Estatinas: qué son, para qué sirven y efectos secundarios

Actualizado en enero 2024

Las estatinas son medicamentos indicados para bajar los niveles de colesterol "malo" (LDL), colesterol total y triglicéridos en la sangre, y así evitar el desarrollo de complicaciones y enfermedades cardiovasculares, como aterosclerosis, infarto o ACV.

Esto debido a que las estatinas, como la simvastatina, la atorvastatina o la rosuvastatina, actúan reduciendo la producción de colesterol, que cuando se encuentra en niveles altos se puede depositar en las paredes de los vasos sanguíneos, ocasionando el estrechamiento o el bloqueo de los mismos.

Las estatinas deben ser empleadas con la indicación del cardiólogo, asociadas a la práctica de ejercicios físicos y una dieta balanceada, rica en fibras, frutas, verduras y grasas buenas. 

Imagem ilustrativa número 1

Para qué sirven

Las estatinas son indicadas para bajar los niveles de colesterol "malo" (LDL), colesterol total y/o triglicéridos y reducir el riesgo de desarrollo de las siguientes enfermedades:

  • Enfermedades coronarias;
  • Aterosclerosis, infarto o ACV;
  • Procedimientos de revascularización del miocardio, como bypass o angioplastia;
  • Hospitalización por angina;
  • Complicaciones de la diabetes, como procedimientos de revascularización, amputaciones o úlceras en las piernas;
  • Necesidad de revascularización periférica;
  • Mortalidad por enfermedad coronaria.

El uso de las estatinas debe ser realizado bajo indicación del cardiólogo, con seguimiento médico regular y exámenes para evaluar los niveles de colesterol en la sangre, además de la evaluación del surgimiento de efectos secundarios.

Mecanismo de acción

Las estatinas actúan inhibiendo de manera selectiva una enzima en el hígado, la HMG-CoA reductasa, lo que disminuye la producción de colesterol y los niveles de esta sustancia en el hígado.

Por lo general, este medicamento es indicado cuando la dieta y la actividad física no son suficientes para reducir o controlar el colesterol "malo" (LDL) y/o los triglicéridos en personas con hipercolesterolemia y/o hipertrigliceridemia. Conozca cómo debe ser la dieta para bajar el colesterol.

Tipos de estatinas y dosis

Los principales tipos de estatinas varían según su intensidad y dosis, siendo las principales:

Estatina

Baja intensidad

(reduce el colesterol "malo" menos de 30%)

Intensidad moderada

(reduce el colesterol "malo" de 30 a 40 %)

Alta intensidad

(reduce el colesterol "malo" un 50 % o más)

Simvastatina 

10 mg por día

20 a 40 mg por día

-

Pravastatina

10 a 20 mg por día

40 a 80 mg por día

-

Lovastatina

10 a 20 mg por día

40 a 80 mg por día

-

Pitavastatina

-

2 a 4 mg por día

-

Rosuvastatina

-

5 a 10 mg por día

20 a 40 por día

Atorvastatina

-

10 a 20 mg por día

40 a 80 mg por día

El tipo de estatina, así como su dosis y los ajustes de dosis, deben ser indicados por el cardiólogo de manera individualizada. Vea otros medicamentos que pueden ser indicados para bajar el colesterol.

Cómo tomar

Las estatinas deben ser tomadas por vía oral, con un vaso de agua, en las dosis y en los horarios establecidos por el médico.

En el caso de la atorvastatina, la rosuvastatina y la pitavastatina, se puede tomar el comprimido con o sin alimentos, a cualquier hora del día. Conozca cómo usar la rosuvastatina correctamente.

Ahora, en el caso de la pravastatina, también se puede tomar con o sin alimentos, pero preferiblemente por la noche.

Con respecto a la lovastatina y la simvastatina, lo recomendado es tomarlo junto con alimentos, por la noche. Vea cómo tomar la simvastatina.

¿Cuál es la diferencia entre las estatinas?

Todas las estatinas actúan reduciendo el colesterol y los triglicéridos; no obstante, la diferencia entre ellas es la intensidad con la que ejercen su efecto, pudiendo ser baja, moderada o alta.

Esta intensidad del efecto varía de acuerdo con el tipo de estatina y con la dosis, y la elección del tipo de estatina que será utilizada depende del riesgo que la persona tenga en desarrollar problemas cardiovasculares.

Por esta razón, el uso de las estatinas solo debe ser llevado a cabo bajo orientación del cardiólogo, luego de la evaluación del estado de salud general y de los factores de riesgo, así como de los análisis de sangre que miden los niveles de colesterol y de triglicéridos. Conozca los principales exámenes para el colesterol y cómo entender los resultados.  

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de las estatinas incluyen:

  • Dolor de cabeza;
  • Estreñimiento o diarrea;
  • Exceso de gases intestinales;
  • Náuseas o vómitos;
  • Dolor de estómago o abdominal;
  • Dolor muscular;
  • Nariz congestionada, estornudos o dolor de garganta.

Además, aunque sea poco usual, las estatinas pueden causar efectos secundarios más graves, como miositis, que es la inflamación de los músculos, o rabdomiólisis, que es la destrucción de las fibras musculares.

De esta manera, se debe acudir a un centro de emergencias inmediatamente en caso de que surjan síntomas como dolor muscular en la cadera, hombros, cuello o espalda, debilidad, cansancio excesivo, fiebre u orina de color oscuro. Vea cómo identificar los síntomas de rabdomiólisis

Contraindicaciones

Las estatinas no deben ser empleadas por mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Asimismo, estos medicamentos no deben ser utilizados por personas alérgicas a las estatinas o a otros componentes de los comprimidos.

Las estatinas deben ser utilizadas con precaución por personas que están bajo tratamiento con antifúngicos, inmunosupresores, anticoagulantes, antirretrovirales o antibióticos, pues algunos de estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios graves de las estatinas.

En el caso de niños mayores de 6 años de edad, puede recomendarse el uso de algunas estatinas; no obstante, estas solo deben ser utilizadas bajo indicación del pediatra.