Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob: síntomas y tratamiento

Actualizado en octubre 2022

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es una enfermedad grave y progresiva, causada por una proteína defectuosa, conocida como príon, que afecta el sistema nervioso, llevando al surgimiento de los síntomas como problemas de memoria y dificultad para moverse y comunicarse.

Generalmente, esta proteína es producida por el propio cuerpo debido a alteraciones genéticas que pueden ocurrir naturalmente, y tiende a acumularse en el cerebro, retina y nervio óptico, afectando el funcionamiento. Sin embargo, la transmisión de la enfermedad también es posible, por medio de la ingesta de carne contaminada. 

Ante la sospecha de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es importante consultar al neurólogo para una evaluación más detallada. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob normalmente incluyen:

  • Problemas de memoria;

  • Alteración del comportamiento, como agitación, irritabilidad, cambios de humor;

  • Dificultad para ver;

  • Pérdida de la coordinación y equilibrio;

  • Confusión, desorientación y dificultad de racionar;

  • Rigidez muscular;

  • Contracciones musculares súbitas.

Aunque el inicio de la enfermedad ocurran síntomas más leves, como dificultad para dormir, fatiga, dolor de cabeza y vértigo, los síntomas generalmente empeoran de forma rápida, en una media de 4 a 5 meses, y en los casos más avanzados, las personas afectadas pueden dejar de caminar o inclusive comunicarse.

Ante la sospecha de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es importante consultar al neurólogo para que realice una evaluación más detallada. 

Causas de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob es causada por una proteína defectuosa llamada prion, que puede ser producida por el propio cuerpo debido a la existencia de las alteraciones genéticas, pudiendo suceder naturalmente o ser transmitidas por los propios padres, inclusive entrar en el organismo por medio de la ingesta de alimentos, por ejemplo.

Esta proteína defectuosa se puede extender por el cuerpo y acumularse principalmente en el cerebro o retina del nervio óptico, perjudicando el funcionamiento normal de estos órganos y causando su degeneración, lo que lleva a los síntomas de la enfermedad. 

Cómo se transmite

Aunque la mayoría de los casos ocurran debido a alteraciones genéticas, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob puede ser transmitida por el contacto con una proteína defectuosa, que puede ocurrir por medio a instrumentos quirúrgicos, trasplante de órganos o la ingesta de alimentos contaminados. 

Otra forma de transmitirse la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es por medio de la carne contaminada. En estos casos, la condición es conocida como ¨ la enfermedad de la vaca loca¨.

Cómo prevenir

En las regiones más propensas a sufrir la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es recomendado evitar el consumo de la carne de vaca, o en el caso de que sean consumidas, evitar consumir la carne picada o las partes de las vísceras. Sin embargo, el riesgo de transmisión es muy bajo cuando las medidas sanitarias, como eliminación de los animales contaminados y cambio de la alimentación, son implementadas para evitar la enfermedad.

Cómo confirmar el diagnóstico

En caso de sospecha de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, es importante consultar al neurólogo para que pueda confirmar el diagnóstico a través de una evaluación completa, considerando los síntomas que la persona presenta.

Los exámenes generales de sangre, como hemograma, dosaje de electrólitos, vitamina B12, evaluación de la función hepática y serología para el HIV, generalmente son útiles para descartar otras enfermedades que también pueden causar síntomas cognitivos, como dificultad de memoria, raciocinio y desorientación.

Sin embargo, otros exámenes, como punción lumbar, electroencefalograma y resonancia magnética, también pueden llegar a ser indicados.

Tratamiento de enfermedad de Creutzfeldt-Jakob

Actualmente, no hay un tratamiento comprobado para la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Sin embargo, esta enfermedad es tratada por un equipo de profesionales de salud y con alternativas para aliviar los síntomas de depresión y ansiedad, con medicamentos ansiolíticos o antidepresivos, por ejemplo.

A pesar de estas medidas, esta enfermedad evoluciona muy rápido, colocando en riesgo la vida de la persona en menos de 1 año.