Barriga hinchada y dura: 9 causas y qué hacer

Actualizado en marzo 2024

La sensación de barriga hinchada, también llamada distensión abdominal, puede ser debido a al exceso de gases intestinales, siendo un síntoma común cuando se traga aire durante la masticación o si se tiene una alimentación rica en grasas o azúcares, pudiendo también surgir por estreñimiento.

Además de eso, la barriga hinchada y dura también puede ser causada por problemas gastrointestinales, como síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn o obstrucción intestinal, por ejemplo, y estar asociada a otros síntomas, como náuseas, dolor abdominal, acidez o presencia de sangre en las heces.

Es importante consultar al gastroenterólogo, cuando la barriga hinchada y dura se torna constante, empeora o es acompañada de otros síntomas, para que sea identificada su causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 2

Causas de barriga hinchada

Las principales causas de barriga hinchada y dura son: 

1. Exceso de gases

Los gases, también conocidos como flatulencias, son la causa más común de distensión abdominal debido a una ingesta elevada de alimentos ricos en grasas, frituras y dulces.

Asimismo, el consumo de alimentos muy condimentados, aderezados o sazonados en exceso, también puede provocar muchos gases intestinales que tienden a dilatar la región abdominal inferior. 

Qué hacer: comer despacio, evitando distracciones y el estrés, no deglutir aire al comer y tomar té de anís son algunas opciones de remedios naturales, ya que posee propiedades que ayudan a calmar la producción de gases, aliviando los síntomas rápidamente. Asimismo, pueden ser utilizados algunos medicamentos, como Meteopasmyl, Liberan o Dimoflax. Vea otras formas naturales de combatir los gases intestinales.

2. Menstruación

Es muy común que las mujeres se quejen de tener la barriga o el vientre hinchado durante el síndrome premenstrual (SPM) o la menstruación. Esto ocurre debido a la acumulación de líquidos en la región abdominal durante estos días. La hinchazón tiende a desaparecer naturalmente con el fin de la menstruación.

Qué hacer: se debe consultar a un nutricionista para que pueda adaptar un plan alimentario que ayude a disminuir la distensión abdominal.

3. Embarazo

Cuando el abdomen comienza a crecer, sobre todo a nivel del vientre y la menstruación está retrasada por algunos días, puede ser un signo de embarazo.

Es normal que el abdomen comience a ser más prominente por debajo del ombligo en el 1º trimestre de embarazo, con el pasar del tiempo vaya creciendo de manera uniforme hasta llegar por debajo de los senos.

Qué hacer: en caso de que la mujer sospeche que puede estar embarazada, puede realizar el test rápido de farmacia o un examen de sangre de beta-HCG y evitar tomar tés y remedios por cuenta propia. En caso de que el test muestre el resultado positivo, debe realizar una consulta al obstetra para iniciar el acompañamiento prenatal, que también puede llegar a indicar el uso de suplementos de vitaminas y minerales para ayudar a mantener un embarazo saludable. Vea cómo es realizado el control prenatal.

4. Estreñimiento

El estreñimiento puede estar relacionado con el bajo consumo de fibras, poca actividad física y baja ingesta de agua, pudiendo afectar a personas de todas las edades. Esta situación es más común en personas sedentarias o en quienes están encamadas.

Además de la hinchazón en la barriga, el estreñimiento también es acompañado de dificultad para defecar y sensación de gases acumulados en la barriga, por ejemplo.

Qué hacer: se deben consumir alimentos ricos en fibras, debido a que favorecen la formación de heces, disminuyendo el estreñimiento y los gases asociados a él. Algunos ejemplos son la avena, granola, salvado de trigo, alimentos integrales, frutas y verduras crudas o cocidas en agua y sal.

Consumir a diario un vaso de yogur natural licuado con ½ papaya y endulzado con miel puede ayudar a combatir el estreñimiento. Los ejemplos anteriores no tienen contraindicaciones y pueden ser utilizados por personas de todas las edades, inclusive en bebés. Vea otras formas naturales de combatir el estreñimiento.

5. Exceso de peso

En algunas ocasiones el abdomen no está hinchado solamente, sino que también existe grasa acumulada en esta región y, en este caso, es necesario realizar una alimentación saludable y actividad física para favorecer la pérdida de peso y eliminar esta grasa.

Qué hacer: se debe realizar ejercicio físico diariamente y reducir el consumo de alimentos ricos en grasas y azúcar. Además de eso, es importante ser orientado por un nutricionista para ayudar a bajar de peso de manera saludable. Vea cómo perder la panza en 1 mes.

6. Ascitis

La ascitis es una condición médica en la que hay una acumulación de líquido en la zona abdominal, principalmente debido a problemas del hígado como cirrosis hepática, por ejemplo, La barriga se hincha no solo debido a la acumulación de líquido, sino también porque las funciones de órganos como el hígado y el bazo se ven alteradas. 

Qué hacer: en caso de sospecha de ascitis se recomienda consultar a un gastroenterólogo para que evalúe la causa del problema e inicie el tratamiento más adecuado. Conozca más sobre la ascitis y cómo es realizado el tratamiento.

7. Obstrucción intestinal

La obstrucción intestinal es una situación de emergencia que sucede cuando las heces no logran pasar por el intestino debido a una interferencia en su trayecto, surgiendo síntomas como dificultad para evacuar o eliminar gases, hinchazón de barriga, náuseas o dolor abdominal.

Qué hacer: el tratamiento para la obstrucción intestinal varía de acuerdo a la localización y gravedad de los síntomas, debiendo siempre ser realizado en el hospital, ya que puede ser necesaria la realización de cirugía. Conozca más sobre los síntomas y cómo se trata la obstrucción intestinal.

8. Problemas gastrointestinales 

La barriga hinchada también puede ser causada por problemas gastrointestinales, como síndrome de intestino irritable, colitis ulcerosa, enfermedad celiaca, enfermedad de Crohn, reflujo gastroesofágico o úlcera péptica, por ejemplo, que pueden llevar al aumento de la cantidad de gases en el sistema gastrointestinal.

Además de eso, otros síntomas pueden estar presentes, como acidez, sensación de ardor constante, dolor abdominal, náuseas, o presencia de sangre en las heces, por ejemplo.

Qué hacer: se debe consultar al gastroenterólogo para que sea diagnosticado el problema gastrointestinal e iniciar el tratamiento más adecuado de acuerdo con sus causas, pudiendo ser recomendado el uso de protectores gástricos, como omeprazol o esomeprazol, antibióticos, corticoides o inmunosupresores, por ejemplo.

9. Intolerancia alimentaria 

La intolerancia alimentaria es la dificultad de digerir ciertos alimentos, como leche, pan, fideos o aditivos alimentarios, como colorantes, conservantes, por ejemplo, causando hinchazón de barriga, exceso de gases, crisis de diarrea, náuseas o cólicos abdominales.

Qué hacer: es importante intentar identificar el alimento que causó la intolerancia alimentaria y consultar a un gastroenterólogo para confirmar el diagnóstico, y hacer una dieta de forma individualizada, orientada por el nutricionista. 

Asista el siguiente video de la nutricionista Tatiana Zanin y conozca otros consejos para la barriga hinchada:

¿Cuándo consultar al médico?

Es importante consultar al médico en las siguientes situaciones:

  • Empeoramiento de la hinchazón en la barriga;
  • Dolor abdominal intenso;
  • Náuseas y vómitos;
  • Sangre en las heces;
  • Acidez o sensación de ardor en el estómago;
  • Estreñimiento crónico;
  • Fiebre;
  • Dificultad para comer o beber.

Asimismo, se debe consultar al médico en caso de que la persona presente dificultad para alimentarse o beber líquidos por más de 6 a 8 horas, pues puede provocar deshidratación, especialmente en el caso de vómitos o diarreas. Conozca cómo identificar los síntomas de deshidratación.

Vídeos relacionados