Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Pubertad: qué es y cuáles son los principales cambios físicos

La pubertad corresponde al período de modificaciones fisiológicas y biológicas del cuerpo que marca la transición de la niñez a la adolescencia. Las modificaciones comienzan a ser evidentes a partir de los 12 años, pero pueden variar según los antecedentes familiares y los hábitos alimentarios del niño, por ejemplo. 

Además de los cambios físicos evidentes en este período, la persona puede tener grandes variaciones de humor debido al aumento de la producción de hormonas, como la testosterona, en el caso de los niños, y de estrógeno, en el caso de las niñas. En caso de que los cambios no sean observados o no ocurran hasta los 13 años de edad, está indicado consultar un médico para que se pueda investigar la causa y el tratamiento sea iniciado, el cual normalmente es llevado a cabo mediante reposición hormonal. Conozca sobre la testosterona y sus valores normales.

Pubertad: qué es y cuáles son los principales cambios físicos

Principales cambios corporales

La edad en la que surgen los primeros signos del inicio de la pubertad puede variar entre niños y niñas, pudiendo ocurrir en niñas entre los 8 y 13 años, y en niños entre los 9 y 14 años. 

En las niñas, el signo más evidente del inicio de la pubertad es la menarca, que es la primera menstruación, la cual suele ocurrir entre los 12 y 13 años; no obstante, puede variar de acuerdo con el estilo de vida y los antecedentes de las mujeres de la familia. En el caso de los niños, el principal signo de que está entrando en la pubertad es la primera eyaculación, la cual suele ocurrir entre los 12 y los 13 años. Conozca más sobre la menarca y sus principales síntomas.

La siguiente tabla indica los principales cambios corporales que pueden ser observados en niñas y en niños en la pubertad:

NiñasNiños
Crecimiento de los senosSurgimiento de vello púbico
Surgimiento de vello púbico y en las axilasSurgimiento de vellos en las axilas, piernas y rostro
Cadera más anchaVoz más gruesa
Cintura más estrechaCrecimiento y aumento del diámetro del pene
Desarrollo de los órganos sexuales Aumento de tamaño de los testículos
Aumento de tamaño del úteroCrecimiento de la laringe, popularmente conocida como "manzana de Adán"

Asimismo, debido a las alteraciones hormonales que acompañan la pubertad, también es usual que tanto niños como niñas comiencen a tener la piel más grasosa, lo que favorece la aparición de acné. 

Qué puede acelerar la pubertad

Algunas niñas pueden presentar cambios corporales mucho antes de lo normal, es decir, entre los 7 y 9 años de edad, por ejemplo. Ciertos factores pueden favorecer el crecimiento de los senos y la maduración de los órganos sexuales femeninos, como el aumento del índice de masa corporal (IMC), pues mientras más grasa haya acumulada en el cuerpo, mayor es el estímulo para la producción de estrógeno, que es la hormona responsable por las características femeninas. Conozca más sobre el IMC y cómo calcularlo.

Además, la exposición frecuente a sustancias químicas presentes en esmaltes y perfumes, por ejemplo, también puede favorecer la pubertad, esto porque algunos de sus constituyentes pueden desregular el sistema endocrino y, por ende, la producción hormonal, dando como resultado la pubertad. 

A pesar de que muchas niñas piensen que es algo bueno que los senos crezcan temprano, la pubertad precoz puede poner en riesgo a las niñas, pues está asociada con mayores posibilidades de desarrollar cáncer de mama, obesidad y diabetes tipo 2, aparte de problemas relacionados con la salud mental, como ansiedad, por ejemplo. 

¿Qué puede retrasar la pubertad?

Las alteraciones comunes de la adolescencia pueden no ocurrir cuando el niño presente alguna condición que interfiera directa o indirectamente en el crecimiento de las gónadas o en la producción de las hormonas sexuales. Entre las condiciones que retrasan la pubertad están la subnutrición, el hipogonadismo, la diabetes mellitus, los trastornos genéticos, como el síndrome de Turner, por ejemplo, y las enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Addison. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje