Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Nervio vago: qué es, anatomía, principales funciones y alteraciones

El nervio vago, también conocido como nervio neumogástrico es un nervio que recorre desde el cerebro hasta el abdomen, y a lo largo de su trayecto da origen a varias ramas que inervan diversos órganos cervicales, torácicos y abdominales, con funciones sensitivas y motoras, siendo importante para el mantenimiento de las funciones vitales como la regulación de la frecuencia cardíaca y presión arterial, por ejemplo.

El par de nervios vagos, se localizan en cada lado del cuerpo, son el 10º par de un total de 12 pares craneales que conectan el cerebro con el cuerpo. Como los pares craneales se designan con números romanos, el nervio vago corresponde al X par, y es considerado el más largo de los pares craneales.

Ciertos estímulos al nervio vago, provocados por ansiedad, miedo, dolor, cambios de la temperatura o simplemente por permanecer de pie por mucho tiempo, pueden provocar el llamado síndrome vasovagal, en que la persona pueden tener un mareo intenso o desmayo, ya que este nervio puede provocar un descenso de los latidos cardíacos y de la presión arterial. 

Anatomía del nervio vago

Pares craneales
Pares craneales
Nervio vago: qué es, anatomía, principales funciones y alteraciones

El nervio vago es el par craneal más grande y tiene origen en la parte de atrás del bulbo raquídeo, una estructura cerebral que conecta al cerebro con la médula espinal y sale del cerebro por una abertura llamada foramen yugular, descendiendo por el cuello y el tórax hasta terminar en el estómago.

Durante el trayecto del nervio vago, este inerva la faringe, laringe, corazón y otros órganos, y es a través de él que el cerebro detecta cómo se encuentran estos órganos y regula sus funciones. 

Principales funciones

Algunas de las funciones principales del nervio vago incluyen:

  • Reflejo de tos, deglución y vómito;
  • Contracción de las cuerdas vocales para la producción de la voz;
  • Control de la contracción del corazón;
  • Disminución de la frecuencia de los latidos cardíacos;
  • Movimientos respiratorios y constricción de los bronquios;
  • Coordinación de los movimientos del esófago e intestino, y aumento de la secreción gástrica;
  • Producción de sudor.

Además, el nervio vago comparte algunas de sus funciones con el nervio glosofaríngeo (IX par), especialmente en la zona del cuello, siendo responsables de la sensación gustativa, donde el nervio vago está más relacionado con el sabor agrio y el glosofaríngeo con el amargo.

Alteraciones del nervio vago

Una parálisis del nervio vago puede producir dificultades para deglutir y hablar, ronquidos, contracciones en los músculos de la faringe y laringe, y alteraciones en la presión arterial y latidos cardíacos. Esta parálisis puede ser producida por traumatismos, lesiones en cirugías, compresiones por tumores o por ciertos síndromes neurológicos. 

Además, existen situaciones que provocan la estimulación excesiva del nervio vago, generando una situación llamada síndrome vasovagal o desmayo. Esta se presenta en personas jóvenes y se debe al descenso de la frecuencia cardíaca y de la presión sanguínea, debido a la falta de oxígeno en el cerebro, provocando un desmayo. 

El síncope vagal puede ser causado por:

  • Exposición al calor;
  • Emociones fuertes, como ira;
  • Permanecer mucho tiempo de pie;
  • Alteraciones de la temperatura;
  • Deglutir alimentos muy grandes;
  • Estar en una altitud muy elevada;
  • Sentir hambre, dolor u otras experiencias desagradables.

La estimulación del nervio vago también puede producirse a través de un masaje en la región lateral del cuello. A veces, la maniobra vagal es realizada por los médico en caso de emergencia para normalizar una arritmia cardíaca. Conozca más sobre qué hacer en caso de desmayo.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema:

Ajuda
Carregando
...