Eritrocitos: valores normales y por qué están altos o bajos

Actualizado en mayo 2024

Los eritrocitos o glóbulos rojos son células sanguíneas que tienen la función de transportar oxígeno por todo el organismo, además de favorecer el transporte de dióxido de carbono y ayudar a equilibrar la acidez de la sangre.

Los cambios en los niveles de glóbulos rojos en el torrente sanguíneo pueden ser causados ​​por enfermedades que afectan la oxigenación de la sangre, como anemia, sangrado o cáncer, por ejemplo, y pueden ser identificados por el hemograma. Vea qué es el hemograma y para qué sirve.

En caso de cambios en los niveles de eritrocitos, se recomienda consultar al hematólogo o médico general, pues este podrá indicar otras pruebas, como la dosificación de vitamina B12 y ferritina en sangre, para identificar la causa de los cambios e iniciar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Valores normales de los eritrocitos

Los valores normales de eritrocitos son 5,2 millones/µL en hombres y 4,7 millones/µL en mujeres.

Es común que las personas que viven a gran altura tengan un mayor número de glóbulos rojos, sin que esto se considere un cambio preocupante.

Para saber si la cantidad de eritrocitos en su sangre es normal, ingrese el resultado de su hemograma a continuación:

Erro
Erro
Erro
Mínimo admitido, el valor puede verse alterado según su laboratorio.
Erro
Máximo admitido, el valor puede verse alterado según su laboratorio.
Erro

Qué puede alterar los valores de los eritrocitos

Los eritrocitos pueden estar altos o bajos, como se indica a continuación:

1. Eritrocitos altos

Los eritrocitos están altos cuando sus niveles en sangre son superiores a 5,9 millones/µL en hombres y 5,4 millones/µL en mujeres. En este caso, la condición se llama policitemia o eritrocitosis.

Lea también: Policitemia: qué es, síntomas y tratamientotuasaude.com/es/policitemia

El exceso de glóbulos rojos puede ser causado por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), problemas cardíacos o renales, como cáncer renal o estrechamiento de las arterias que suministran sangre a los riñones. No obstante, también puede ocurrir en personas que viven en altitudes elevadas o que fuman. Vea otras causas de eritrocitos altos.

2. Eritrocitos bajos

Los eritrocitos están bajos cuando sus niveles en sangre son inferiores a 4,2 millones/µL en hombres y 3,9 millones/µL en mujeres.

La disminución de glóbulos rojos puede ser causada por deficiencia de nutrientes como hierro o vitamina B12, enfermedades renales o autoinmunes, como lupus eritematoso sistémico o artritis reumatoide, y pérdida de sangre, por ejemplo. Vea otras causas de eritrocitos bajos.

En los casos más graves, la disminución del número de eritrocitos también puede ser un signo de cáncer, por este motivo, siempre es importante consultar a un médico.

Eritrocitos en orina

La presencia de eritrocitos en la orina es conocida como hematuria y, por lo general, está asociada a algún problema a nivel de los riñones, sin embargo, también puede ser consecuencia de la realización de actividad física muy intensa o debido al período menstrual, por ejemplo. Vea qué puede causar eritrocitos en orina.

Función de los eritrocitos

Las principales funciones de los eritrocitos son:

  • Transportar oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo, favoreciendo la producción de energía por parte de las células;
  • Favorecer el transporte de dióxido de carbono en la sangre para ser eliminado del organismo a través de los pulmones;
  • Ayudar a equilibrar el pH de la sangre al regular la acidez.

El transporte de oxígeno dentro de los glóbulos rojos es posible gracias a la hemoglobina, que es una proteína presente en su interior. Comprenda qué es la hemoglobina.

Cómo evaluar los eritrocitos

Para evaluar los eritrocitos, el médico general o el hematólogo pueden recomendar pruebas como el hemograma completo y el frotis de sangre, que pueden mostrar cambios en el número, la forma y el color de los glóbulos rojos.

Además del hemograma completo o frotis de sangre, el médico puede recomendar otras pruebas, como la cuantificación de vitamina B12, ácido fólico y ferritina en la sangre, para identificar la causa de los cambios en los glóbulos rojos, especialmente cuando se sospecha anemia. Vea qué exámenes confirman la anemia.