Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Prueba de Coombs directo e indirecto: qué es y para qué sirve

La prueba de Coombs es un tipo de examen de sangre que evalúa la presencia de anticuerpos específicos que atacan a los glóbulos rojos, provocando su destrucción y pudiendo llevar al surgimiento de un tipo de anemia conocida como anemia hemolítica. 

Existen dos tipos principales de este examen, que incluyen:

  • Prueba de Coombs directo: evalúa directamente los glóbulos rojos de la sangre, verificando si hay anticuerpos ligados al eritrocito y si esos anticuerpos son derivados del propio sistema inmune de la persona o recibidos por transfusión. Este test normalmente se realiza para detectar anemias hemolíticas autoinmunes. 
  • Prueba de Coombs indirecto: evalúa el plasma de la sangre, identificando los anticuerpo presentes y, generalmente se solicita en situaciones de transfusión, para garantizar que la sangre que va a ser donada es compatible con la que se está recibiendo.

Además de la anemia, este test también puede ayudar a identificar otras enfermedades  que afectan a las células de la sangre como leucemia, lupus, mononucleosis y eritoblastosis fetal, también conocida como la enfermedad hemolítica del recién nacido, así como identificar el riesgo de reacciones transfusionales. 

Prueba de Coombs directo e indirecto: qué es y para qué sirve

Cómo se realiza la prueba

El test de coombs se realiza a partir de una muestra de sangre, que debe ser obtenida en el laboratorio de análisis clínicos. La sangre obtenida es llevada al laboratorio, donde serán realizados los test de Coombs directo e indirecto, dependiendo del objetivo. 

En el  test de Coombs directo, se agrega el reactivo de Coombs a la sangre del paciente, permitiendo la visualización de anticuerpo que puedan estar ligados al eritrocito. Mientras que en la prueba de Coombs indirecto, la sangre es obtenida y centrifugada, separando los eritrocitos del plasma, que contienen los anticuerpos. Al plasma se le añaden eritrocitos "pre marcados" con anticuerpos con el objetivo de verificar si existen autoanticuerpos presentes en el plasma y, por consecuencia, en la sangre del paciente. 

Para realizar la prueba de Coombs no es necesario ningún tipo de preparación, sin embargo algunos medicamentos pueden interferir en el resultado, por lo que es importante comunicar al médico de su uso para que pueda orientarse acerca de su suspensión. 

¿Qué significa el resultado?

El resultado del test de Coombs es negativo cuando no existe el anticuerpo que provoca la destrucción de los glóbulos rojos, por lo que este se considera un resultado normal.

Sin embargo, cuando el resultado es positivo, quiere decir que existe el anticuerpo en la sangre, por lo que si el resultado fuera positivo en la prueba de Coombs directo significa que la persona puede tener una enfermedad como:

  • Anemia hemolítica autoinmune;
  • Infección con micoplasma;
  • Sífilis;
  • Leucemia;
  • Lupus eritematoso;
  • Mononucleosis.

En el caso de la prueba de Coombs indirecto, el resultado positivo significa que la persona tiene un anticuerpo que puede causar coágulos cuando se recibe otro tipo de sangre y, de esa forma es necesario tener cuidado a la hora de hacer una transfusión sanguínea. 

En cualquier caso, siempre es importante que el resultado sea evaluado por el médico que lo solicitó, ya que algunos antecedentes de la persona pueden alterar el resultado. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje