen pus, redondeadas, endurecidas, rojizas y que pueden ser dolorosas.

Este tipo de acné surge debido a la inflamación de las glándulas sebáceas por la proliferación de microorganismos en el sitio, principalmente por la bacteria Propionibacterium acnes, siendo importante en estos casos consultar al dermatólogo para que indique el tratamiento más adecuado.

Qué hacer: para tratar el acné tipo 2, es importante no apretar las espinillas y seguir las orientaciones del dermatólogo, el cual puede indicar el uso de antibióticos en comprimidos como tetraciclina, minociclina o sulfa y antimicrobianos en gel como el peróxido de benzoilo, eritromicina o clindamicina.

3. Acné grado 3: nódulo quístico

Imagem ilustrativa número 3
Acné nódulo quístico

El acné grado 3, científicamente llamado nódulo quístico, es popularmente conocido como espinilla interna y se caracteriza por la presencia de nódulos internos debajo de la piel, en el rostro, espalda y tórax, son muy dolorosos y palpables.

Por lo general, este tipo de acné surge debido a cambios hormonales relacionados con la adolescencia o el período menstrual. Conozca cómo identificar la espinilla interna.

Qué hacer: al igual que con el acné de grado 3, se recomienda no apretar el grano, ya que puede causar mayor inflamación, dolor e incomodidad, además de aumentar el riesgo de infección.

En caso que el grano interno permanezca por más de 1 semana, se recomienda acudir al dermatólogo para que evalue la piel y el grano, debido a que puede ser necesario el uso de medicamentos como antibióticos o isotretinoína, que es una sustancia que puede ser utilizada para disminuir la producción de sebo y la inflamación.

4. Acné grado 4: conglobata

El acné de grado 4 o conglobata se caracteriza por la formación de un conjunto de lesiones cercanas unas a otras con pus, que pueden dar lugar a la formación de abscesos y fístulas, provocando como consecuencia deformidades en la piel.

Este tipo de acné es causado por una combinación de factores, como la hiperqueratinización de los folículos pilosos y el aumento de la producción de sebo provocado por cambios hormonales, así como la inflamación causada por la bacteria Cutibacterium acnes.

Qué hacer: en este caso lo más indicado es consultar al dermatólogo para que realice una evaluación de la piel e indique el tratamiento más adecuad que, en la mayoría de los casos, se realiza con el medicamento Roacutan, el cual reduce la actividad de las glándulas productoras de sebo y disminuye su tamaño. Vea cómo usar el Roacutan y los posibles efectos secundarios.

5. Acné grado 5: acné fulminante

El acné de grado 5, también conocido como acné fulminante, es una forma rara de acné similar al acné conglobata, que se caracteriza por la presencia de varios nódulos inflamatorios. Por lo general, este tipo de acné comienza de manera abrupta y los nódulos son dolorosos al tacto, pudiendo presentar úlceras que pueden sangrar.

Además, otros síntomas que pueden aparecer en este tipo de acné incluyen fiebre, dolor en las articulaciones de la rodilla, cadera o pelvis, y malestar general. Es más común en hombres y suele manifestarse en el pecho, espalda y rostro.

Las causas del acné fulminante no son completamente conocidas, pero parece estar relacionado con factores genéticos, el uso de altas dosis de isotretinoína o niveles elevados de testosterona en el cuerpo, por ejemplo.

Qué hacer: es importante que la persona consulte a un médico general o dermatólogo para iniciar el tratamiento más adecuado, que puede variar según las características del acné y la gravedad de los síntomas presentados. Por lo tanto, el médico puede recomendar el uso de medicamentos tópicos, medicamentos orales o incluso la realización de una cirugía.

6. Acné neonatal

Imagem ilustrativa número 6
Acné neonatal

El acné neonatal corresponde a la aparición de espinillas y puntos negros en la cara del bebé, debido al intercambio de hormonas entre la madre y el feto durante el embarazo, que puede favorecer la aparición de pequeñas bolitas en la cara, frente o espalda.

Que hacer: el acné neonatal por lo general no necesita tratamiento, ya que desaparece espontáneamente alrededor de los 3 meses de edad. Sin embargo, es importante mantener la piel del bebé con agua y jabón de pH neutro. Vea qué hacer en caso de acné neonatal.

7. Acné vulgar

Imagem ilustrativa número 7
Acné vulgar

El acné vulgar es la forma común de acné, que engloba los tipos de acné inflamatorio y no inflamatorio, pudiendo haber formación de puntos negros (comedones), pápulas, nódulos o quistes en la piel, que suelen aparecer con mayor frecuencia en la cara, pero también pueden aparecer en el tronco, la espalda o la parte superior de los brazos.

Qué hacer: el tratamiento del acné vulgar debe ser realizado bajo la orientación de un dermatólogo, de acuerdo con las características de las lesiones del acné y su causa. Puede recomendarse el uso de medicamentos tópicos o comprimidos. Vea cuáles son los medicamentos usados para tratar el acné.

8. Acné causado por medicamentos

Imagem ilustrativa número 8
Acné causado por medicamentos

El acné causado por medicamentos es aquel que aparece como consecuencia del uso de algunos medicamentos, como anticonceptivos, suplementación prolongada o excesiva de vitamina B, tratamientos hormonales o cortisona.

Qué hacer: cuando el acné es causado por medicamentos, generalmente no hay orientación, sin embargo, en situaciones que cause incomodidad, es importante consultar al médico para saber si es posible cambiar el medicamento, suspender su uso o alterar la dosis.

¿Qué médico consultar?

Para evaluar el tipo de acné, sus características y determinar el mejor tratamiento, es necesario consultar a un dermatólogo, quien es el médico especializado en problemas de la piel.

Vea en siguiente video algunos consejos de alimentación para evitar la aparición de espinillas:

Vídeos relacionados