Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Pólipos endometriales: qué son, causas, síntomas y tratamientos

Los pólipos uterinos son un crecimiento excesivo de las células en la pared interna del útero, llamada endometrio, formando bolitas semejantes a quistes que se desarrollan en el interior del útero, siendo también conocidos como pólipos endometriales y, en caso de que los pólipos se desarrollen en el cuello uterino, se llaman pólipos endocervicales.

Generalmente los pólipos endometriales son más frecuentes en mujeres que se encuentran en la menopausia, sin embargo, también pueden surgir en mujeres más jóvenes, pudiendo causar dificultad para quedar embarazada, lo que dependerá del tamaño y de la localización del pólipo.

Los pólipos uterinos no son cáncer, pero en algunos casos pueden transformarse en una lesión maligna, por lo que es importante realizar una evaluación con el ginecólogo cada 6 meses para confirmar si los pólipos aumentaron o disminuyeron de tamaño, si surgieron nuevos o desaparecieron.

Pólipos endometriales: qué son, causas, síntomas y tratamientos

Principales causas

La principal causa de desarrollo de pólipos uterinos son alteraciones hormonales, principalmente de estrógeno, por lo que las mujeres con estas alteraciones como las que presentan menstruación irregular, sangrado fuera del período menstrual o menstruación prolongada tienen mayor riesgo de desarrollar estos pólipos.

Otros factores que pueden contribuir al desarrollo de pólipos uterinos como perimenopausia o posmenopausia, obesidad o sobrepeso, hipertensión o utilizar tamoxifeno para el tratamiento de cáncer de mama.

Además, también existe un mayor riesgo de desarrollar pólipos uterinos en mujeres con síndrome de ovarios poliquísticos que toman estrógenos por un período prolongado.

Cuáles son los síntomas

El principal síntoma de los pólipos endometriales es el sangrado anormal durante la menstruación, que generalmente es abundante. Sin embargo, pueden surgir otros síntomas como:

  • Período menstrual irregular;
  • Sangrado vaginal entre cada menstruación;
  • Sangrado vaginal después del contacto íntimo;
  • Sangrado vaginal después de la menopausia;
  • Dolor de vientre durante la menstruación;
  • Dificultad para quedar embarazada.

Generalmente, los pólipos endocervicales no producen síntomas, pero puede haber sangrado entre las menstruaciones o después de las relaciones sexuales. En casos raros, estos pólipos pueden infectarse, causando flujo vaginal amarillento debido a la presencia de pus. Conozca otros síntomas de pólipos uterinos.

Las mujeres con síntomas de pólipos uterinos deben consultar al ginecólogo para realizarse exámenes, como ultrasonido pélvico o histeroscopia, por ejemplo, para diagnosticar el problema e iniciar el tratamiento más adecuado.

Cómo se realiza el tratamiento

En la mayoría de los casos, los pólipos uterinos no necesitan tratamiento y el ginecólogo puede recomendar observación y acompañamiento cada 6 meses para evaluar si aumentó o disminuyó, principalmente cuando los pólipos son pequeños y la mujer no presenta síntomas. Sin embargo, el médico puede recomendar tratamiento si la mujer tiene riesgo de desarrollar cáncer de útero.

Algunos medicamentos hormonales, como anticonceptivos con progesterona o medicamentos que interrumpen la señal que el cerebro transmite a los ovarios para que produzcan estrógeno y progesterona, pueden ser indicados por el ginecólogo para reducir el tamaño de los pólipos, en caso de que la mujer presente síntomas. Sin embargo, estos medicamentos son una solución a corto plazo y generalmente los síntomas reaparecen cuando se interrumpe el tratamiento.

En caso de que la mujer deseé embarazarse y el pólipo esté dificultando el proceso, el médico puede realizar una histeroscopia quirúrgica que consiste en insertar un instrumento por la vagina hasta el útero para retirar el pólipo endometrial.

En los casos más graves en que el pólipo no desaparece con el tratamiento farmacológico, no puede removerse con histeroscopia o si se volvió maligno, el ginecólogo puede aconsejar la realización de una cirugía para remover el útero.

Para los pólipos en el cuello uterino, la cirugía, llamada polipectomía, es el tratamiento más adecuado, pudiendo realizarse en el consultorio médico durante el examen ginecológico, enviando la muestra para su análisis en el laboratorio.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • CLARK, T. Justin; et al. Endometrial Polyps and Abnormal Uterine Bleeding (AUB-P): What is the relationship, how are they diagnosed and how are they treated?. Best Practice & Research Clinical Obstetrics & Gynaecology. 40. 89-104, 2017
  • NIJKANG, Njume Peter; et al. Endometrial polyps: Pathogenesis, sequelae and treatment. SAGE Open Medicine. 7. 1-12, 2019
  • MAYO CLINIC. Uterine Polyps. Disponible en: <https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/uterine-polyps/symptoms-causes/syc-20378709>. Acceso en 29 Dic 2020
  • MUNRO, Malcolm G. Uterine polyps, adenomyosis, leiomyomas, and endometrial receptivity. Fertility and Sterility. 111. 4; 629-640, 2019
Más sobre este tema:

Ajuda
Carregando
...