Infección en los riñones: síntomas y tratamiento

La infección renal o pielonefritis corresponde a una infección en el tracto urinario en que el agente causante consigue llegar a los riñones y provocar su inflamación, llevando al surgimiento de síntomas como cólico renal, orina con mal olor, fiebre y dolor al orinal.

La infección en los riñones puede ser ocasionada por bacterias como Escherichia coli (E. Coli), así como por hongos de la especie Cándida, e incluso virus. Normalmente, la infección renal es consecuencia de una infección en la vejiga que se prolonga por más tiempo y hace que los microorganismos causantes de la infección alcancen los riñones. En el caso de la infección renal crónica, además de la infección por microorganismo, la presencia de lesiones en los órganos urinarios o de cálculos renales también puede causar el surgimiento de infección en el riñón.

La infección renal debe ser tratada una vez que sea diagnosticada, con el fin de evitar lesiones graves en los riñones o septicemia, donde el microorganismo consigue llegar al torrente sanguíneo y diseminarse a otras partes del cuerpo, causando infección y pudiendo incluso llevar a la muerte. 

Infección en los riñones: síntomas y tratamiento

Síntomas de la infección renal 

Los síntomas de la infección renal pueden surgir de forma repentina e intensa, desapareciendo al final de algunos días (infección renal aguda), o no presentar signos ni síntomas, haciendo que la infección se desarrolle a lo largo del tiempo y, en caso de no ser tratada, puede evolucionar hacia una insuficiencia renal (infección renal crónica).

Los principales síntomas de la infección renal son:

  • Dolores tipo cólico;
  • Dolor fuerte espalda media;
  • Dificultad al orinar;
  • Ganas de orinar frecuentemente y en pequeñas cantidades;
  • Dolor o ardor al orinar;
  • Orina con mal olor;
  • Fiebre;
  • Escalofríos;
  • Náuseas;
  • Vómitos.

En la presencia de alguno de estos síntomas, debe consultar al urólogo o al nefrólogo, que hará el diagnóstico de la enfermedad a través de la evaluación de los síntomas. El médico también deberá hacer un examen físico o de células blancas en la sangre. Vea cómo se hace el examen general de orina.

Infección renal en el embarazo 

La infección renal en el embarazo es bastante común y es normalmente consecuencia de una infección prolongada en la vejiga.

En el embarazo, el aumento de los niveles hormonales, como la progesterona, lleva al relajamiento del tracto urinario, facilitando la entrada de bacterias en la vejiga, donde se multiplican y causan inflamación del órgano. En los casos en que la infección no sea diagnosticada o tratada de forma eficaz, los microorganismos continúan multiplicándose y comienzan a subir por el tracto urinario hasta alcanzar los riñones y provocar su inflamación.

El tratamiento de la infección renal durante el embarazo puede hacerse con antibióticos que no causen daños al bebé. Vea cómo identificar y curar la infección urinaria en el embarazo.

Posibles causas

La causa más común de la infección renal es la bacteria Escherichia coli, que vive en el intestino y que puede ser transferida de la región anal a los órganos genitales cuando la persona no tiene una higiene adecuada luego de eliminar las heces o después del contacto íntimo. Esta bacteria entra en el tracto urinario a través de la uretra, que es el tubo que transporta la orina hacia afuera del cuerpo, pudiendo multiplicarse, afectar la vejiga y subir a los riñones. 

Otras bacterias de infecciones en otras partes del cuerpo también pueden diseminarse por el torrente sanguíneo y alcanzar los riñones, provocando infección renal, principalmente en personas con infecciones en alguna articulación artificial o en prótesis o válvulas cardíacas, por ejemplo. 

La infección renal también puede ser causada por el hongo Candida albicans, que forma parte de la flora bacteriana normal de la vagina, el cual, en el momento en que ocurre un descontrol de dicha flora, se multiplica, entra en la uretra y luego sube hasta los riñones. 

Asimismo, ciertos factores como problemas renales, piedras en los riñones, diabetes o sistema inmunitario debilitado pueden aumentar el riesgo de desarrollar infección renal. 

Cuál es el tratamiento

El tratamiento de la infección renal dependerá de la causa de la infección y si es aguda o crónica. En los casos en que la infección es provocada por bacterias, el tratamiento consiste en el uso de antibióticos por un período que puede variar de 10 a 14 días dependiendo de la orientación médica. Algunos analgésicos o antiinflamatorios también están indicados para aliviar el dolor. 

El tratamiento más eficaz para las infecciones renales crónicas consiste en la eliminación de las causas. Algunos medicamentos para la infección renal, como los antibióticos, también pueden ser usados en el tratamiento de la infección renal crónica, si hubiera señales de infección por bacterias.

Durante el tratamiento de la infección renal, la ingestión de grandes cantidades de agua es importante para facilitar la cura de la enfermedad.

Cómo prevenir la infección renal

Para prevenir las infecciones renales, es importante tener en cuenta los siguientes cuidados:

  • Beber suficiente agua durante todo el día, para ayudar a mantener el sistema urinario siempre trabajando, lo que hace que la orina elimine posibles bacterias que se encuentren en las vías urinarias;
  • Mantener una buena higiene general del área genital, pues las bacterias que se encuentran en la zona del ano pueden movilizarse a la uretra y causar una infección de las vías urinarias;
  • En mujeres, es importante cambiarse de forma regular la toalla sanitaria cuando tengan la menstruación, pues esto va a impedir la proliferación de bacterias en el área. Además, también es importante utilizar el papel higiénico en sentido de adelante hacia atrás, para evitar el arrastre de bacterias de la región anal hacia la vagina;
  • Utilizar siempre un trozo nuevo de papel higiénico a la hora de limpiar el área genital, con el fin de evitar la utilización de papel contaminado con bacterias que puedan causar una infección.

Asimismo, en el caso de las relaciones sexuales, es importante orinar luego de la relación, con el objetivo de arrastrar posibles bacterias que se hayan movilizado hacia la uretra. Además, se debe evitar tener relaciones íntimas anales sin preservativo y practicar sexo vaginal luego de haber practicado coito anal. 

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • NATIONAL HEALTH SERVICE. Kidney infection. Disponível em: <https://www.nhs.uk/conditions/kidney-infection/>. Acceso en 26 Abr 2021
  • CASTNER, Debra. A closer look at pyelonephritis. Nursing. 43. 10; 63, 2013
  • ROLLINO, Cristiana; et al. Acute pyelonephritis in adults: a case series of 223 patients. Nephrology Dialysis Transplantation. 27. 9; 3488–3493, 2012
  • ANUMUDU, Samaya; EKNOYAN, Garabed. Pyelonephritis: A Historical Reappraisal. JASN. 30. 6; 914-917, 2019
  • STATPEARLS. Acute Pyelonephritis. 2020. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK519537/>. Acceso en 26 Abr 2021
  • CAMPOS, Flávio do Amaral; et al. Acute pyelonephritis: frequency of findings in patients submitted to computed tomography. Radiol Bras. 40. 5; 309-314, 2007
  • BEHZADI, Payam; BEHZADI, Elham; RANJBAR, Reza. Urinary tract infections and Candida albicans. Cent European J Urol. 68. 1; 96–101, 2015
Más sobre este tema: