Anticuerpos antinucleares (ANA): qué son, para qué sirven y resultados

Revisión clínica: Marcela Lemos
Biomédica
noviembre 2021

Los anticuerpos antinucleares (ANA) son proteínas producidas por el sistema inmunológico que atacan las propias células y tejidos del cuerpo por error, siendo normal que el organismo posea una pequeña cantidad de estos autoanticuerpos.

No obstante, cuando se encuentran en elevadas cantidades, pueden indicar la presencia de una enfermedad autoinmune, como el lupus eritematosos sistémico (LES), por ejemplo. 

Por este motivo, existe una prueba en la que se extrae una muestra de sangre, para identificar al microscopio la presencia de estos anticuerpos antinucleares, basándose en su patrón de fluorescencia. Lo normal es tener un resultado bajo en la prueba de ANA, pero cuando este número es muy elevado, puede significar que existe una enfermedad autoinmune que necesite ser diagnosticada y tratada lo antes posible. 

Para qué sirve

La prueba de anticuerpos antinucleares puede ayudar a diagnosticar enfermedades autoinmunes, tales como las siguientes:

  • Lupus, que es una enfermedad autoinmune caracterizada por la inflamación de las articulaciones, piel, ojos y riñones;
  • Artritis reumatoide, en la cual existe dolor, enrojecimiento e hinchazón de las articulaciones. Vea otros síntomas asociados;
  • Artritis idiopática juvenil, en la que hay inflamación de una o más articulaciones en niños;
  • Hepatitis autoinmune, en la cual la presencia de autoanticuerpos provoca inflamación del hígado. Vea de qué se trata esta enfermedad;
  • Esclerodermia, que es una enfermedad autoinmune caracterizada por el aumento de la producción de colágeno, causando el endurecimiento de la piel y de las articulaciones;
  • Dermatomiositis, que es una enfermedad inflamatoria caracterizada por debilidad muscular y lesiones dermatológicas;
  • Síndrome de Sjögren, que se caracteriza por la inflamación de varias glándulas del cuerpo, lo que genera resequedad de los ojos y la boca, por ejemplo. 

Por lo general, el médico puede sospechar de estas enfermedades si la persona posee síntomas que demoran mucho tiempo en desaparecer, como manchas rojas en el cuerpo, hinchazón, dolor articular constante, cansancio excesivo o fiebre leve, por ejemplo. 

Cómo se realiza la prueba

Esta prueba es muy sencilla, pues solo es necesario que un profesional capacitado obtenga una pequeña cantidad de sangre, la cual es enviada al laboratorio para que sea realizado el análisis. 

La extracción de sangre normalmente es llevada a cabo en el hospital, no obstante, también puede ser realizada en clínicas especializadas, tanto en niños como en adultos. En el caso de los bebés, la extracción suele hacerse mediante un pequeño pinchazo en el pie, sin necesidad de utilizar aguja. 

En el laboratorio, la prueba es realizada añadiendo un colorante fluorescente marcado con los anticuerpos que se pretende identificar en la muestra. Luego, la sangre con el colorante marcado es colocada en un recipiente que contiene un cultivo de células humanas conocido como células Hep-2, el cual permite la visualización clara de varias estructuras celulares y fases del ciclo celular. De esta forma, es posible realizar el diagnóstico, pues este es determinado a partir del patrón de fluorescencia observado por medio del microscopio. 

Cuál es la preparación previa necesaria

No existe ningún tipo de preparación previa especial para la prueba de anticuerpos antinucleares, y tan solo se recomienda informar al médico sobre la medicación que se está utilizando y los posibles problemas de salud. 

Valores normales y qué significa su resultado

En personas saludables, la prueba de anticuerpos antinucleares normalmente es negativa o no reactiva, presentando valores como 1/40, 1/80 o 1/160.

Sin embargo, a pesar de que el resultado puede ser negativo, si la persona presenta algunos signos y síntomas que hagan sospechar la presencia de alguna enfermedad asociada, el médico podrá solicitar otras pruebas para confirmar de qué se trata.

Por otra parte, cuando el resultado es positivo o reactivo, generalmente se presentan valores de 1/320, 1/640 o 1/1280.

Asimismo, también existe el patrón de positividad que se basa en la fluorescencia vista al microscopio, el cual ayuda a distinguir mejor el tipo de enfermedad, pudiendo incluir los siguientes:

  • Nuclear homogéneo: puede indicar la presencia de lupus, artritis reumatoide o artritis idiopática juvenil, dependiendo del anticuerpo identificado. En caso de que sea determinada la presencia del anticuerpo antiDNA, anticromatina y antihistona, es indicativo de lupus;
  • Nuclear punteado centromérico: normalmente es indicador de esclerodermia;
  • Nuclear punteado fino: generalmente indica síndrome de Sjögren o lupus, dependiendo del anticuerpo identificado;
  • Nuclear punteado grueso: lupus, artritis reumatoide o esclerosis sistémica, de acuerdo con los anticuerpos identificados;
  • Citoplasmático punteado fino: puede ser polimiositis o dermatomiositis;
  • Membrana nuclear continua: puede indicar hepatitis autoinmune o lupus;
  • Nucleolar punteado: normalmente es signo de esclerosis sistémica.

Estos resultados siempre deben ser interpretados y evaluados por un médico, y en casi todos los casos suele ser necesario realizar más pruebas antes de confirmar el diagnóstico. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em noviembre de 2021. Revisión clínica por Marcela Lemos - Biomédica, em noviembre de 2021.

Bibliografía

  • LABORATÓRIO HERMES PARDINI. Importância do título na interpretação dos resultados do FAN HEp-2. 2012. Disponível em: <https://www3.hermespardini.com.br/repositorio/media/site/profissionais_da_saude/boletins_tecnicos/boletim_tecnico_fan_hepp2.pdf>. Acceso en 25 oct 2019
  • GRUPO FLEURY. Para evitar as armadilhas da síndrome do FAN positivo idiopático. 2011. Disponível em: <http://www.amaissaude.com.br/medicos/boletim-medico/Documents/boletim_saibamais_junho2011.pdf>. Acceso en 25 oct 2019
Revisión clínica:
Marcela Lemos
Biomédica
Magister en Microbiología Aplicada, con habilitaciones en Análisis Clínicas y formada por la UFPE en 2017. Registro profesional en el CRBM/ PE 08598.