Macrocitosis: qué es, principales causas y qué hacer

marzo 2021

La macrocitosis es un término que puede aparecer en el informe del hemograma, el cual indica que los glóbulos rojos poseen un tamaño mayor de lo normal, pudiendo también ser indicada la visualización de los glóbulos rojos macrocíticos en el examen. La macrocitosis es evaluada por medio del volumen corpuscular medio (VCM), que determina el tamaño promedio de los eritrocitos, siendo el valor de referencia entre 80,0 y 100,0 fL, no obstante, este valor puede variar de acuerdo con el laboratorio. 

Por lo tanto, se considera macrocitosis cuando el VCM se encuentra por encima de 100,0 fL. Para que la macrocitosis tenga relevancia clínica, es importante que el VCM sea evaluado junto con otros índices presentes en el hemograma, como la cantidad de glóbulos rojos; la hemoglobina; la RDW, que evalúa la variación del tamaño de los eritrocitos; la hemoglobina corpuscular media (HCM) y la concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM).

Principales causas

El aumento del tamaño de los glóbulos rojos es más común que ocurra en personas mayores, esto porque es usual que exista una disminución de la cantidad de oxígeno disponible, habiendo la necesidad de aumentar la captación de este gas para transportarlo hacia el organismo, dando como resultado el aumento de tamaño de los eritrocitos. 

No obstante, la macrocitosis puede ocurrir a cualquier edad y está principalmente relacionada con alteraciones nutricionales, sin embargo, es posible que también sea consecuencia de otras situaciones de salud, como alcoholismo o alteraciones de la médula ósea. 

De esta forma, las causas principales de macrocitosis son:

1. Deficiencia de vitamina B12

La disminución de la cantidad de vitamina B12 en el organismo es una de las principales causas de la macrocitosis, pudiendo ocurrir debido a la alteración en el proceso de absorción de esta vitamina en el intestino o gracias a la disminución de la cantidad de vitamina B12 consumida a lo largo del día.

Aparte de la macrocitosis, es común que la persona con deficiencia de esta vitamina tenga un tipo de anemia, llamada anemia perniciosa; por esta razón, es usual el desarrollo de algunos síntomas como debilidad, cansancio y falta de aire. Conozca cómo identificar los síntomas de la deficiencia de vitamina B12

Qué hacer: es importante que, además del hemograma, sean determinados los valores de vitamina B12, pues de esta forma es posible confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado, el cual puede incluir alteraciones en la alimentación o el uso de suplementos, de acuerdo con las indicaciones médicas o del nutricionista. 

2. Deficiencia de ácido fólico

La deficiencia de ácido fólico, también conocido como vitamina B9, es otra de las principales causas de macrocitosis y puede ocurrir debido a ciertas causas, como la disminución del consumo de esta vitamina, enfermedades inflamatorias intestinales o aumento de la demanda de esta vitamina, como ocurre en el embarazo, por ejemplo. 

Además de la macrocitosis, en este caso, en el hemograma también es posible observar la presencia de alteraciones dentro de los glóbulos rojos, de neutrófilos hipersegmentados y de variaciones en la forma de los eritrocitos, conocidas como poiquilocitosis. Conozca qué es la poiquilocitosis

Qué hacer: después de identificar la causa de la deficiencia de ácido fólico es indicado el tratamiento más adecuado, pudiendo recomendarse el aumento del consumo de esta vitamina o el uso de suplementos. En caso de que la deficiencia de ácido fólico esté relacionada con alteraciones intestinales, el médico puede recomendar el tratamiento de la enfermedad, pues de esta forma también es posible regular los niveles de ácido fólico en el organismo. 

3. Alcoholismo

El consumo frecuente de bebidas alcohólicas puede generar la disminución progresiva de los niveles de ácido fólico, lo que podría favorecer al desarrollo de glóbulos rojos de mayor tamaño, además de inducir otras alteraciones bioquímicas. 

Qué hacer: se recomienda disminuir el consumo de bebidas alcohólicas, pues de esta forma es posible favorecer al buen funcionamiento del organismo. Asimismo, en ciertos casos, el consumo crónico de bebidas alcohólicas puede ocasionar alteraciones principalmente en el hígado, recomendándose cambiar los hábitos alimentarios y de vida y realizar el tratamiento de acuerdo con las indicaciones médicas. 

4. Alteraciones en la médula ósea

La médula ósea es responsable por la producción de las células de la sangre, pudiendo generar glóbulos rojos de mayor tamaño debido a alteraciones en su funcionamiento, como consecuencia de una leucemia o ser tan solo una respuesta del cuerpo contra la anemia, por ejemplo. 

Qué hacer: en este caso, si son determinadas otras alteraciones en el examen de sangre, puede ser recomendado por el médico la realización de un mielograma o una biopsia de la médula ósea para identificar la causa de las alteraciones y, de esta forma, iniciar el tratamiento más adecuado. 

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Médico general y Psicólogo, em marzo de 2021. Revisión clínica por Marcela Lemos - Biomédica, em marzo de 2021.
Revisión clínica:
Marcela Lemos
Biomédica
Magister en Microbiología Aplicada, con habilitaciones en Análisis Clínicas y formada por la UFPE en 2017. Registro profesional en el CRBM/ PE 08598.