Por qué huele feo el ombligo: 6 principales causas y qué hacer

El ombligo puede oler feo por situaciones simples, como mala higiene, o puede ser causado por condiciones más serias como cirugía de hernia umbilical, onfalitis y piercings inflamados.

El ombligo maloliente surge principalmente cuando el ombligo está inflamado y también puede estar acompañado de otros síntomas, como secreción, fiebre, dolor y enrojecimiento en la región.

Por lo tanto, cuando el ombligo huele feo y está acompañado de otros síntomas, como hinchazón, enrojecimiento o fiebre, es importante consultar a un clínico general para que se realice una evaluación completa y se indique el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Por qué huele feo el ombligo

Las principales causas del ombligo maloliente son:

1. Cirugía de hernia umbilical

Después de la cirugía de hernia umbilical, conocida como herniorrafia, puede surgir una infección, dejando el ombligo con mal olor, además de causar dolor y la eliminación de secreción en la región.

Lea también: Dolor en el ombligo (o a su alrededor): 10 causas y qué hacer tuasaude.com/es/causas-de-dolor-en-el-ombligo

Qué hacer: es importante consultar al médico responsable de la cirugía para que se indique el tratamiento más adecuado, que puede incluir el uso de antibióticos y antiinflamatorios, y el drenaje de la región.

2. Onfalitis neonatal

La onfalitis es la infección e inflamación del ombligo de recién nacidos y del área circundante, provocando síntomas como enrojecimiento, hinchazón, mayor sensibilidad en la región y salida de secreción con mal olor, dejando el ombligo maloliente.

Qué hacer: el tratamiento de la onfalitis debe realizarse con la orientación del pediatra, siendo generalmente recomendado el uso de antibióticos y, en caso de complicaciones como peritonitis, abscesos, trombosis y fascitis necrosante, el médico puede recomendar la realización de una cirugía.

3. Piercing inflamado

El ombligo puede oler mal cuando el piercing en esa región está inflamado, pudiendo causar también enrojecimiento, hinchazón, dolor intenso, presencia de pus o sangre en el ombligo, fiebre y malestar.

Qué hacer: es importante lavar bien la región con agua y jabón, mantenerla siempre seca y evitar el consumo de alimentos inflamatorios y que puedan dificultar la cicatrización, como dulces, frituras y embutidos, por ejemplo.

Lea también: 11 Alimentos inflamatorios para el cuerpo tuasaude.com/es/que-son-alimentos-inflamatorios

4. Quiste

El quiste es un bulto que se forma bajo la piel, causado por la obstrucción de la glándula sebácea o del folículo piloso y puede afectar cualquier región del cuerpo, como el cuero cabelludo, las orejas, el cuello, la espalda, la cara y el ombligo.

El quiste puede provocar síntomas como bulto doloroso en la piel, enrojecimiento y secreción blanco-grisácea con mal olor, dejando el ombligo maloliente.

Qué hacer: el quiste generalmente no necesita tratamiento, especialmente cuando es pequeño, y el médico puede recomendar solo la aplicación de compresas tibias durante 15 minutos en el lugar, para ayudar a la salida del contenido del quiste. En casos de inflamación o infección, el médico puede hacer un drenaje y prescribir el uso de antibióticos. En casos de quistes grandes o que causen malestar, el médico puede recomendar una cirugía para eliminar el quiste.

5. Mala higiene

 La mala higiene es una de las principales causas de que el ombligo huela feo, ya que la acumulación de células muertas, sudor y grasa en esa región puede provocar la multiplicación de bacterias y hongos que causan el mal olor.

Qué hacer: se recomienda lavar siempre el ombligo con agua corriente y jabón neutro durante el baño, al menos una vez por semana, y secar bien la región. Además, también se recomienda usar un hisopo humedecido en agua y frotar suavemente las partes internas del ombligo. Si el hisopo queda sucio, debe desecharse y usar otro nuevo.

6. Uraco persistente

El uraco es una estructura que conecta la vejiga al ombligo y puede permanecer después del nacimiento, una condición conocida como persistencia del uraco, que puede causar inflamación y dejar el ombligo con mal olor debido a la secreción que sale de esa región.

Qué hacer: el tratamiento debe realizarse mediante una cirugía para eliminar el uraco, evitando infecciones recurrentes del tracto urinario y lesiones en la piel umbilical. En casos de infecciones, el médico también puede hacer un drenaje y prescribir el uso de antibióticos durante 4 a 6 semanas.