Sudamina (Miliaria): síntomas, causas y tratamiento

La sudamina, también llamada miliaria o sarpullido por calor, es una respuesta del organismo al exceso de calor y sudor, lo que ocasiona el surgimiento de pequeñas ampollas rojas en la piel que causan comezón y ardor, y son más frecuentes en el rostro, cuello, espalda, pecho y muslos. 

Las pequeñas ampollas de la sudamina no son graves y tienden a desaparecer de forma natural, por lo que únicamente se recomienda mantener la piel limpia y seca para evitar que empeore la irritación. 

La miliaria ocurre cuando las glándulas sudoríparas se obstruyen y el cuerpo transpira más de lo normal. Por esta razón, esta condición es muy común en bebés, principalmente en recién nacidos, pues aún tienen las glándulas sudoríparas poco desarrolladas; no obstante, también puede surgir en adultos, en especial cuando el clima es muy caliente o cuando se tiene fiebre alta. 

Vea otras causas de manchas rojas en la piel.

Sudamina (Miliaria): síntomas, causas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas más comunes de la sudamina incluyen:

  • Pequeñas ampollas o protuberancias en la piel, semejantes a espinillas;
  • Manchas rojas en la piel;
  • Comezón y sensación de ardor;
  • Ligera hinchazón de la piel. 

Las ampollas de la sudamina pueden surgir en cualquier parte del cuerpo y, en ciertas ocasiones, pueden diseminarse por varias regiones del mismo. Sin embargo, esta condición no es contagiosa y no se transmite de una persona a otra. 

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico de la sudamina suele ser confirmado de forma fácil por un dermatólogo mediante la observación de los síntomas y la evaluación de los antecedentes médicos de la persona. 

Cuando la miliaria aparece frecuentemente, el dermatólogo puede indicar la realización de una biopsia de la piel para evaluar si existe algún problema cutáneo más específico que requiera de tratamiento. 

Qué causa la sudamina

La sudamina es causada por una inflamación de las glándulas sudoríparas, lo que puede ocurrir debido a las siguientes situaciones:

  • Inmadurez de las glándulas, en recién nacidos;
  • Ambiente muy caliente y húmedo;
  • Actividad física muy intensa;
  • Fiebre alta. 

Asimismo, las personas que usan apósitos oclusivos en la piel también pueden desarrollar sudamina en la región donde se encuentra adherido dicho apósito, pues este dificulta el proceso de respiración de la piel. 

Cómo se realiza el tratamiento

No existe un tratamiento específico para la miliaria, puesto que tiende a desaparecer de forma natural. No obstante, para aliviar los síntomas como comezón e irritación, es importante adoptar los siguientes cuidados:

  • Evitar la exposición solar;
  • Usar ventilador en casa;
  • Usar ropa fresca, holgada y de algodón, 
  • Bañarse con agua tibia/fría y usar jabón neutro, sin fragancias ni colorantes;
  • Dejar que la piel se seque de forma natural, sin usar toalla;
  • Aplicar compresas frías en las zonas afectadas;
  • Evitar el uso de cremas o perfumes. 

Asimismo, el médico también puede recetar el uso de cremas calmantes, como es el caso de las lociones con calamina, o pomadas antihistamínicas, como Polaramine, por ejemplo. 

Vea cómo tratar la sudamina con remedios caseros

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • NHS. Heat rash (prickly heat). Disponible en: <https://www.nhs.uk/conditions/heat-rash-prickly-heat/>. Acceso en 23 Jun 2021
  • DERMANET NZ. Miliaria. Disponible en: <https://dermnetnz.org/topics/miliaria/>. Acceso en 23 Jun 2021
Más sobre este tema: