Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Principales síntomas y tratamiento para el gusano Loa Loa

El gusano Loa Loa también conocido como gusano del ojo africano, es un parásito que suele dirigirse al sistema ocular, donde provoca síntomas como irritación, dolor, comezón y enrojecimiento en los ojos.

Generalmente, la larva se aloja en el organismo cuando la mosca tábano, que es muy común en algunas regiones de África, muerde repetidamente la piel, depositando las larvas en la sangre, que migran para el sitio definitivo de la infección, que en el caso del Loa loa es, principalmente en los ojos. Siendo aquí donde las larvas se desarrollan hasta la fase adulta y liberan larvas que se mantienen circulando por el torrente sanguíneo.

Esta enfermedad tiene cura, por lo que es necesario realizar el tratamiento que es indicado por el oftalmólogo, que puede incluir el uso de gotas para aliviar los síntomas y comprimidos para eliminar las larvas del cuerpo.

Vea otras situaciones que pueden causar dolor y enrojecimiento en los ojos, que no incluyen la presencia de larvas.

Principales síntomas y tratamiento para el gusano Loa Loa

Principales síntomas

La infección por Loa loa normalmente no genera síntomas, principalmente en las personas que viven en la región donde se encuentra la mosca, sin embargo, en las fases más avanzadas, que es cuando las larvas llegan a los ojos, los principales síntomas que pueden surgir son:

  • Visión borrosa;
  • Comezón o dolor en el ojo;
  • Enrojecimiento en el ojo;
  • Presencia de manchas oscuras en la visión;
  • Sensibilidad excesiva a la luz.

Además de esto, en algunos casos puede nortarse la presencia de la larva en el ojo, siendo importante consultar al oftalmólogo para que se inicie el tratamiento y se extraiga la larva. En la mayoría de los casos el Loa loa está presente en un solo ojo, por lo que es posible que los síntomas sólo se den en uno de ellos.

Asimismo,la larva también puede mantenerse en la piel y, en estos casos, es común que surjan pequeñas bolitas que no causan dolor tanto en los brazos como en las piernas, principalmente en las regiones cercanas a las articulaciones.

Cómo confirmar el diagnóstico

El diagnóstico del Loa loa debe realizarlo un médico general u oftalmólogo a través de la evaluación de los síntomas o por la identificación de la larva en el ojo. Además de esto, el médico podrá solicitar la realización de exámenes de sangre para que se identifique la presencia de las larvas en la sangre, siendo importante que la recolección de la muestra sea por la mañana.

También podrán solicitar la realización de exámenes inmunológicos para verificar si existe o no la presencia de anticuerpos contra el Loa loa para confirmar el diagnóstico.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento debe ser siempre orientado por el oftalmólogo, ya que puede variar de acuerdo con el grado de desarrollo de la larva y de los síntomas que se presenten. Los medicamentos más utilizados son:

  • Antiinflamatorios como el flurbiprofeno o el diclofenaco: se pueden utilizar en forma de colirio o comprimido para aliviar los síntomas de dolor, enrojecimiento y picazón;
  • Antiparasitarios como albendazol, tiabendazol o mebendazol: se utilizan como comprimidos para eliminar las larvas del cuerpo;
  • Corticoides como la prednisolona o la hidrocortisona: generalmente se utilizan como colirio y permiten aliviar la picazón y otros síntomas.

En los casos más avanzados, se recomienda la cirugía para retirar las larvas del ojo, especialmente las que están más superficiales.

Normalmente, el tratamiento tiene buenos resultados y, por lo tanto, el individuo no desarrolla ninguna secuela. Sin embargo, en los casos más graves, pueden surgir dificultades de visión, incluso después del tratamiento.

Cómo evitar contagiarse con la larva

La mejor forma de evitar el contagio con esta larva es reduciendo la exposición a este tipo de mosca. Para ello algunos consejos son:

  • Evitar ir a sitios con barro, especialmente en la sombra o cerca de los ríos;
  • Colocarse un repelente de insectos en la piel;
  • Colocarse una camisa de manga larga, para disminuir la cantidad de piel expuesta;
  • Preferir utilizar pantalones en vez de shorts o faldas.

Generalmente este tipo de moscas están más activas durante el día, por lo que estos cuidados se deben mantener principalmente mientras esté el sol.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje