Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo se transmite y cómo tratar la bacteria Helicobacter Pylori

H. Pylori o Helicobacter Pylori, es una bacteria que se aloja en el estómago o en el intestino perjudicando la barrera protectora y estimulando la inflamación, pudiendo provocar síntomas como dolor y ardor abdominal, además de aumentar el riesgo para el desarrollo de úlceras y cáncer. 

Esta bacteria normalmente es identificada durante el examen de la endoscopia a través de una biopsia o de una prueba de ureasa, que son los métodos más comunes para la detección de la bacteria.

El tratamiento es hecho con una combinación de medicamentos como Omeprazol, Claritromicina y Amoxicilina prescritos por el médico general o gastroenterólogo, siendo muy importante adoptar en conjunto con la medicación una dieta que ayude a eliminar los síntomas de la gastritis, debiendo aumentar el consumo de vegetales, carnes blancas y evitar el exceso de salsas, condimentos y alimentos industrializados. 

Cómo se transmite y cómo tratar la bacteria Helicobacter Pylori

Cómo se hace el tratamiento

Es muy común tener la bacteria Helicobacter pylori sin presentar síntomas, muchas veces siendo encontrada en una examen de rutina, sin embargo el tratamiento es indicado cuando hay presencia de situaciones como:

  • Úlcera péptica;
  • Gastritis;
  • Tumor intestinal del tipo carcinoma o linfoma gástrico;
  • Síntomas como malestar, ardor o dolor de estómago;
  • Antecedentes familiares con cáncer gástrico.

Esto porque el uso innecesario de antibióticos aumenta la probabilidad de resistencia de las bacterias al medicamento y puede provocar efectos secundarios. 

Medicamentos para tratar la Helicobacter Pylori

El esquema de medicamentos más común para curar la H. pylori implica un protector gástrico que puede ser Omeprazol 20mg, Ianzoprazol 30mg, Pantoprazol 40mg o Rabeprazol 20mg combinado con un antibiótico, siendo generalmente Claritromicina 500 mg, Amoxicilina 1000 mg o Metronidazol 500mg, los cuales pueden ser ingeridos por separado o en conjunto en un solo comprimido como el Pyloripac.

Este tratamiento debe ser hecho en un período de 7 a 14 días, 2 veces al día o con orientación médica y debe ser seguido rigurosamente para evitar el desarrollo de bacterias resistentes a los medicamentos. 

Otras opciones de antibióticos que pueden ser usados en caso de infecciones resistentes al tratamiento son Subsalicilato de bismuto, Tetraciclina, Tinidazol o Levofloxacino.

Tratamiento casero

Existen alternativas caseras que pueden complementar el tratamiento con medicamentos, ayudando a controlar los síntomas estomacales y evitar la proliferación de bacterias, sin embargo no sustituyen el tratamiento medico.

El consumo de alimentos ricos en zinc como por ejemplo, ostras, carnes, germen de trigo y granos integrales además de fortalecer el sistema inmune, favorecen a la cicatrización de úlceras y disminuyen la inflamación en el estómago. 

Otros alimentos que pueden ayudar son los ricos en probióticos como el yogurt y aquellos que poseen propiedades antimicrobianas como por ejemplo, el tomillo y el jengibre.

Además de esto existen alimentos que controlan la acidez y disminuyen el malestar causado por la gastritis como la banana y la papa. Vea como debe ser la dieta durante el tratamiento de la gastritis y úlcera

Cómo se transmite

La infección por la bacteria H. pylori es muy común, existen indicios que se puede transmitir a través de la saliva o del contacto oral con agua y alimentos que estuvieron en contacto con heces contaminadas, sin embargo, su transmisión todavía no es totalmente clara. 

Así que para prevenir esta infección es muy importante tener cuidados con la higiene, lavándose bien las manos antes de comer y después de ir al baño, además de evitar cubiertos y vasos de otras personas. 

Cómo identificar y diagnosticar

Es muy común que la infección por esta bacteria no presente síntomas, sin embargo, puede destruir la barrera natural que protege las paredes internas del estómago e intestino, sufriendo así los efectos del ácido gástrico y aumentando la inflamación de los tejidos de esta región. Esto provoca síntomas como:

  • Dolor o sensación de ardor en el estómago;
  • Falta de apetito;
  • Mareos;
  • Vómitos;
  • Heces con sangre, como consecuencia de la erosión de las paredes del estómago;
  • Anemia si hay pérdida de sangre por las heces.

El diagnóstico de la presencia de H. pylori se realiza generalmente con la recolección de una biopsia del tejido del estómago o duodeno, con la que se realizan pruebas para determinar la presencia de la bacteria, estas pueden ser: la prueba de la ureasa, el cultivo de la bacteria o la evaluación del tejido.

Otras pruebas posibles son la prueba por detección respiratoria de la urea, la serología por examen de sangre o la prueba de detección fecal.

Más sobre este tema:
Carregando
...