8 exfoliantes caseros para la cara

Los exfoliantes caseros para la cara ayudan a desobstruir los poros y a mantener la piel más saludable y limpia, esto debido a que los ingredientes empleados para realizar los exfoliantes promueven la limpieza de los poros, eliminan las células muertas de la piel y estimulan la renovación celular. 

Para que los exfoliantes caseros generen el efecto deseado, lo más recomendado es que la exfoliación sea realizada de una a dos veces por semana, además de seguir algunos cuidados antes y después del tratamiento, como lavar el rostro con agua tibia y jabón neutro para abrir los poros, hacer una hidratación profunda de la piel, para mantenerla íntegra y saludable, y usar protector solar. 

Antes de emplear el exfoliante casero en la cara, se recomienda hacer una prueba de alergia, aplicando un poco de exfoliante en el dorso de la mano y esperando 15 minutos. Si la piel se enrojece o se irrita, no está indicado el uso del exfoliante casero. Asimismo, las personas alérgicas al polen, la miel o al propóleo, no deben utilizar los exfoliantes que tienen miel como ingrediente. 

Imagem ilustrativa número 7

Exfoliantes caseros para la cara

El exfoliante debe ser aplicado realizando movimientos circulares suaves para no agredir la piel y luego se debe lavar la cara con agua fría y secar con una toalla suave. Algunas opciones de exfoliantes caseros para la cara incluyen:

1. Exfoliante de miel y canela

El exfoliante casero de miel y canela es una excelente opción para la piel grasa, pues ayuda a limpiar los poros, remover los puntos negros y el exceso de grasa de la piel. Además, la canela posee propiedades antibacterianas, antioxidantes y antiinflamatorias, ayudando a combatir las espinillas, por lo que es una buena opción de exfoliante casero para rostros grasos con acné. Este exfoliante no debe ser empleado por personas alérgicas al polen, miel o propóleo

Ingredientes

  • 3 cucharadas de miel orgánica;
  • 1 cucharada de canela en polvo.

Modo de preparación

Añadir los ingrediente en un recipiente limpio y seco y mezclar hasta obtener una pasta lisa y fina. Aplicar en el rostro limpio, frotando suavemente con movimientos circulares durante 3 minutos. Luego, lavar la cara con agua fría y secar con una toalla suave. Este exfoliante puede utilizarse 1 vez a la semana. 

2. Exfoliante de harina de maíz y aceite de coco

El exfoliante de harina de maíz y aceite de coco promueve una limpieza profunda de la piel y ayuda a remover las células muertas, estimular la renovación celular e hidratar la piel, siendo una buena opción de exfoliante casero para la piel grasa. 

Ingredientes

  • 1 cucharada de harina de maíz;
  • 1 cucharada de aceite de coco.

Modo de preparación

Mezclar todos los ingredientes en un recipiente limpio y seco, hasta formar una mezcla uniforme. Aplicar en la cara, realizando movimientos circulares, luego lavar la cara con agua tibia y secar con una toalla suave, sin frotar. 

3. Exfoliante de azúcar y yogur natural

El exfoliante de azúcar y yogur natural es una excelente opción de exfoliante casero para el rostro, pues remueve las células muertas y estimula la renovación celular, dejando la piel más bonita, sedosa e hidratada. 

Ingredientes

  • 3 cucharaditas de azúcar blanco refinado;
  • ½ vaso de yogur natural.

Modo de preparación

Mezclar los ingredientes en un recipiente limpio y seco, hasta obtener una mezcla homogénea, y dejar reposar por 5 minutos. Aplicar el exfoliante en el rostro limpio, realizando movimientos circulares ascendentes, de 5 a 10 minutos. Luego, lavar la cara con agua fría hasta retirar todos los residuos. 

Este exfoliante puede ser empleado de 1 a 2 veces a la semana y debe ser preparado inmediatamente antes de usar. Se debe desechar cualquier porción que no sea utilizada. 

4. Exfoliante de avena y yogur natural

El exfoliante de avena y yogur natural ayuda a promover la limpieza profunda de la piel y a remover las células muertas, además de hidratar, dejando la piel saludable, siendo una buena opción de exfoliante casero para retirar puntos negros y espinillas, especialmente en caso de piel grasa. Conozca más opciones de exfoliantes caseros con avena

Ingredientes

  • 2 cucharadas de salvado o harina de avena;
  • 3 cucharadas de yogur natural.

Modo de preparación

En un recipiente limpio y seco, mezclar la avena y el yogur hasta obtener una pasta. Aplicar la mezcla en la cara limpia y seca, con movimientos suaves y circulares, y dejar durante 10 minutos. Luego, lavar la cara con agua fría y jabón neutro hasta eliminar todo los residuos del exfoliante. Esta pasta puede utilizarse 1 vez a la semana y debe ser preparada inmediatamente antes de usar. Se debe desechar cualquier porción que no sea utilizada. 

5. Exfoliante de miel y azúcar mascabado 

El exfoliante casero de miel y azúcar mascabado es una buena opción para piel grasa, pues ayuda a remover las células muertas de la piel, promoviendo la renovación celular, además de limpiar los poros e hidratar la piel. Este exfoliante no debe ser empleado por personas alérgicas al polen, miel o propóleo. 

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel; 
  • 1 cucharada de azúcar mascabado; 

Modo de preparación

En un recipiente limpio y seco, mezclar los ingredientes hasta formar una pasta, y aplicarla en la cara de forma delicada, haciendo movimientos circulares. Dejar actuar por 10 minutos y enjuagar con agua fría. Este exfoliante puede ser empleado de 1 a 2 veces a la semana. Para personas alérgicas a la miel, polen o propóleo, la miel puede sustituirse por yogur natural. 

6. Exfoliante de azúcar y aceite de jojoba

El exfoliante de azúcar y aceite de jojoba ayuda a remover las células muertas de la piel, estimular la renovación celular y prevenir la formación de puntos negros. Asimismo, favorece la hidratación de la piel, siendo una buena opción de exfoliante casero para pieles grasas. 

Ingredientes

  • 3 cucharadas de aceite de jojoba;
  • 3 cucharadas de azúcar blanco refinado.

Modo de preparación

Mezclar el aceite de jojoba y el azúcar hasta formar una pasta fina. Aplicar la mezcla en el rostro limpio y seco, masajeando con movimientos leves y circulares, y dejar reposar de 10 a 15 minutos. Lavar la cara con agua fría y jabón neutro. Para obtener mejores resultados, se puede repetir el uso de 2 a 3 veces a la semana. 

7. Exfoliante de arcilla verde y manzanilla

Este exfoliante es ideal para hidratar y eliminar células muertas presentes en la primera capa de la piel, gracias a las propiedades antioxidantes de la arcilla; además, revitaliza y tonifica la piel debido a los componentes de la manzanilla, dando una sensación de piel fresca.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de arcilla verde;
  • 1 taza de manzanilla fría.

Modo de preparación

Mezclar los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Aplicar la mascarilla en todo el rostro y dejar actuar durante 20 minutos, luego retirar con agua fría, realizando movimientos circulares con la punta de los dedos. Esta mascarilla debe aplicarse 1 vez a la semana. 

8. Exfoliante de café

El café posee propiedades antioxidantes, emolientes e hidratantes, razón por la que ayuda a remover las impurezas de la piel y disminuye la oleosidad. 

Ingredientes

  • 2 cucharadas de agua tibia;
  • 1 cucharada de café en polvo o borra de café.

Modo de preparación

Mezclar los ingredientes hasta obtener una pasta homogénea y aplicar en la cara, realizando movimientos circulares suaves durante 1 minuto. Luego, lavar con agua fría o tibia, retirando todo el producto. Vea más opciones de exfoliantes de café.

Cuidados antes y después de la exfoliación

Existen algunos cuidados que se deben tener antes y después de la exfoliación, para mantener la piel íntegra e hidratada:

  • Lavar el rostro con agua tibia y jabón neutro antes de aplicar el exfoliante y después, para retirar todo los residuos del exfoliante natural;
  • Secar la piel con una toalla suave y con movimientos leves, sin frotarla en la cara;
  • Usar protector solar diariamente, para evitar el surgimiento de manchas oscuras en la piel;
  • Realizar movimientos circulares en el rostro de manera suave, principalmente en regiones más sensibles, como el área cercana a los ojos;
  • Mantener la piel hidratada, evitando el uso de cremas que estimulen la formación de nuevas espinillas, como hidratantes a base de aceites. Una buena opción es emplear sérums, pues son mejor absorbidos por la piel, dejando una apariencia mate. 

Los exfoliantes naturales son excelentes opciones para eliminar las impurezas presentes en la primera capa de la piel, estimulando la regeneración y el crecimiento de nuevas células. Sin embargo, si surge algún enrojecimiento o irritación, o aumenta la oleosidad de la piel, lo más recomendable es acudir a un dermatólogo para que indique cuál es el mejor tratamiento, dependiendo del tipo de piel.