Piroxicam: para qué sirve y dosis

El piroxicam es un medicamento que pertenece a los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), por lo cual posee acción analgésica, antiinflamatoria y antipirética, y es indicado en el tratamiento de enfermedades como artritis reumatoide, artrosis, cólicos menstruales y gota, por ejemplo.

Este fármaco puede ser empleado por adultos y niños mayores de 12 años de edad, y se comercializa bajo el nombre comercial Facicam, Feldene, Salvacam, entre otros, o en su forma genérica bajo el nombre de piroxicam.

Este medicamento se puede encontrar en forma de cápsulas, tabletas, supositorios, tabletas solubles, solución para administración intramuscular o gel para uso tópico, y debe ser empleado bajo indicación médica.

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirve

El piroxicam está indicado para el tratamiento de situaciones inflamatorias como gota aguda, dolor posoperatorio, lesión postraumática, artritis reumatoide, cólico menstrual, artrosis, artritis y espondilitis anquilosante. Pudiendo ser utilizado por adultos y niños mayores de 12 años de edad.

Después de su uso, el dolor y la fiebre deben disminuir aproximadamente en 1 hora, con una duración de 2 a 3 horas.

En qué dosis tomar

El piroxicam solo debe usarse bajo indicación médica y la dosis depende de la presentación, pudiendo ser:

  • Uso oral: la dosis normalmente recomendada de piroxicam es de 1 tableta de 20 a 40 mg, en dosis única diaria, o 1 tableta de 10 mg, 2 veces al día;
  • Uso rectal: la dosis normalmente recomendada es de 20 mg de piroxicam al día antes de acostarse;
  • Uso tópico en gel: aplicar 1 g de gel sobre el área afectada, de 3 a 4 veces al día. Extender bien hasta que desaparezcan los residuos del producto sobre la piel. 

El piroxicam también se puede utilizar como inyectable, el cual debe ser administrado por un enfermero, y, por lo general, se utilizan de 20 a 40 mg/ml al día, por vía intramuscular, en el cuadrante superior externo del glúteo. 

Posibles efectos secundarios 

Entre los efectos secundarios del piroxicam son más frecuentes los síntomas gastrointestinales como estomatitis, anorexia, náuseas, estreñimiento, molestia abdominal, flatulencia, diarrea, dolor abdominal, indigestión, sangrado gastrointestinal, perforación y úlcera.

Otros síntomas relatados con menor frecuencia pueden ser edema, dolores de cabeza, mareos, somnolencia, insomnio, depresión, nerviosismo, alucinaciones, alteraciones del humor, pesadillas, confusión mental, parestesia y vértigo, anafilaxia, broncoespasmo, urticaria, angioedema, vasculitis y "enfermedad del suero", onicólisis y alopecia.

Contraindicaciones 

El piroxicam está contraindicado en personas que presenten úlcera péptica activa o que han demostrado hipersensibilidad al medicamento. El piroxicam no debe usarse en caso del dolor debido a cirugía para revascularización del miocardio.

Asimismo, no se debe usar con ácido acetilsalicílico ni otros antiinflamatorios no esteroideos, ni en pacientes que hayan desarrollado asma, pólipo nasal, angioedema o urticaria después del uso de ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos, insuficiencia renal o hepática.

Este medicamento no se debe emplear en niños menores de 12 años de edad ni en mujeres embarazadas o en período de lactancia. Además, el piroxicam, así como otros antiinflamatorios no esteroideos, puede provocar infertilidad temporal en algunas mujeres.