Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Hernia incisional: qué es, síntomas y tratamiento

La hernia incisional es un tipo de hernia que surge en la región de la cicatriz de una cirugía abdominal. Esto ocurre gracias a una tensión excesiva y a una incorrecta cicatrización en la pared abdominal. Debido al corte de músculos, la pared del abdomen se debilita y hace que el intestino o cualquier otro órgano que esté por debajo de la incisión tenga una mayor facilidad para desplazarse y presionar la zona de la cicatriz, generando una pequeña hinchazón en esta región. 

Aunque las hernias incisionales sean una complicación relativamente común en cualquier persona que se haga una cirugía abdominal, son más frecuentes en aquellas que sufren de obesidad, en aquellas que tuvieron una infección de la herida quirúrgica o en las que tienen algún problema de salud previo, como diabetes, enfermedades pulmonares o cualquier afección que aumente la presión dentro del abdomen. 

Siempre que exista sospecha de que se está desarrollando una hernia incisional después de una cirugía, es muy importante acudir al hospital o consultar al médico que llevó a cabo el acto quirúrgico para que pueda evaluar la hernia e indicar el tratamiento lo antes posible. 

Hernia incisional: qué es, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

El síntoma más común de la hernia incisional es el surgimiento de una hinchazón junto a la cicatriz de la cirugía abdominal, no obstante, también es frecuente que surjan otros síntomas asociados, como:

  • Dolor o incomodidad en la zona de la hernia;
  • Náuseas y vómitos;
  • Fiebre por debajo de 39 ºC;
  • Dificultad para orinar;
  • Alteraciones en el tránsito intestinal, con estreñimiento o diarrea.

La hernia incisional normalmente surge de 3 a 6 meses después de la cirugía, sin embargo, puede aparecer antes de este período. Asimismo, es habitual que la hernia sea más fácil de observar cuando se está de pie o cargando peso, pudiendo incluso desaparecer cuando se está sentado y relajado. 

Cómo confirmar el diagnóstico

En la mayor parte de los casos, la hernia incisional puede ser diagnosticada por un médico general o cirujano únicamente por medio de la observación de los síntomas y la evaluación de los antecedentes médicos. Por lo tanto, se aconseja que siempre que exista la sospecha de una hernia se acuda al centro de salud o se programe una consulta con el cirujano que realizó la cirugía. 

Posibles causas y cómo evitarla

La hernia incisional puede surgir en cualquier caso en el que exista un corte de los músculos de la pared abdominal y, por esta causa, es relativamente común luego de una cirugía de abdomen. No obstante, existen ciertos factores que posiblemente aumenten el riesgo de desarrollar este tipo de hernia, como:

  • Tener una infección en la zona de la cicatriz;
  • Tener exceso de peso u obesidad;
  • Ser fumador;
  • Utilizar ciertos medicamentos, especialmente inmunosupresores o esteroides;
  • Tener otros problemas de salud, como diabetes, insuficiencia renal o enfermedades pulmonares. 

La mejor recomendación para disminuir el riesgo de desarrollar una hernia incisional, además de evitar los factores de riesgo, consiste en esperar el tiempo indicado por el médico para retomar las actividades que puedan ejercer presión sobre el abdomen, incluyendo, en el caso de las mujeres, quedar embarazada. 

Cómo es realizado el tratamiento

El tratamiento de la hernia incisional debe ser siempre evaluado junto con el médico, dependiendo del estado de salud general, la anatomía y la localización de la hernia. Sin embargo, el tipo de tratamiento más utilizado es la cirugía, en la que el médico puede volver a abrir la cicatriz o realizar pequeños cortes en la piel para introducir una red que ayude a fortalecer los músculos de la pared abdominal, impidiendo que los órganos logren pasar y ejerzan peso en la cicatriz. 

Por lo general, las hernias de mayor tamaño son más difíciles de tratar y, por esta razón, necesitan de una cirugía convencional en la que la cicatriz es abierta nuevamente. Por otra parte, las hernias menores pueden tratarse mediante laparoscopia, donde el médico realiza pequeños cortes alrededor de la hernia para repararla sin necesidad de abrir nuevamente la cicatriz de la cirugía anterior. 

Posibles complicaciones

Cuando no es tratada de forma adecuada, la hernia incisional puede acabar estrangulando el intestino, lo que disminuye el flujo de sangre oxigenada hacia la parte que está atrapada. Cuando esto ocurre se puede desarrollar una situación grave en la que se produce la muerte de los tejidos del intestino. 

Además, incluso que la hernia tenga un tamaño pequeño, con el pasar del tiempo es posible que vaya aumentando de tamaño, agravando los síntomas y complicando el tratamiento. 

Bibliografía >

  • HEALTHLINE. Everything You Need to Know About Incisional Hernias. Disponible en: <https://www.healthline.com/health/incisional-hernia>. Acceso en 03 Oct 2019
  • THE BRITISH HERNIA CENTRE. Incisional Hernia. Disponible en: <https://www.hernia.org/types/incisional-hernia/>. Acceso en 03 Oct 2019
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje