Filamento mucoide en orina: 7 causas y qué hacer

octubre 2022

La presencia de moco en la orina en la mayoría de los casos es normal, ya que es producido por el tracto urinario para revestir y proteger contra infecciones. Sin embargo, cuando existe una cantidad excesiva de moco o cuando surgen alteraciones en su consistencia o color, puede indicar alguna alteración urinaria o intestinal, ya que algunas veces este puede tener un origen intestinal y ser eliminado por la orina.

La presencia de moco puede dejar la orina con un aspecto turbio, pero la forma más confiable de evaluar la existencia de moco es a través de un examen de orina, el EGO, que valora la presencia de filamentos de moco en la orina, la cantidad y si hay alguna alteración. Para hacer este examen, es importante realizar una limpieza en la zona genital, desechar el primer chorro de orina y colectar el siguiente. Conozca con más detalle cómo se realiza el examen de orina.

Como en la mayoría de las veces la presencia de filamentos de moco en la orina es normal, no es necesario tratamiento. Sin embargo, en caso de que se observen otras alteraciones en la orina o la presencia de síntomas, el médico puede recomendar el uso de antibióticos o medicamentos específicos de acuerdo a la causa. 

1. Moco urinario normal

El moco al moverse por el tracto urinario permite la eliminación de gérmenes que pueden causar infecciones. Este moco es normal y es importante para proteger el tracto urinario. 

Qué hacer: cuando la cantidad de moco es moderada, tiene una apariencia delgada y clara y no es muy espesa, o cuando el examen de orina solo se refiere a los filamentos de mucina sin otros hallazgos, es probable que sea una situación normal y, por lo tanto, generalmente no es necesario ningún tratamiento.

Sin embargo, si el moco aparece en demasiada cantidad o si tiene otras características que resalten como ser más espeso, turbio o coloreado, podría significar una infección u otra enfermedad, siendo importante en estos casos consultar al ginecólogo, urólogo o médico general para que realice una evaluación de la alteración y, de esta forma, sea indicado el tratamiento adecuado.

2. Embarazo

La presencia de moco en la orina es común en el embarazo, ya que durante este período existen variaciones hormonales, además de pérdida de nutrientes y minerales en la orina, lo que la hace más turbia. Además, en las últimas semanas de embarazo, es posible notar un aumento de la cantidad de moco producido, lo cual indica que el organismo se está preparando para el parto.

Qué hacer: en la mayoría de los casos, el flujo es normal durante el embarazo, sin embargo, cualquier alteración en su cantidad, consistencia, color u olor puede sugerir un problema, siendo importante consultar al ginecólogo. 

Vea qué puede causar flujo en el embarazo y cuándo puede ser grave.

3. Infecciones urinarias

El moco también puede estar presente en caso de infección urinaria, siendo más común cuando la infección se presenta en la uretra, siendo conocida como uretritis. Además del moco en la orina, es común que surjan otros síntomas como dolor y ardor al orinar, dificultad para comenzar a orinar y la sensación de peso en la parte baja del abdomen. Vea otros síntomas de infección urinaria.

Qué hacer: en caso de sospecha de infección urinaria se debe consultar al urólogo, ginecólogo o médico general lo antes posible para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento, que normalmente es realizado con antibióticos.

Además, beber al menos 2 litros de agua al día, realizar la higiene desde la parte delantera hacia la parte posterior, orinar después del coito y evitar tener relaciones sexuales sin protección ayuda a completar el tratamiento y prevenir nuevas infecciones urinarias.

4. Infecciones de transmisión sexual

Algunas infecciones de transmisión sexual (ITS) pueden causar la producción excesiva de moco debido a la irritación e inflamación de la zona genital. Además, en estos casos es común que surjan otros síntomas de acuerdo al agente infeccioso responsable, como flujo amarillento, verdoso, blanquecino o grisáceo, que puede tener mal olor, además de dolor y ardor al orinar, malestar abdominal y dolor durante la relación sexual. Vea más detalles las Infecciones de Transmisión Sexual.

Qué hacer: ante la presencia de signos y síntomas que puedan indicar una ITS, es importante consultar al urólogo o ginecólogo, ya que de esta forma es posible que se realice el diagnóstico y se inicie el tratamiento más adecuado, siendo también recomendado que la pareja reciba tratamiento de acuerdo a la orientación del médico, a pesar de que no hayan síntomas, ya que de esta forma es posible prevenir una infección.

5. Piedra en los riñones

La presencia de cálculos renales la mayoría de las veces no causa ningún síntoma, ya que se eliminan en la orina de forma natural. Sin embargo, hay situaciones donde los cálculos al ser eliminados, se atascan en los canales urinarios, haciendo que el riñón produzca moco para intentar destapar el sistema.

Además de la mucosidad en la orina, las piedras en los riñones pueden causar otros síntomas como micción frecuente, dolor al orinar, dolor intenso en la parte baja de la espalda o a un lado, náuseas o vómitos, y sangre en la orina. Vea cómo saber si tiene piedras en los riñones.

Qué hacer: tan pronto como se sientan los primeros síntomas es importante acudir al urólogo para comenzar el tratamiento adecuado, que varía según el tamaño del cálculo. Si es demasiado grande se indica una cirugía, pero si el cálculo es pequeño, puede ser suficiente beber mucha agua o tomar medicamentos de acuerdo a la indicación médica, los cuales facilitan la eliminación de los cálculos renales.

6. Cáncer de vejiga

Aunque sea raro, la presencia de filamentos de mucina en la orina por cáncer en la vejiga también es posible. Sin embargo, en estos casos el moco está acompañado de otros signos y síntomas como sangre en la orina, dificultad y dolor al orinar, aumento de la frecuencia urinaria, dolor abdominal, cansancio y pérdida de peso sin razón aparente. 

Qué hacer: cuando surgen estos síntomas, principalmente la pérdida de peso y la fatiga, es necesario acudir de inmediato a un urólogo debido a que más allá de ser una situación grave, mientras más temprano se diagnostique y se trate el cáncer, mayor será la probabilidad de cura.

7. Enfermedades intestinales

En ciertas enfermedades intestinales como la colitis ulcerativa o el síndrome de intestino irritable, puede existir producción de moco en exceso por el intestino, el cual es eliminado a través de las heces o la orina. 

Qué hacer: si se sospecha de alguna alteración intestinal, es importante consultar un gastroenterólogo para que realice el diagnóstico e inicie el tratamiento. Dependiendo de cuál sea la causa, el tratamiento podrá realizarse con medicamentos que permiten retrasar la evolución de la enfermedad u otros para controlar la diarrea, así como suplementos de vitaminas y minerales y la realización de una dieta para aliviar los síntomas y evitar malnutrición.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, em octubre de 2022. Revisión clínica por Marcela Lemos - Biomédica, em octubre de 2022.
Revisión clínica:
Marcela Lemos
Biomédica
Magister en Microbiología Aplicada, con habilitaciones en Análisis Clínicas y formada por la UFPE en 2017. Registro profesional en el CRBM/ PE 08598.