Mioclonias: qué son, por qué surgen estos espasmos y cómo se tratan

Revisión médica: Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
febrero 2020

Las mioclonias son movimientos breves, rápidos, involuntarios y repentinos, parecidos a un shock, que consiste en descargas musculares simples o repetitivas. En general, el mioclono es fisiológico y no es motivo de preocupación. Sin embargo, algunas situaciones que causan trastornos a nivel del sistema nervioso central, como la epilepsia, la presencia de problemas metabólicos o una reacción a la ingesta de algunos medicamentos puede causar mioclonía. Conozca más sobre los síntomas de la epilepsia.

Los hipos son una forma de mioclono, al igual que los movimientos repentinos que ocurren cuando la persona se está quedando dormida. Estas formas de mioclono ocurren en personas saludables y pocas veces constituyen un problema. El tratamiento generalmente consiste en tratar la causa o la enfermedad que la origina, sin embargo, en algunos casos no es posible resolver la causa y el tratamiento consiste en el alivio de los síntomas.

Cuáles son los síntomas

En general, las personas con mioclonos describen un tipo de espasmo muscular repentino, breve e involuntario, parecido a un shock y que puede variar tanto en intensidad como en frecuencia, pudiendo ocurrir  en una o varias partes del cuerpo. En casos muy graves las mioclonias podrían interferir al comer, hablar o caminar.

Posibles Causas

Las mioclonias pueden ser causadas por diferentes problemas y se clasifica en varios tipos según la causa:

1. Mioclonía fisiológica

Este tipo de mioclono ocurre en personas normales y saludables y pocas veces necesita tratamiento, como es el caso de:

  • Hipo;
  • Espasmos durante el inicio del sueño, también llamado mioclono nocturno;
  • Temblores o espasmos debido ansiedad o actividad física;
  • Espasmos infantiles durante el sueño o después de la alimentación.

2. Mioclonía idiopática

En la mioclonía idiopática el movimiento mioclónico surge espontáneamente, sin estar asociado a otros síntomas o enfermedades, pudiendo interferir en las actividades diarias de las personas. Su causa es desconocida, sin embargo, se ha asociado a factores hereditarios.

3. Mioclonía epiléptica

Este tipo de mioclonía surge debido a un trastorno epiléptico, donde se producen convulsiones que causan movimientos rápidos tanto en los brazos como en las piernas. Conozca más sobre los síntomas de la epilepsia.

4. Mioclonía secundaria

Conocida también por mioclonía sintomática, generalmente ocurre como resultado de otra enfermedad o condición médica, como lesión en la cabeza o en la médula espinal, infección, insuficiencia renal o hepática, enfermedad de Gaucher, envenenamiento, privación de oxígeno prolongada, reacción a medicamentos, enfermedades autoinmunes y metabólicas.

Además, existen otras condiciones relacionadas con el sistema nervioso central que también puede provocar mioclonía secundaria, como es el caso del ACV, tumor cerebral, enfermedad de Huntington, enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, enfermedad de Alzheimer y Parkinson, degeneración corticobasal y demencia frontotemporal.

Qué son las mioclonías del sueño

La mioclonía del sueño, también llamada mioclonía nocturna o espasmos musculares, es un trastorno que ocurre durante el sueño cuando la persona tiene la sensación que se está cayendo o sin equilibrio, que sucede normalmente cuando se está quedando dormido y los brazos y piernas se mueven involuntariamente, como si fueran espasmos musculares.

Todavía no se sabe cuál es la causa que da origen a estos movimientos, sin embargo, se cree que consiste en una especie de conflicto cerebral, en que el sistema que mantiene a la persona despierta interfiere con el sistema que induce al sueño, esto puede ocurrir porque durante el sueño cuando se comienza a soñar, el sistema motor exterioriza algún control sobre el cuerpo, incluso cuando los músculos comienzan a relajarse.

Cómo se realiza el tratamiento

Existen muchos casos en que no es necesario tratamiento, sin embargo, cuando este se justifica generalmente consiste en tratar la causa o la enfermedad que la origina, no obstante, en algunos casos no es posible resolver la causa y sólo se alivian los síntomas. Los medicamentos y técnicas utilizados son los siguientes:

1. Medicamentos

En caso de ser necesario el medicamento que suele ser indicado por el médico es el clonazepam, el cual ayuda a combatir los síntomas de la mioclonía, no obstante, puede causar efectos secundarios como pérdida de coordinación y somnolencia.

Además de esto, en caso de mioclonía epiléptica, el neurólogo prescribe el uso de anticonvulsivos para reducir los síntomas de la mioclonía. Los anticonvulsivos más utilizados en estos casos son el levetiracetam, ácido valproico y primidona. Los efectos secundarios más comunes del levetiracetam son cansancio y mareos; del ácido valproico son las náuseas y; en el caso de la primidona, puede ocasionar sedación y náuseas.

2. Terapias

Las inyecciones de bótox pueden ayudar a tratar diversas formas de mioclono, especialmente cuando sólo se ve afectada una parte del cuerpo. La toxina botulínica bloquea la liberación de un mensajero químico que causa la contracción muscular.

3. Cirugía

Si los síntomas mioclónicos son causados ​​por un tumor, una lesión cerebral o de la médula espinal, el médico podría sugerir la realización de una cirugía. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em febrero de 2020. Revisión médica por Dr.ª Clarisse Bezerra - Medicina Familiar, em noviembre de 2019.
Revisión médica:
Dr.ª Clarisse Bezerra
Medicina Familiar
Médica formada por el Centro Universitario Christus y especialista en Salud Familiar por la Universidad Estácio de Sá. Registro CRM-CE nº 16976.